in

Comienza la carrera para controlar la fortaleza del dólar después de la intervención de Japón

Comienza la carrera para controlar la fortaleza del dólar después de la intervención de Japón

LONDRES: La intervención del Banco de Japón para apuntalar un yen en caída libre tiene a los inversionistas de divisas especulando sobre qué banco central podría moverse a continuación frente a un dólar en alza.

Pocos piensan que otro banco central del G7 sería lo suficientemente audaz para intervenir directamente como lo hizo Japón el jueves. Pero dicen que los mercados deberían prepararse para más intervenciones verbales y subidas de tipos más agresivas mientras los políticos intentan frustrar el ascenso de la moneda estadounidense.

El dólar ha subido un 16 por ciento este año frente a una cesta de otras monedas importantes, en camino a su mayor salto anual desde al menos la década de 1970.

«Hay un incentivo para que los bancos centrales se muevan más rápido. Se dan cuenta de que es mejor adelantar las subidas de tipos y tratar de evitar una mayor depreciación de la moneda», dijo Ugo Lancioni, jefe de divisas globales del gestor de fondos Neuberger Berman. Lancioni, que tiene una posición larga en dólares, agregó que algunos en Europa quieren una moneda más fuerte, lo que significa que este movimiento del BOJ no es desagradable.

El grupo G7 de países ricos, que incluye a Estados Unidos y Japón, tiene un acuerdo de larga data según el cual los mercados deciden las tasas de cambio. Pero los políticos japoneses han dicho que le da a Tokio un margen de maniobra para contrarrestar movimientos bruscos.

El ministro de Finanzas de Japón, Shunichi Suzuki, dijo que Japón tenía una buena comunicación con Estados Unidos, pero se negó a decir si Washington había dado su consentimiento a la primera intervención de Tokio para respaldar al yen desde 1998.

El aumento del dólar sigue a las agresivas subidas de tipos de interés de la Reserva Federal, los temores de recesión y la incertidumbre geopolítica tras la invasión de Rusia a Ucrania.

La escala y la velocidad de las ganancias del dólar, posiblemente la última más importante para los formuladores de políticas, han sido asombrosas. El yen, cuyo banco central se apega a una política ultralaxa incluso cuando otros aumentan las tasas, ha sido el mayor perdedor.

El dólar subió un 23 por ciento frente al yen este año, su mayor movimiento en al menos 27 años, y casi un 10 por ciento desde principios de agosto.

Frente a la corona sueca, el dólar ha subido un 22 por ciento; la libra esterlina ha perdido un 17 por ciento para tocar mínimos de 37 años y el euro, un 14 por ciento.

MALAS NOTICIAS

Monedas más débiles, que pueden impulsar la inflación importada, son malas noticias para los políticos que intentan contener las presiones sobre los precios.

La Reserva Federal aceleró el ciclo mundial de subidas de tipos con algunas subidas agresivas a partir de mayo, lo que atrajo más dinero a Estados Unidos.

Pero otros bancos centrales, incluido el Banco Central Europeo, se están poniendo al día con aumentos más agresivos incluso cuando una crisis energética corre el riesgo de llevar a las economías a la recesión.

El BCE entregó su primera subida de 75 pb a principios de este mes. El Banco Nacional Suizo elevó el jueves su tasa de referencia desde territorio negativo y el Riksbank de Suecia sorprendió el martes con un salto masivo del 1 por ciento.

«Nunca diría nunca, pero el BCE no está en el negocio de intervenir en los mercados de divisas», dijo Marchel Alexandrovich, economista europeo de Saltmarsh Economics, prediciendo más intervenciones verbales o aumentos agresivos de las tasas.

«El coro desde el verano es que si tenemos que subir, entonces no estamos ni cerca de terminar con las tasas».

Richard Benson, codirector de inversiones de Millennium Global Investments, dijo que aparte del SNB, que interviene regularmente, es poco probable que haya otra intervención del banco central.

Dijo que la debilidad del yen se destacó, calculando que la moneda estaba infravalorada en un 50 por ciento sobre la base de la paridad del poder adquisitivo.

Los analistas agregaron que es poco probable que la medida del BOJ, que hizo que el dólar cayera un 2 por ciento el jueves, funcione, lo que apunta a un historial de intervenciones que agotan las reservas de divisas y, si no están respaldadas por cambios de política, rara vez marcan la diferencia.

Mark Dowding, director de inversiones de BlueBay Asset Management, dijo que su fondo había cerrado su posición larga en yenes, obteniendo una ganancia modesta. Considera que el yen está infravalorado, pero no está listo para comprar hasta que cambie la política monetaria.

Lancioni de Neuberger dijo que la intervención de esta semana marcaría la diferencia, convirtiendo el dólar/yen en una «operación bidireccional» al reducir parte del impulso y las operaciones especulativas que hacían que las valoraciones parecieran extremas.

Fuente

Publicado por PyE

Donetsk: cuando la guerra está en el umbral Patria en el Neva

Petroperú dice que el último derrame de petróleo se debió a un oleoducto saboteado