in

Debemos detener las soluciones climáticas que acaban con la biodiversidad

Debemos detener las soluciones climáticas que acaban con la biodiversidad

Reciba actualizaciones gratuitas sobre el cambio climático

El escritor, exsecretario del Tesoro de EE. UU., preside el Instituto Paulson

Existe un acuerdo generalizado de que el cambio climático es una amenaza existencial. Pero en nuestra prisa por enfrentar este desafío, nuestros esfuerzos no deben aumentar otro más inmediato: la disminución global de la biodiversidad.

Estamos perdiendo especies a más de 1000 veces la tasa natural. Si nos mantenemos en esta trayectoria, corremos el riesgo de perder hasta la mitad de ellos para mediados de siglo. La ciencia apenas está comenzando a cuantificar la magnitud de desequilibrar un sistema complejo como la Madre Naturaleza. Pero sabemos que la pérdida de biodiversidad plantea un riesgo fundamental para la salud, la prosperidad y el bienestar.

Lamentablemente, el enfoque singular en resolver el cambio climático ha llevado al descuido de la biodiversidad. El resultado alarmante es que muchos esfuerzos climáticos aceleran inadvertidamente la destrucción de la naturaleza. Tome la enorme necesidad de granjas solares. Si no se ubican adecuadamente, tendrán un gran impacto en los ecosistemas y hábitats.

En Virginia, por ejemplo, más de la mitad de las instalaciones solares se están construyendo en terrenos boscosos en lugar de áreas como techos o estacionamientos. El impulso del estado para el desarrollo solar podría conducir a la deforestación de casi 30,000 hectáreas anualmente.

En California, se construyeron 161 desarrollos de energía solar a escala de servicios públicos planificados u operativos en desiertos no desarrollados con hábitats de vida silvestre sensibles. Esto ha sido un desastre para una amplia gama de plantas y animales en el desierto de Mojave, y la destrucción solo se expandirá.

Los parques eólicos presentan un desafío similar. Para cumplir con los objetivos de cero neto, la generación de electricidad eólica necesita una construcción masiva. Pero al cumplir el admirable objetivo de la administración Biden de desplegar 30 gigavatios de energía eólica marina para 2030, las muertes de aves por colisiones podrían aumentar a más de un millón por año.

Existe un riesgo real de que la infraestructura renovable mal planificada tenga un impacto aún mayor en la biodiversidad que la infraestructura de combustibles fósiles existente. Un informe de la Institución Brookings dice que la generación eólica y solar requiere al menos 10 veces más tierra por unidad de energía producida que las plantas que funcionan con combustibles fósiles.

La energía hidroeléctrica puede perturbar los ecosistemas acuáticos, bloquear las rutas de migración de los peces y causar inundaciones. La limpieza de hábitats naturales para producir biocombustibles está provocando una rápida disminución de las selvas tropicales en Asia y América Latina. Y la extracción de los minerales críticos necesarios para la tecnología verde se está produciendo en regiones ambientalmente sensibles.

Necesitamos trazar un camino que no aborde un desafío ambiental creando otros. De hecho, con elecciones pragmáticas, podemos hacer lo contrario, aprovechando la naturaleza para abordar el cambio climático.

Considere la eliminación de carbono. Investigación muestra que entre 2001 y 2019, los bosques de todo el mundo secuestraron más del doble de la cantidad de dióxido de carbono que emitieron, absorbiendo más que las emisiones anuales combinadas de los EE. UU. y el Reino Unido. La naturaleza también es fundamental para lidiar con la adaptación necesaria para prepararse para choques climáticos cada vez más severos, como el papel de los pantanos y manglares en la absorción de mareas de tempestad e inundaciones.

Los gobiernos deben pensar de manera diferente, empleando una mejor planificación de infraestructura en todos los niveles. Un informe de The Nature Conservancy muestra que una ubicación cuidadosa puede reducir los efectos de la generación de energía limpia en un 70 por ciento en comparación con las prácticas habituales de ubicación. Las granjas solares se pueden instalar en terrenos ya degradados. Se pueden colocar líneas de transmisión y tuberías para minimizar el impacto. Las turbinas eólicas se pueden ubicar para evitar importantes rutas migratorias: incluso pintar una pala de negro puede ayudar a evitar colisiones con aves.

Necesitamos soluciones creativas, como créditos de carbono de alta calidad, para proteger ecosistemas ricos como las selvas tropicales, al mismo tiempo que ayudamos a financiar una transición hacia una economía de energía limpia.

Los reguladores deben tomar medidas concretas para señalar al mercado que no hay lugar para políticas perjudiciales para la biodiversidad en los esfuerzos por lograr el cero neto. Las estructuras de gobernanza mundial deben reformarse para garantizar que los esfuerzos por el clima y la biodiversidad no se desintegren ni se dividan en silos. Actualmente, existe un organismo científico mundial dedicado a la biodiversidad y uno separado para el clima. Asimismo, hay una conferencia global de la ONU para el clima y otra separada para la biodiversidad.

La COP28 es una oportunidad para elevar la biodiversidad al escenario principal. Los Emiratos Árabes Unidos, al asumir la presidencia de la COP28, deben asegurarse de que se trate en conjunto con el cambio climático y desarrollar una agenda global que aborde ambos. Esto debería ser un impulso bajo dado que el campeón de alto nivel de la COP28, Razan Al Mubarak, también es presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Sería una ironía trágica si, en nuestros esfuerzos por enfrentar el cambio climático, terminamos acelerando una crisis más grande e inmediata en el mundo natural.

Fuente

Publicado por PyE

‘Envíame la ubicación’ Burna Boy regresa a SA. Esto es lo que sabemos hasta ahora

Operación militar en Ucrania. Día 508 – Gazeta.Ru