in

El gobierno de Burkina Faso ordena la salida de un alto funcionario de la ONU

Los golpistas de Burkina Faso piden el fin de la violencia en la embajada de Francia en Uagadugú

Emitido el:

Burkina Faso ordenó a la coordinadora de la ONU en el país que se vaya al final del día, declarándola «persona non grata», dijo el viernes el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La diplomática italiana Barbara Manzi, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Burkina Faso«es declarado persona non grata en el territorio de Burkina Faso», dijo el ministerio, sin dar ninguna razón oficial para la expulsión.

«Por lo tanto, se le solicita que abandone Burkina Faso hoy, 23 de diciembre de 2022».

La ministra de Relaciones Exteriores, Olivia Rouamba, dijo que la decisión de Manzi de retirar «unilateralmente» al personal no esencial de la ONU de la capital, Ouagadougou, justificaba la medida.

La retirada «desacredita y empaña la imagen del país y desalienta a los posibles inversionistas. Es impensable y tenemos que asumir la responsabilidad», dijo a la televisión nacional.

Rouamba dijo que Manzi había «predicho el caos en Burkina Faso en los próximos meses», y agregó que las Naciones Unidas deberían actuar como una «estructura de apoyo» mientras el estado de África occidental lucha contra una insurgencia yihadista sangrienta.

Un país pobre sin salida al mar en el corazón del Sahel, Burkina Faso ha estado plagado desde 2015 de ataques perpetrados por yihadistas vinculados a Al-Qaeda y al grupo Estado Islámico.

La insurgencia se ha cobrado miles de vidas y ha expulsado a unos dos millones de personas de sus hogares.

‘Larga lista de recriminaciones’

Una fuente diplomática dijo que la expulsión «corre el riesgo de colocar al país en una situación delicada, en un momento en que Burkina Faso necesita socios más que nunca para hacer frente a la crisis humanitaria y de seguridad», agregó la fuente.

Otra fuente diplomática dijo a la AFP que una «larga lista de recriminaciones» había llevado a la expulsión de Manzi.

Además de la solicitud de retirada del personal no esencial, a Manzi también se le acusa de «intentar influir negativamente» y de «interferir en los asuntos políticos de Burkina Faso», según la segunda fuente.

Rouamba agregó que Burkina Faso «mantuvo una muy buena cooperación» con las Naciones Unidas, independientemente de la expulsión de Manzi.

Manzi, quien también era coordinadora humanitaria de la ONU, había estado en su cargo en Burkina Faso desde agosto de 2021.

La expulsión del funcionario de la ONU se produce días después de que dos ciudadanos franceses que trabajaban para una empresa de Burkina Faso fueran expulsados, acusados ​​por las autoridades de espionaje.

Las organizaciones de medios en Burkina Faso también han acusado a la junta gobernante de tomar medidas drásticas luego de que Radio France Internationale (RFI), que es ampliamente seguida en el estado de África occidental, fuera suspendida.

La frustración por el creciente número de víctimas militares contra los yihadistas ha provocado dos golpes este año por parte de oficiales descontentos, el más reciente en septiembre, cuando el capitán Ibrahim Traore expulsó al teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba.

El mes pasado, el primer ministro de Burkina Faso, Apollinaire Kyelem de Tembela, dijo que esperaba «diversificar las relaciones de asociación hasta que encontremos la fórmula adecuada para los intereses de Burkina Faso».

También dijo que «algunos socios» «no siempre habían sido leales», sin nombrar ningún país.

En julio, el vecino de Burkina Faso, Malí, también envuelto en una crisis de seguridad vinculada a los insurgentes yihadistas, expulsó a Olivier Salgado, portavoz de la misión de mantenimiento de la paz de la ONU en Malí, MINUSMA.

La junta gobernante allí lo acusó de publicar «información inaceptable» sobre el arresto de 49 soldados marfileños en la capital Bamako.

(AFP)

Fuente

Publicado por PyE

Musk rasga a la ‘senadora Karen’ después de que Liz Warren envía una carta a la junta directiva de Tesla acusándolo de ‘conflictos inevitables’

El ministro de Finanzas de Japón, Suzuki, ve la política monetaria del BOJ sin cambios