in

Argentina recurre al FMI en un último intento por evitar la devaluación

El gobierno de Argentina, cada vez más desesperado, está tratando de evitar una crisis monetaria recurriendo a China y al FMI, lo que presenta al prestamista con sede en Washington un dilema sobre cómo respaldar a su mayor deudor.

Se espera que la inflación en la nación sudamericana alcance el 145 por ciento este año, se avecina una recesión y las reservas netas de divisas del banco central son insignificantes. El peso ha caído casi un 40 por ciento frente al dólar estadounidense en el mercado negro este año.

El gobierno peronista se esfuerza por evitar una gran devaluación o una caída en la hiperinflación durante la temporada políticamente turbulenta antes de las elecciones presidenciales y legislativas de octubre, y el ministro de Economía y aspirante a candidato presidencial, Sergio Massa, ha emergido como una figura central.

Massa ha anunciado una serie de medidas de emergencia para mantener a flote la economía, incluidos tipos de cambio especiales para alentar a los exportadores de soja a enviar sus cosechas y canjes de deuda interna por vencimientos más largos. Viajará a Washington a fines de este mes para buscar fondos adicionales del FMI, pero su tarea se ha visto complicada por una severa sequía, que ha afectado la producción agrícola y las exportaciones agrícolas.

Un comedor social en Buenos Aires, Argentina. Numerosas personas acuden al comedor social todos los días, mientras la inflación es galopante en el país © Florencia Martin/picture-alliance/dpa/AP Images

Un viaje de Massa a China a principios de este mes culminó con el acuerdo de Beijing para que Argentina acceda a $ 5 mil millones adicionales de un acuerdo de intercambio de moneda renminbi existente. Massa también está tratando de persuadir al New Development Bank, el prestamista con sede en Shanghai para las naciones Brics, para que permita que Argentina se una.

Argentina ha estado aislada de los mercados internacionales desde su incumplimiento de 2020 y necesita financiar un déficit presupuestario estimado por JPMorgan en el 3 por ciento de su producto interno bruto este año. Con reservas internacionales netas estimadas en cerca de menos 1.500 millones de dólares, según Ecolatina, analista con sede en Buenos Aires, las esperanzas de Massa de obtener dólares descansan en el FMI.

“Massa’s [plan], que es hacer lo imposible para evitar que la situación económica se descontrole antes de las elecciones, se ha vuelto muy difícil de lograr debido al impacto de la sequía en las exportaciones de soja”, dijo Salvador Vitelli, de la consultora empresarial Romano Group. “Pero la inestabilidad macroeconómica que enfrentamos no se debe a la sequía, se trata de una cadena de fallas y mala gestión”.

Federico Sturzenegger, jefe del banco central bajo el anterior gobierno conservador de Mauricio Macri, fue contundente: “La estrategia de Massa es endeudarse más para sostener un déficit fiscal muy grande que el gobierno no ha corregido. No es mucho más complicado que eso”.

La labor de Massa también tiene otro propósito: el ministro no ha ocultado su deseo de ser el candidato presidencial del movimiento peronista, y la decisión es inminente. Las nominaciones para las primarias nacionales cierran el 24 de junio y tanto el presidente Alberto Fernández como Cristina Fernández de Kirchner, su poderosa vicepresidenta y expresidenta, han dicho que no se postularán.

El ministro de Economía de Argentina, Sergio Massa, se reúne con el ministro de Comercio de China, Wang Wentao, durante su visita a Beijing © Ministerio de Economía de Argentina/Handout/Reuters

El impulso para una mayor inyección de efectivo por parte del FMI se produce a pesar de que Argentina no cumplió con muchos de los objetivos establecidos en un programa de préstamos de 44.000 millones de dólares acordado con el fondo el año pasado, incluida la reducción del déficit fiscal, el aumento de los ingresos y la acumulación de reservas, según Informe de mayo de economistas de la Universidad de Buenos Aires.

Sin embargo, los observadores del FMI esperan que el fondo apruebe más dinero en su próxima revisión, prevista para principios de julio, para evitar una crisis mayor y permitir que Argentina reembolse el dinero al prestamista con sede en Washington.

“El fondo no quiere ser responsable de que Argentina se vaya por el desagüe”, dijo Alejandro Werner, exjefe del departamento del hemisferio occidental del FMI. “Tampoco quiere que la Argentina esté en mora por mucho tiempo. . . por lo tanto, hay muchos incentivos para que el fondo concluya la revisión”.

El FMI dijo que el personal del fondo se había comprometido «muy de cerca» con Argentina en la última revisión del programa. “La atención se ha centrado en políticas para fortalecer el programa para salvaguardar la estabilidad, mejorando las reservas y la sostenibilidad fiscal, al tiempo que se reconoce el impacto de la sequía”, dijo el FMI.

Una fuente del Ministerio de Economía en Buenos Aires dijo que Argentina quería fondos para compensar la pérdida de ingresos por exportaciones provocada por la sequía, y el monto aún está en discusión. De manera controvertida, también quiere usar parte del dinero del FMI para intervenir en los mercados para apuntalar el peso. “Lo que se está discutiendo es cuánto estará disponible para intervenir”, dijo la fuente. “Por el momento, esa discusión se ve bien”.

Héctor Torres, investigador principal del Centro para la Innovación en la Gobernanza Internacional y ex director ejecutivo del FMI, se mostró escéptico. “El banco central de Argentina se quedó sin dólares y el tipo de cambio oficial es claramente insostenible”, dijo. “El fondo quiere evitar empujar al país al incumplimiento. . . pero no veo que la junta directiva del fondo permita el uso de recursos del FMI para comprar pesos en el mercado cambiario”.

Una fuente familiarizada con las conversaciones del FMI dijo que había una frustración considerable con respecto a Argentina. “Hay muy poco apoyo para seguir saliendo del paso”, dijo la fuente. “Massa debería haber hecho un gran ajuste cuando asumió el cargo”.

Sturzenegger dijo que el fondo podría prestar a Argentina lo suficiente para cumplir con los próximos pagos al FMI, pero no sumas mayores. “Creo que lo que hará el fondo, en lugar de desembolsar [all] del resto de los fondos del programa, solo dará dinero en línea con lo que la Argentina les tiene que devolver. . . Entonces creo que el fondo va a diferir el tema de Argentina [broader] paquete para hablarlo con el próximo gobierno”.

Los riesgos son tanto políticos como económicos. El candidato de extrema derecha Javier Milei está ganando terreno en las encuestas y podría encabezar las elecciones primarias de agosto, que se celebran simultáneamente para todos los partidos políticos. Milei ha abogado por dolarizar la economía, por lo que un buen resultado para él podría desestabilizar aún más la situación al aumentar las expectativas de una gran devaluación.

“Si este tipo dolarizaría la economía y tiene un tercio de los votos en las encuestas, ¿por qué tendría deuda interna?”. preguntó una persona familiarizada con las conversaciones del FMI.

Visto durante mucho tiempo como el villano por muchos argentinos por su pasado papel en los programas de austeridad, el FMI tiene pocas buenas opciones.

“El fondo probablemente será criticado por hacer algo horrible además de un programa horrible”, dijo Werner, quien supervisó un rescate anterior del FMI en 2018. “Pero al final del día no habrían sido reembolsados ​​de todos modos. O le prestas a Argentina para que pague o no paga. Ambas partes se extenderán y fingirán”.

Fuente

Publicado por PyE

Nicola Sturgeon, ex líder de Escocia, liberada sin cargos tras ser arrestada en una investigación sobre financiación del partido | CNN

WP: EE. UU. quiere incluir seis miembros permanentes sin poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas