El multimillonario de la banca apuesta 3.700 millones de dólares por Colombia

14 mins read
El multimillonario de la banca apuesta 3.700 millones de dólares por Colombia

Alarmados por la posibilidad de que un exguerrillero de izquierda gane la presidencia, los inversionistas han estado sacando dinero de Colombia este año, pero uno de los hombres más ricos del país está haciendo una apuesta multimillonaria a lo contrario.

El banquero Jaime Gilinski lanzó el mes pasado una oferta de $ 920 millones por hasta el 32,5 por ciento de Grupo Argos, un conglomerado de cemento a infraestructura que es una de las compañías más grandes de la nación sudamericana. Esto llega justo después de las ofertas y compras por valor de 2800 millones de dólares que ha realizado para otros dos objetivos colombianos, el gigante financiero Sura y la empresa de alimentos Nutresa.

Como socios de las ofertas de Nutresa y Argos, Gilinski, quien hizo su fortuna con una serie de adquisiciones bancarias en América Latina y es un gran accionista de la Metro Bank del Reino Unido – ha reclutado a la familia real de Abu Dhabi.

Si tiene éxito, sus audaces ofertas por valor de 3.700 millones de dólares remodelarían el panorama empresarial de la cuarta economía más grande de América Latina y disiparían las dudas sobre el futuro económico postelectoral de Colombia. Una segunda vuelta el domingo enfrenta al exguerrillero Gustavo Petro contra rodolfo hernandezun empresario populista conocido como “el Trump de Colombia”.

Las salidas de capital de Colombia se duplicaron en el primer trimestre de este año, según el banco central, ya que los locales adinerados trasladaron activos al extranjero en temores sobre el posible resultado de las elecciones.


“Estoy invirtiendo en Colombia porque tengo confianza en el país”, dijo Gilinski, cuyo patrimonio neto es estimado por Forbes en 4.200 millones de dólares, al Financial Times en una rara entrevista durante el desayuno en un hotel de Londres. “Aunque vivimos tiempos de incertidumbre, los empresarios tienen que saber navegar en todas las circunstancias”.

Las ofertas de Gilinski ofrecen recompensas potencialmente ricas. Sus tres objetivos, que en conjunto conforman el núcleo del Grupo Empresarial Antioqueño —una red de empresas con sede en Medellín, la capital comercial del país— están vinculados por una red de participaciones accionarias cruzadas establecida en la década de 1970 para protegerlos contra postores hostiles.

Los partidarios del candidato presidencial de izquierda colombiano Gustavo Petro se preparan para un mitin. La incertidumbre política ha llevado a muchos colombianos ricos a sacar activos del país © Juan Barreto/AFP/Getty Images

Si el hombre de 64 años logra comprar el 32,5 por ciento de Argos, dice que controlará directa o indirectamente el 51 por ciento de los tres conglomerados de GEA porque puede aprovechar las participaciones cruzadas. Esto le permitiría supervisar 20.000 millones de dólares en activos, una cifra equivalente al 7 u 8 por ciento del PIB total de Colombia.

La élite empresarial de Medellín no está entregando sus joyas de la corona fácilmente. GEA ha montado una fuerte campaña para defenderse de los ataques de Gilinski, presentando al banquero como un asaltante corporativo que intenta despojar a sus activos, pagando menos por sus objetivos y poniendo en peligro los vínculos de las empresas con las comunidades locales.

“Si estas empresas son tan malas, están tan mal administradas y son tan poco competitivas, ¿por qué Gilinski está pagando una cantidad tan grande de dinero para obtenerlas?”. preguntó diario El Colombiano en un editorial.

Gilinski rechaza las críticas y dice que su interés radica en mejorar el desempeño operativo de las empresas de GEA para generar buenos rendimientos.

“La gerencia no estaba prestando atención a los accionistas”, dijo. “Las participaciones cruzadas fueron excelentes para que los gerentes mantuvieran el control, pero ¿qué estaban obteniendo los accionistas? Es por eso que las acciones de Sura habían bajado un 75 por ciento en dólares estadounidenses en los últimos 10 años”.

Gilinski dice que los tres conglomerados tienen algunas marcas fuertes, buenas ganancias operativas y grandes cuotas de mercado. Pero argumenta que las participaciones cruzadas inmovilizan una gran cantidad de capital que podría invertirse en el negocio principal y generar mejores retornos para los accionistas.

Daniel Guardiola, analista de BTG Pactual en Bogotá, dijo que Gilinski “tiene razón” en sus críticas a la gestión de GEA. “Si observa el desempeño de los últimos 10 años en Sura y Argos, el retorno total para los accionistas ha sido negativo”.

Si triunfa, Gilinski dijo: «Le daré a cada una de las tres empresas un enfoque muy claro en sus negocios principales y, como resultado, su valor crecerá exponencialmente».

Empleados en una fábrica de chocolates de Nutresa © Luis Jaime Acosta/Reuters

El padre de Gilinski era dueño de compañías de bocadillos y bienes de consumo, por lo que su familia pudo financiar sus estudios en los EE. UU., primero en el Instituto de Tecnología de Georgia y luego en la Escuela de Negocios de Harvard. Después de un año en Morgan Stanley como banquero de fusiones y adquisiciones, regresó a los negocios familiares.

Entonces vio una oportunidad mientras estaba de vacaciones en Londres, cuando la desaparición en 1991 del Bank of Credit and Commerce International fue noticia.

“Leí en el FT que el banco BCCI había colapsado”, dijo. “Mi sueño era ser banquero, así que me puse en contacto con Touche Ross, los liquidadores, y les pregunté si podía comprar el negocio colombiano”.

Gilinski dijo que la operación colombiana de BCCI estaba perdiendo 1,5 millones de dólares al mes cuando la compró. “Lo hicimos más eficiente e implementamos tecnología. . . dentro de tres años, el rendimiento sobre el capital era del 25 por ciento”.

Cuando el gobierno colombiano privatizó el Banco de Colombia tres años después, Gilinski se abalanzó nuevamente, sorprendiendo a los empresarios de Bogotá con una oferta ganadora de alrededor de $360 millones por el 75 por ciento del banco más grande del país, con la ayuda de fondos de Morgan Grenfell y George Soros.

Gilinski recortó la fuerza laboral del prestamista en dos tercios, vendió activos secundarios y aumentó la eficiencia antes de vender tres años más tarde a GEA, una transacción que condujo a una amarga batalla legal de 11 años entre las partes por el financiamiento del acuerdo, que fue solo resuelta en 2010.

En los años siguientes, Gilinski recogió bancos en América Latina, adquiriendo Sudameris en Colombia de manos de la italiana Intesa en 2003 y los activos de HSBC en Perú, Colombia, Uruguay y Paraguay en 2012, además de tener una participación breve en el Banco Sabadell de España.


El banquero irlandés Conor McEnroy, quien compró la operación de Sudameris en Paraguay casi al mismo tiempo que Gilinski compró la rama colombiana, admira los métodos de sus pares.

“Cuando Jaime es. . . interesado en un negocio, lo rodea y lo rodea hasta que está listo”, dijo. “Él siempre estructura sus tratos solo y luego recluta la mejor ayuda disponible para ejecutar”.

Gilinski se diversificó en propiedades en 2007, asociándose con los hermanos Livingstone del Reino Unido y su firma London & Regional Properties para transformar una antigua base estadounidense en Panamá en un desarrollo de uso mixto de 1.400 hectáreas que alberga 300 empresas y 30.000 viviendas planificadas. También tiene una participación del 9,1 por ciento en Metro Bank.

Pero las ofertas colombianas representan su movimiento más audaz hasta el momento. Después de seis ofertas públicas separadas, posee el 38 por ciento de Sura y tres puestos en el directorio de siete, más el 31 por ciento de Nutresa y dos puestos en el directorio, todavía muy por debajo de la mayoría. Esta semana le pidió a Sura que realizara una reunión extraordinaria para votar sobre la venta de su participación del 36 por ciento en Argos.

Jorge Restrepo, profesor de economía en la Universidad Javieriana de Bogotá, criticó la forma en que se ha llevado la batalla, con el regulador de valores de Colombia permitiendo a Gilinski lanzar ofertas sucesivas a diferentes precios por diferentes cantidades de acciones en Nutresa y Sura.

“Esta es una toma de control hostil, que nunca ha tenido un objetivo final claramente definido”, dijo. “También es de muy alto riesgo porque es muy apalancado y especulativo”.

Guardiola dijo que «no sería nada fácil» para Gilinski hacerse con el control. “Las sociedades de cartera poseen entre 45 y 49 por ciento entre sí y luego están las familias locales, que han tenido participaciones sustanciales durante décadas”.

El tiempo puede no estar del lado del multimillonario. Guardiola agregó: “Cuanto más tarde, peor para él. Su posición actual está destruyendo valor porque ha invertido 2.500 millones de dólares y está obteniendo un rendimiento del 2 % en pesos colombianos en un momento en que la deuda soberana colombiana está pagando el 11 % en pesos. No creo que su costo de financiamiento sea del 2 por ciento en pesos colombianos”.

Gilinski respondió que esta es la forma incorrecta de ver la situación y que ya ha obtenido $ 1.3 mil millones de ganancias con las acciones que ha adquirido y sigue decidido a perseguir sus objetivos. Dijo que el 65 por ciento de los fondos necesarios para las ofertas proviene del First Abu Dhabi Bank, y el resto de los Gilinski y la familia real de Abu Dhabi.

“El valor de las tres empresas cuando empezamos en noviembre era de menos de 7.000 millones de dólares”, dijo. “Ahora son $14,5-15 mil millones y el valor en 2012 fue de $30 mil millones. Eso da una idea de la creación de valor.

“Estoy seguro de que ganaremos. Es una cuestión de paciencia, tiempo y perseverancia y eso es lo que he estado haciendo toda mi vida”.

Fuente

Latest from Blog