‘Ahora solo empeorará’: Cuba lidia con el impacto de la guerra de Ucrania

10 mins read
Turistas rusos hacen cola en aeropuerto Juan Gualberto Gómez

La guerra de Rusia en Ucrania ha creado nuevos problemas para su aliado caribeño Cuba, ya sacudido por las protestas callejeras y que enfrenta una grave tensión financiera en medio de sanciones más estrictas de Estados Unidos y un colapso del turismo inducido por la pandemia.

Los cubanos han enfrentado escasez crónica de alimentos, medicinas y otros bienes básicos durante más de dos años, debido a la fuerte dependencia del país de las importaciones y la falta de dólares para pagar. Ahora, hay escasez de combustible, más apagones y menos transporte público mientras el gobierno comunista de la isla lucha por asegurar los costosos suministros de gasolina y diésel.

“Es la guerra. Ya estamos jodidos y ahora solo va a empeorar”, dijo Antonio Fernández mientras esperaba en una gasolinera en la zona de Playa de La Habana, la capital, para llenar su maltrecho Chevrolet, que también funciona como taxi.

Originalmente se suponía que Rusia sería el invitado de honor en la feria internacional de turismo de este mes en el balneario de Varadero hasta que el cierre del espacio aéreo occidental para castigar a Moscú por su invasión hizo que los vuelos a Cuba fueran prohibitivamente caros. Se perdieron miles de reservas turísticas rusas.

El ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda, dijo que Cuba estaba trabajando con operadores rusos para ver qué se podía hacer. “Queremos rescatar ese mercado, que fue el principal proveedor durante la pandemia”, dijo esta semana.

El turismo es un pilar de la economía de Cuba, pero solo llegaron 575.000 visitantes en 2021, en comparación con más de 4 millones antes de que llegara el coronavirus. Una cuarta parte de las llegadas del año pasado procedían de Rusia. Cuba esperaba recibir 2,5 millones de turistas este año, pero la pérdida de su mayor mercado hace que sea una tarea difícil.

Turistas rusos hacen cola en el aeropuerto Juan Gualberto Gómez de Varadero. El turismo es un eje de la economía de Cuba, pero el número de visitantes se ha desplomado © Yamil Lage/AFP vía Getty Images

El empeoramiento de la situación ha alimentado una crisis migratoria en la frontera entre Estados Unidos y México, con unos 100.000 cubanos cruzando desde octubre del año pasado. Ese número ya es mayor que el número que huyó en 1994, la última oleada de migración cubana, y se acerca al pico de 1981. Estados Unidos ha acusado a La Habana de utilizar la migración como válvula de escape para limitar el descontento en Cuba.

En la isla, muchos proveedores extranjeros y socios inversores están exigiendo el pago contra reembolso al no haber sido pagado durante meses. Las importaciones han bajado un 40 por ciento desde 2019. El director de una empresa cubana dijo que su negocio “ya sufría recortes en nuestra asignación mensual de electricidad y el mes pasado nuestro diésel se redujo a casi nada”.

La guerra de Ucrania amenaza con torpedear cualquier recuperación en Cuba luego de una caída del 9 por ciento en el producto interno bruto en 2020-21. El país sufre una inflación de tres dígitos, provocada en parte por la devaluación del peso y la demanda de bienes escasos. Incluso después de la devaluación, el dólar todavía cotiza cuatro veces el tipo de cambio oficial en el mercado negro.

Varios empresarios occidentales dicen que los problemas de pago en Cuba han empeorado desde la invasión de Ucrania, ya que el gobierno lucha con los altos costos de envío y productos básicos. A algunos comerciantes europeos se les estaba pagando a través de un banco ruso, dijo un comerciante, y agregó que esto ya se había detenido.

“Los ministerios van a todas las empresas conjuntas preguntando cuál es el mínimo que necesitan para permanecer abiertos”, dijo un inversionista extranjero, y agregó que su socio cubano no había aportado nada durante meses.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, admitió que los acontecimientos recientes estaban “afectando en gran medida las actividades económicas”, citando como ejemplo los altos precios de los combustibles.

Pavel Vidal, execonomista del banco central cubano que ahora trabaja en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, en Colombia, dijo que las sanciones contra Moscú estaban debilitando la capacidad de Rusia para apoyar a La Habana y «añadirían más problemas a una balanza de pagos que ha estado en crisis durante varios años».

Moscú ha enviado varios cargamentos de alimentos y ayuda humanitaria este año y lo hizo en 2021, aunque el comercio y la inversión siguen siendo solo una fracción de los niveles de la época soviética.

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, acordaron durante una llamada telefónica en enero profundizar la “cooperación estratégica”, pero las promesas pasadas de inversión rusa en la isla han tardado en materializarse.

La guerra de Ucrania ha sido diplomáticamente incómoda para Cuba, con su gobierno culpando del conflicto a los EE. UU. y la OTAN, al tiempo que pide el respeto de las fronteras internacionales.

Paul Hare, exembajador del Reino Unido en La Habana, dijo que Cuba, al igual que otros países alineados con Rusia, se había sentido avergonzado por la invasión y señaló cómo el gobierno de la isla quería profundizar las relaciones con la UE. “Eso quizás explica por qué Cuba no votó en contra de la Asamblea General de la ONU el 2 de marzo condenando la invasión rusa y se abstuvo”, agregó.

Hare, ahora profesor titular en la Escuela Pardee de Estudios Globales de la Universidad de Boston, dijo que la guerra había obligado a Cuba a elegir el lado equivocado en lo que la UE consideraba una amenaza estratégica. Las relaciones con Bruselas ya estaban tensas debido a las sentencias de prisión draconianas impuestas a cientos de participantes en las protestas antigubernamentales del año pasado.

“Cuba será vista como cómplice en el intento de Putin de redibujar el mapa de Europa y cambiar el orden mundial”, dijo.

Hal Klepak, un historiador militar canadiense que ha escrito dos libros sobre Cuba, dijo que las fuerzas armadas de la isla seguían dependiendo en gran medida del viejo equipo soviético y del apoyo ruso. El primero había quedado desacreditado en la guerra de Ucrania y el segundo ahora estaba en duda por el costo de la invasión.

A pesar de los problemas, el cambio político en Cuba 63 años después de la revolución que llevó al poder a los hermanos Castro parece improbable. “La emigración sirve como una válvula de seguridad para el descontento”, dijo Bert Hoffman, experto en Cuba del Instituto Alemán de Estudios Globales y de Área. “Mientras no haya signos de grandes divisiones en la élite, la continuidad del régimen es el escenario más probable”.

Fuente

Latest from Blog