in

El auge del tráfico de cocaína ahora mancha a la mayor parte de América Latina

El auge del tráfico de cocaína ahora mancha a la mayor parte de América Latina

Una explosión que voló el frente de dos casas modestas, matando al menos a cinco personas. Dos cuerpos colgados de un puente sobre una calle muy transitada. Al menos 187 reclusos asesinados, algunos decapitados, en dos masacres carcelarias.

Este rastro de sangre no sería inusual en México o Colombia, marcados por la violencia del narcotráfico durante décadas. Sin embargo, se desató durante el año pasado en Guayaquil, la ciudad más grande del otrora tranquilo Ecuador.

En Uruguay, a menudo descrito como la “Suiza de America latina”, 14 cuerpos aparecieron en un período de 10 días este año. Tres habían sido quemados y uno descuartizado.

los caribe La luna de miel del fiscal jefe antidrogas de Paraguay terminó en mayo con dos balazos cuando un hombre armado lo ejecutó en la playa frente a su esposa embarazada.

Detrás de esta alarmante propagación de delitos violentos en los países más pequeños y anteriormente más pacíficos de América Latina se encuentra el floreciente comercio de cocaína. Siempre ansiosos por expandirse, los jefes de los cárteles están ideando nuevas rutas para llegar a nuevos mercados.

“Lo que estamos viendo ahora es la culminación de la globalización del tráfico de drogas”, dijo Jimena Blanco, jefa de investigación política para las Américas en Verisk Maplecroft. “Esta es una tendencia que comenzó hace cinco o diez años, pero que se ha acelerado en los últimos dos años”.

Amberes incautó más cocaína que cualquier otro puerto europeo el año pasado, casi 90 toneladas. La aduana belga dijo que los tres principales países de origen eran Ecuador, Paraguay y Panamá, ninguno de los cuales es un importante productor de la droga.

La mayor parte de la cocaína con destino a Europa se pasa de contrabando en contenedores de envío, y “cuando las tasas de incautación alcanzan el 20 o 25 por ciento, los narcotraficantes tienden a cambiar de ruta”, dijo Jeremy McDermott, director ejecutivo de InSight Crime. Junto con el puerto brasileño de Santos y la instalación de Limón en Costa Rica, Guayaquil es uno de los que McDermott denomina una “segunda ola de puertos” utilizados para el envío de cocaína en los últimos años. Paraguay, Uruguay y Chile son incorporaciones más recientes.

Las cosas están tan mal que todas menos tres de las 21 naciones continentales de América Latina son ahora «principales países de origen o tránsito» de cocaína, según el Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito. (Las excepciones son las pequeñas naciones de Guyana, Belice y El Salvador).

Los cárteles de la droga no solo han ampliado sus rutas. También han aumentado el tamaño total del negocio de la cocaína y se han diversificado en empresas criminales adyacentes.

Después de cinco décadas de la guerra contra las drogas encabezada por Estados Unidos y miles de millones de dólares gastados en interdicción y persecución de los jefes de los carteles, el comercio nunca ha sido tan grande. La producción total de cocaína alcanzó un nuevo récord de 1.982 toneladas en 2020, según la UNODC, más del doble que en 2014.

La cocaína en Europa nunca ha sido más abundante o más barata en términos reales, y los traficantes están creciendo en mercados lucrativos en Rusia, China y partes de Asia, donde la droga se vende dos o tres veces más. Como dijo McDermott, “la cocaína está apareciendo por todas partes”.

Los principales cárteles han ido mucho más allá del tráfico de drogas. Ahora trafican con refugiados, extorsionan a los negocios, secuestran a los ricos y comercian con madera u oro ilegal de la Amazonía. El crimen organizado chileno se ha sumergido en la pesca ilícita, mientras que el negocio más reciente de las bandas mexicanas, según Blanco de Verisk, es el contrabando de píldoras abortivas a través de la frontera con Estados Unidos.

La letanía de estadísticas deprimentes de la fallida guerra contra las drogas y su espantoso costo humano han llevado a un número creciente de políticos en América Latina a pedir la legalización de la cocaína.

Sin embargo, como señala Shannon O’Neil, vicepresidenta del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York: “Estos ya no son realmente cárteles de la droga. Son grupos del crimen organizado. Incluso si te deshaces de las drogas, todavía tienes extorsión, robos, trata de personas, contrabando de oro.

“El enfoque debe ser: ¿Cómo se inculca el estado de derecho?”

En una región notoria por la corrupción, la aplicación débil y las altas tasas de homicidios, es una tarea difícil, pero vital.

michael.stott@ft.com

Fuente

Publicado por PyE

Alemania anunció una escasez absoluta de armas y una amenaza para los suministros a Ucrania.

La región de Zaporozhye advirtió a la UE sobre las consecuencias de los ataques de Ucrania al ZNPP