in

Argentina planea medidas económicas de emergencia para evitar una gran devaluación

Argentina anunciará el lunes una nueva ronda de medidas gubernamentales de emergencia, incluido el aumento de las tasas de interés en 600 puntos básicos al 97 por ciento, para tratar de evitar la peor crisis económica del país en dos décadas.

El gobierno peronista está desesperado por evitar una gran devaluación antes de las elecciones de octubre. Pero el país sudamericano también se está quedando sin reservas de divisas a medida que los argentinos abandonan el peso que se devalúa rápidamente y adoptan el dólar estadounidense.

Impulsado por la impresión de dinero para financiar un gran déficit público, Argentina inflación alcanzó el 109 por ciento anual en abril, el nivel más alto desde 1991. El Ministerio de Economía dijo que las nuevas medidas, que se anunciarán el lunes, implicarán que el banco central intensifique la intervención en el mercado cambiario para tratar de frenar la caída del peso.

El ministro de Economía, Sergio Massa, también está tratando de persuadir al FMI para que adelante el desembolso de los préstamos acordados y viajará a China el 29 de mayo para buscar un mayor uso del renminbi en el comercio exterior. El mes pasado, Argentina activó un canje de divisas con China que le permitió pagar un poco más de 1.000 millones de dólares de sus importaciones este mes en renminbi.

El FMI ya mostró indulgencia hacia Argentina durante el año pasado, lo que le permitió un mayor margen de maniobra en los objetivos para aumentar las reservas y reducir la emisión de dinero en un intento por mantener en marcha un programa de préstamos de $ 44 mil millones. Es poco probable que quiera adelantar desembolsos en los meses previos a una elección potencialmente crucial, que es probable que el gobierno pierda.

Massa también planea permitir la importación de alimentos con arancel cero para tratar de reducir la inflación, una novedad en un país que es uno de los mayores exportadores de granos del mundo. El gobierno también reducirá las tasas de interés en un plan estatal para que los argentinos compren productos locales a crédito, como parte de un esfuerzo por impulsar la industria nacional.

El último paquete de medidas no representa un cambio de rumbo, sino más bien un intento de reiterar políticas de fuerte intervención estatal que no han logrado reducir la inflación ni impulsar la economía. También conlleva riesgos: las subidas constantes de los tipos de interés están encareciendo cada vez más el servicio de una enorme cantidad de deuda interna.

“Esto es solo patear la lata unos centímetros más adelante”, dijo Héctor Torres, ex director ejecutivo del FMI y diplomático argentino que ahora trabaja en el centro de estudios canadiense CIGI.

“No tengo nada en contra de que los bancos centrales utilicen las reservas para suavizar la volatilidad y luchar contra los especuladores. Pero ya estamos sin reservas, profundamente endeudados con el FMI, sin acceso a los mercados de capital. En esa situación vender lo que le debemos al FMI para apuntalar un tipo de cambio claramente insostenible es una temeridad. Solo puede invitar a los especuladores a apostar por un nuevo incumplimiento”.

Los economistas han criticado los controles de precios y divisas del gobierno por crear enormes distorsiones, disuadir la inversión y deprimir la producción. Muchos pronosticadores esperan que Argentina entre en recesión este año, con Oxford Economics pronosticando una caída del 1,6 por ciento en el PIB, la peor perspectiva para cualquier economía latinoamericana importante.

En medio de una amarga disputa sobre política entre el presidente alberto fernandez y su poderosa vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Massa es visto como una de las pocas opciones que le quedan al movimiento peronista como candidato presidencial para las elecciones de octubre.

Sin embargo, su plan para tratar de remendar la economía con intervenciones temporales para evitar dolorosas medidas de austeridad antes de las elecciones se ha topado con crecientes dificultades, agravadas por una severa sequía que ha afectado las exportaciones agrícolas. Las posibilidades de Massa como candidato dependen ahora del éxito de su plan económico en los próximos meses.

La oposición de centroderecha aún tiene que ponerse de acuerdo sobre un candidato presidencial este año, con el apoyo dividido entre Horacio Rodríguez Larreta, el alcalde centrista de Buenos Aires, y la candidata conservadora de la ley y el orden Patricia Bullrich.

Un contendiente de extrema derecha, Javier Milei, ha estado subiendo rápidamente en las encuestas y aún podría llegar a una segunda vuelta si logra aumentar su apoyo más allá del Gran Buenos Aires. Milei ha hecho campaña en una plataforma radical antisistema que incluye la abolición del banco central y la dolarización de la economía.

Fuente

Publicado por PyE

El ministro de finanzas de Filipinas dice que no hay razón para subir las tasas

Kılıçdaroğlu cierra la brecha con Erdogan después de contar el 60% de los votos