in

Disparos cerca del palacio presidencial de Burkina Faso en Uagadugú

Disparos cerca del palacio presidencial de Burkina Faso en Uagadugú

Emitido el:

El gobierno de Burkina Faso admitió que una «crisis interna» dentro del ejército estaba detrás de los despliegues de tropas el viernes en áreas clave de la capital, y dijo que las negociaciones estaban en marcha después de que sonaron los disparos antes del amanecer.

Se escucharon disparos alrededor del palacio presidencial y la sede de la Junta Militarque a su vez tomó el poder en un golpe de estado en enero pasado, dijeron testigos a AFP.

El gobierno de transición dijo que la situación en desarrollo estaba relacionada con una «crisis interna en el ejército», después de que los periodistas de la AFP vieron a las tropas bloquear varias carreteras principales en la capital, Uagadugú.

El portavoz del gobierno, Lionel Bilgo, dijo a la AFP que «continúan las conversaciones para tratar de llegar a un acuerdo sin problemas».

«Escuché fuertes detonaciones alrededor de las 4:30 am (04:30 GMT) y ahora los caminos alrededor de mi casa han sido bloqueados por vehículos militares», dijo un residente que vive cerca del palacio presidencial.

Durante la mañana habían sonado más disparos, dijo un videoperiodista de la AFP en el barrio de Ouaga 2000 que alberga la sede de la junta presidencial y militar.

Bilgo dijo que la «crisis» se basó en reclamos de pago del ejército, y que el líder de la junta, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba, estaba participando en las discusiones con los hombres.

Una fuente del gobierno había confirmado anteriormente que Damiba estaba «en un lugar seguro» sin dar más detalles.

La televisión estatal estuvo cortada durante varias horas, transmitiendo una pantalla en blanco durante varias horas que decía: «no hay señal de video».

Una segunda fuente gubernamental dijo: «Las negociaciones continúan… los soldados mantienen la presión con su presencia en puntos estratégicos que ocuparon esta mañana» en la capital.

Los soldados fueron vistos en los principales cruces de la ciudad, especialmente en Ouaga 2000, pero también fuera del centro de la televisión estatal, dijo un periodista de la AFP.

En Bruselas, la UE expresó su «preocupación» por los acontecimientos en la capital de Burkina Faso.

«Se observó un movimiento militar desde las 04:30 de esta mañana. La situación sigue siendo particularmente confusa», dijo la portavoz Nabila Massrali.

Controlar a los yihadistas

La violencia ha destrozado durante mucho tiempo la país sin salida al mar de África occidental donde Damiba tomó el poder en un golpe de estado en enero, derrocando al líder electo Roch Marc Christian Kabore.

Damiba se ha comprometido a restaurar el gobierno civil dentro de dos años y derrotar a las facciones armadas.

Al igual que en los países limítrofes, los insurgentes afiliados a Al-Qaeda y al grupo Estado Islámico han avivado los disturbios.

Miles han muerto y alrededor de dos millones han sido desplazados por los combates desde 2015, cuando la insurgencia se extendió a Burkina Faso, que desde entonces se ha convertido en el epicentro de la violencia en todo el Sahel.

Damiba a principios de este mes despidió a su ministro de defensa y asumió el cargo él mismo.

En la minireorganización, la primera desde el nombramiento de un gobierno de transición en marzo, solo se presentó un nuevo ministro: el coronel mayor Silas Keita fue nombrado ministro delegado a cargo de la defensa nacional y ascendido a general de brigada.

Más del 40 por ciento de Burkina Faso, una antigua colonia francesa, está fuera del control del gobierno.

Los ataques han aumentado desde mediados de marzo, a pesar de la promesa de la junta de hacer de la seguridad su máxima prioridad.

Septiembre sangriento

Septiembre ha sido particularmente sangriento.

El lunes, presuntos yihadistas atacaron un convoy que transportaba suministros a la localidad de Djibo, en el norte del país. El gobierno dijo que 11 soldados murieron y unos 50 civiles estaban desaparecidos.

El 5 de septiembre, un artefacto explosivo improvisado golpeó un convoy de suministros en el norte, matando a 35 civiles e hiriendo a 37.

Al día siguiente, al menos nueve personas, siete civiles y dos soldados, murieron en dos ataques separados de presuntos yihadistas.

En junio, 86 civiles murieron en una masacre en Seytenga, cerca de la frontera con Níger.

Gran parte de la empobrecida región del Sahel está luchando contra la insurgencia.

Comenzando en el norte de Malí en 2012, los insurgentes atacaron a los vecinos Burkina Faso y Níger en 2015.

En los últimos años, la violencia ha comenzado a extenderse a los estados costeros de Costa de Marfil, Togo y Benin.

«El deterioro de la situación de seguridad en Burkina Faso y Malí ha convertido al norte de los países costeros en la nueva línea de frente contra los grupos armados que operan en el Sahel», dijo en un informe de abril la Fundación Konrad Adenauer, un grupo de expertos alemán.

(AFP)

Fuente

Publicado por PyE

Primer oficial del ejército abiertamente trans acusado de intentar pasar información médica del personal del ejército de EE. UU. a Rusia

El banco central tailandés dice que ha actuado para frenar la volatilidad del baht