in

El nuevo presidente de izquierda de Colombia intenta tender puentes con Venezuela

Armando Benedetti le da la mano a Nicolás Maduro

El Puente Internacional Tienditas, tres cruces paralelos que unen a Colombia y Venezuela a través del río Táchira, fue pensado como un himno al comercio entre las naciones vecinas de América del Sur.

Pero antes de que cruzara un solo camión, las relaciones se agriaron y se archivaron los planes para una toma de posesión en 2016. Tres años después, los lazos diplomáticos se rompieron cuando Colombia se unió a una coalición liderada por Estados Unidos para tratar de derrocar al presidente socialista revolucionario Nicolás Maduro mediante sanciones económicas y presión política.

Esa estrategia fracasó cuando Maduro se afianzó en el poder, con el apoyo de Rusia, China e Irán que lo ayudaron a capear un colapso económico sin precedentes y la salida de 6 millones de refugiados, más de 2 millones de ellos a Colombia.

Ahora, mientras las naciones occidentales consideran qué hacer con Venezuela, el recién elegido presidente de izquierda de Colombia, Gustavo Petro, está intentando un enfoque diferente. Los lazos diplomáticos formales entre las dos naciones andinas se restablecieron esta semana con la llegada de los embajadores recién designados en Bogotá y Caracas.

Un sonriente Maduro, con un sombrero de caña caribeño que le regaló el nuevo embajador de Colombia, Armando Benedetti, bromeó con los asistentes al palacio presidencial de Miraflores en Caracas. Pero adoptó un tono cauteloso sobre la normalización de las relaciones, diciendo que esto tenía que hacerse bien y “de manera ordenada” o fracasaría.

“Estos son dos países que históricamente han tenido vínculos muy estrechos, por lo que hay problemas económicos, humanitarios y de seguridad que ahora pueden abordarse como parte de este realineamiento geopolítico”, dijo Theodore Kahn, analista senior en Bogotá de Control Risks, una consultora. .

“Pero hay un gran signo de interrogación sobre cuánto puede o hará Maduro para crear una situación de seguridad en el lado venezolano de la frontera que sea favorable para las negociaciones que quiere Petro”.

Los empresarios a ambos lados del puente Tienditas están impacientes por su reapertura, conscientes de que el comercio bilateral alcanzó un máximo de 7.000 millones de dólares en 2008. La reapertura se daría “en el corto plazo”, dijo Germán Umaña, el nuevo ministro de Comercio de Colombia, en una reunión reciente. simposio en Cúcuta al que asistieron líderes empresariales y funcionarios colombianos. “Y el corto plazo significa el corto plazo”.

Brevemente parte del mismo país después de la independencia de España, Colombia y Venezuela comparten estrechos vínculos culturales, históricos y comerciales. Pero las dos naciones divergieron marcadamente después de 1999, cuando Hugo Chávez lanzó su revolución socialista bolivariana en Caracas. Tres años después, Bogotá eligió a un presidente conservador que declaró la guerra total a las guerrillas marxistas con el apoyo de Estados Unidos.

Armando Benedetti, embajador de Colombia en Venezuela, a la izquierda, y Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, en una reunión en Caracas © Bloomberg

Cuando Maduro asumió el poder después de la muerte de Chávez en 2013, continuó con las políticas económicas dirigidas por el estado de su mentor mientras tomaba medidas enérgicas contra la disidencia y hostigaba a la oposición política. El colapso económico resultante, empeorado por las sanciones de Estados Unidos a la vital industria petrolera, fue una de las peores depresiones provocadas por el hombre registradas en tiempos de paz en cualquier parte del mundo.

En 2015, en respuesta al tiroteo de tres soldados venezolanos en la frontera de 2.219 kilómetros, a menudo sin ley, Maduro ordenó la deportación de más de 22.000 colombianos. Cuatro años después, Cúcuta fue el escenario de un intento fallido respaldado por Colombia y EE. UU. para instalar al líder opositor venezolano Juan Guaidó como presidente.

Pero a pesar de las disputas entre los gobiernos, el comercio informal continuó, a menudo por los caminos clandestinos que atraviesan la porosa frontera. La gasolina, el oro y los artículos para el hogar se han movido libremente entre los dos países, a menudo con la aprobación tácita de los funcionarios.

La cocaína y su ingrediente base, la coca, también se trafican libremente en la frontera donde operan grupos armados violentos, entre ellos algunos guerrilleros colombianos.

Pero el comercio oficial, bloqueado por las sanciones y por la hiperinflación venezolana y la escasez generalizada, se ha marchitado. El año pasado, Colombia exportó solo $331 millones en bienes a Venezuela.

Los grupos empresariales afirman que el comercio podría tener un valor de $ 1.2 mil millones al año una vez que se reabra la frontera, aunque otras estimaciones dicen que una cifra inicial de $ 600 millones es más realista.

Pero si se quieren lograr esas cifras, es vital cambiar el comercio de los contrabandistas a la economía legal, dicen los grupos empresariales.

“Si podemos tener un marco institucional más fuerte, podríamos tener una relación económica mucho más formal, estable, profunda y equilibrada”, dijo Carlos Fernández, presidente de la Federación Venezolana de Cámaras de Comercio, al Financial Times en el evento en Cúcuta. . “La importancia de la reapertura no está solo en lo que significa para el comercio fronterizo, sino para el comercio binacional en general”.

El progreso probablemente será lento. Petro ha rechazado las solicitudes de miembros de línea dura de la administración de Maduro para extraditar a los líderes de la oposición venezolana exiliados en Colombia.

Mientras los dos gobiernos afinan los detalles de su relación revivida, continúan los cruces fronterizos no oficiales.

En el lado colombiano del Puente Internacional Simón Bolívar, un caótico cruce peatonal a 10 km al sur de Tienditas, los venezolanos cruzan la frontera bajo el abrasador sol del mediodía. Muchos cruzan para comprar bienes que no están disponibles en casa. Algunos planean no regresar, sino unirse al éxodo a Colombia.

“Las cosas no van a mejorar mientras Maduro esté en el poder”, dijo Mayra, quien prefirió no dar un apellido. “Ya no hay producción en Venezuela, por eso tenemos que buscar trabajo en otro lado”.

Si bien los venezolanos como Mayra no están conteniendo la respiración por un repunte en la fortuna de su país, las empresas del lado colombiano del puente anticipan un auge en la clientela.

“Solía ​​estar tan ocupado para nosotros. . . teníamos clientes todo el día”, dijo Brandon Echeverry, quien trabaja en una panadería a pocas cuadras de la frontera. “Debería volver a ser así cuando se abra la frontera”.

Fuente

Publicado por PyE

El PIB del segundo trimestre de Portugal se revisó al alza a un cambio cero frente al primer trimestre

Tropas rusas impidieron el intento de las Fuerzas Armadas de Ucrania de retomar la ofensiva