Dejemos de fingir que Viktor Orban puede ser reemplazado por elecciones

6 mins read
Dejemos de fingir que Viktor Orban puede ser reemplazado por elecciones

El control de Viktor Orban sobre las instituciones estatales y los medios es tal que los partidos de oposición en Hungría deberían abandonar la ilusión de que las elecciones pueden derrocarlo, escribe Kornel Klopfstein-Laszlo.

Kornel Klopfstein-Laszlo es funcionaria de la Open Society Foundation.

No, no estoy abogando aquí por una insurrección violenta contra el hombre fuerte húngaro, pero hay un consenso creciente entre los observadores de que votarlo se ha vuelto casi imposible. La cuarta victoria de Viktor Orban es una advertencia para todos nosotros y una oportunidad para explorar la política extraparlamentaria.

El primer ministro pro-Putin de Hungría declaró otra victoria aplastante a principios de este mes, reclamando un mandato para su cuarto mandato consecutivo. Con casi todos los votos contados, Viktor Orban y su partido gobernante Fidesz están en camino de aumentar aún más su mayoría, derrotando a seis partidos de oposición unidos para derrocarlo.

Pocas horas después del discurso de victoria de Orban, los observadores de todo el mundo estaban listos para explicar los resultados la guerra en ucrania, una oposición débil, la politica familiar del gobierno, topes de precios recientese incluso el apetito del público húngaro por un líder autoritario.

Si bien cada una de estas explicaciones tiene algún mérito, los expertos tienen un consenso cada vez mayor de que es hora de dejar de pretender que Viktor Orban puede ser derrotado en las elecciones parlamentarias.

Además de su control casi total sobre los medios, la superposición entre los recursos del estado y del partido gobernante y las cuestionables regulaciones de financiamiento de campañas, cambiar las reglas electorales se ha vuelto el modus operandi del gobierno. En el momento en que un oponente político se acerca a amenazar la mayoría de Fidesz, Orban se apresura a enmendar las leyes, tal como lo ha hecho cientos de veces en los últimos años.

La cuarta victoria consecutiva de Viktor Orban es una advertencia para todos nosotros.

Porque seamos realistas: así es como mueren las democracias liberales en estos días. No con medidas impactantes, como prohibir las elecciones nacionales, encarcelar a la oposición o construir un estado policial. Mueren por medio de un socavamiento gradual de las instituciones democráticas. Cualquier régimen que celebre elecciones pero al mismo tiempo viole sistemáticamente las normas democráticas no debe ser clasificado como democrático. Ha llegado el momento de tomar en serio su carácter autoritario y encontrar las respuestas democráticas adecuadas.

Ante todo, los partidos de oposición en Hungría deberían abandonar la ilusión de que las elecciones pueden derrocar a Viktor Orban. En la práctica, esto debería incluir boicotear el parlamento y saltarse la participación en las sesiones legislativas o establecer un gobierno de oposición paralelo tras la reciente ejemplo de Birmania. La política extraparlamentaria puede ofrecer oportunidades emocionantes para que la oposición se reconstruya.

Además de la política de partidos, se deben tomar medidas nuevas e innovadoras para restaurar el pluralismo de los medios en las zonas rurales de todo el país. Uno de estos podría incluir reiniciar el diario transmisiones de onda corta del Servicio Mundial de la BBC o Radio Europa Libre/Radio Libertad. Los esfuerzos de educación electoral deben contar con el apoyo de las organizaciones de la sociedad civil, los movimientos de base y los sindicatos, asegurándose de que se respeten los derechos y libertades fundamentales de todos los húngaros.

Finalmente, la comunidad internacional también debería ejercer una presión sin precedentes sobre el gobierno de Viktor Orban. Sin duda, la Unión Europea tiene un papel importante aquí, y es posible que ya estén en el camino correcto. La semana pasada, la Comisión Europea anunció que iniciaría procedimientos para suspender los pagos de apoyo a Hungría por violar los estándares del estado de derecho.

Incluso si todos estos diferentes actores lograran tener éxito, la posibilidad de que Viktor Orban se haga a un lado es dolorosamente escasa. Los conflictos internos dentro de su partido parecen aún menos probables de un escenario. Pero para aquellos que prefieren mantenerse optimistas, permítanme concluir con la cita favorita de Winston Churchill del primer ministro.

El éxito no es definitivo; el fracaso no es fatal: lo que cuenta es el coraje de continuar.



Fuente

Latest from Blog