in

Donald Trump acusado de 37 cargos en caso de documentos clasificados

Los fiscales federales revelaron una acusación que acusa a Donald Trump de 37 cargos criminales, acusando al expresidente de EE. UU. de malversar ilegalmente algunos de los secretos de seguridad nacional más sensibles del gobierno.

La acusación revelada el viernes incluye cargos de conspiración para obstruir la justicia, ocultar documentos y hacer declaraciones falsas, en un caso relacionado con la supuesta negativa del expresidente a entregar documentos clasificados que se encuentran en su propiedad de Mar-a-Lago en el sur de Florida. La pena máxima de prisión vinculada a cualquier cargo es de 20 años.

La acusación, presentada por un abogado especial del Departamento de Justicia, marca la primera vez que un ex presidente de los Estados Unidos enfrenta cargos penales federales. Expone una lucha prolongada de las autoridades federales para asegurar la devolución de documentos clasificados del gobierno que Trump supuestamente almacenó en Mar-a-Lago después de dejar el cargo en enero de 2021, en lugares que incluyen un salón de baile, su dormitorio y un baño y ducha.

“Como resultado de la retención de documentos clasificados por parte de Trump después de su presidencia y su negativa a devolverlos, el gobierno de Estados Unidos no recuperó cientos de documentos clasificados hasta 2022”, dijo el departamento de justicia en la acusación.

El gobierno de EE. UU. también acusó a Waltine Nauta, un ex ayuda de cámara de la Casa Blanca que trabajó como asistente de Trump, como co-conspirador. La pareja ha sido citada para comparecer en un juzgado federal en Miami, Florida, el martes.

Trump reveló el jueves que el gobierno lo acusaría en este caso, la primera vez que un expresidente de Estados Unidos enfrenta cargos penales federales, y dijo que las acusaciones tenían motivaciones políticas. Nauta no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.

La acusación fue revelada poco después de que dos importantes abogados que defendían a Trump abandonaran abruptamente su equipo legal. La partida de Jim Trusty y John Rowley arroja incertidumbre sobre su defensa justo cuando varios nuevos rivales lo están desafiando por la nominación presidencial republicana.

Aunque Trump sigue siendo el principal candidato para el visto bueno de su partido en 2024, los nuevos cargos serán su segunda acusación penal en otros tantos meses, y se espera una tercera de los fiscales locales en Georgia este verano. Un número creciente de republicanos cree que el peso de los desafíos legales podría hacerlo vulnerable al campo en expansión de los aspirantes a la presidencia.

Sin embargo, los republicanos en el Capitolio han saltado en su defensa y Triunfo cuenta con que los votantes de las primarias se opongan a los cargos como evidencia de una persecución políticamente motivada promovida por los demócratas y la administración de Joe Biden. Altos republicanos, incluidos Kevin McCarthy, presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, y Ron DeSantis, gobernador de Florida y principal rival de Trump en 2024, han atacado al Departamento de Justicia por la acusación.

Pero el peso de los cargos y un posible juicio aún podrían erosionar el apoyo tanto de los republicanos como de los votantes en una eventual elección general.

La agitación en el equipo legal de Trump apunta a un camino difícil para el expresidente mientras trata de luchar contra las acusaciones. Al explicar su partida, Trump dijo que Trusty y Rowley «se enfrentaban a un grupo de personas muy deshonestas, corruptas, malvadas y ‘enfermas’, como nunca antes se había visto». Agregó que serían reemplazados por Todd Blanche, quien ya forma parte de su equipo legal, y una “firma que se nombrará más adelante”.

En un comunicado emitido el viernes, Trusty y Rowley dijeron que presentaron sus renuncias a Trump. “Ha sido un honor haber pasado el último año defendiéndolo y sabemos que será reivindicado”, dijeron.

Agentes federales registraron Mar-a-Lago en agosto, antes de lo cual Trump ya había entregado al gobierno más de 15 cajas de documentos clasificados, incluidos algunos marcados como «alto secreto», después de meses de regateo.

En mayo, el expresidente le dijo a CNN que “tomó los documentos” porque estaba “permitido” en virtud de la Ley de Registros Presidenciales. Pero la ley dice que los registros presidenciales oficiales son propiedad de los EE. UU., no del presidente, y deben mantenerse en un depósito federal.

El caso de los documentos está dirigido por Jack Smith, un abogado especial designado por el fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, en noviembre para supervisar las investigaciones que involucran a Trump.

Smith también está gestionando una investigación sobre la supuesta interferencia de Trump en la transferencia de poder después de las elecciones presidenciales de 2020, que perdió ante Biden.

Fani Willis, fiscal de distrito del condado de Fulton en el estado de Georgia, también encabeza una investigación sobre las elecciones de 2020. Junto con la investigación de Smith sobre el asunto, estas son las mayores amenazas legales que enfrenta Trump, según los expertos legales.

La acusación en el caso de los documentos se produce después de que Trump se declarara inocente a principios de este año de 34 cargos por delitos graves de falsificación de registros comerciales en un caso presentado por el fiscal de distrito de Manhattan, la primera vez que un presidente actual o anterior de los Estados Unidos fue acusado penalmente. Esos cargos se hicieron bajo la ley del estado de Nueva York.

Fuente

Publicado por PyE

Los vendedores en corto de Tesla bajaron $ 6.08 mil millones en la racha ganadora de 11 sesiones de acciones – S3 Partners

Kiev reconoció la imposibilidad de unirse a la OTAN antes del final del conflicto