in

Eurovisión tiene como objetivo restaurar la integridad del procedimiento después del percance del bloque de votación

Eurovisión tiene como objetivo restaurar la integridad del procedimiento después del percance del bloque de votación

La política es un elemento inevitable en el concurso de canciones de Eurovisión (ESC), pero la integridad del sistema de votación ahora tuvo que ser reforzada después de que se descubriera un bloque de votación deliberado el año pasado, dijo a EURACTIV un representante de los organizadores del concurso.

Eurovisión es el concurso anual de música televisiva de más larga duración y uno de los concursos de canto más seguidos del mundo. El evento de este año es organizado por el Reino Unido en Liverpool en nombre de los ganadores de 2022, Ucrania, que no pudo organizarlo porque el país está en guerra.

El ESC, que atrae una gran participación en las redes sociales cada año y cuenta con una audiencia leal y muy diversa, verá su gran final el sábado (13 de mayo) cuando se anunciará el artista ganador después de una emocionante votación en vivo.

Ganar un espectáculo tan grande como el ESC tiene un gran impacto en términos de prestigio otorgado al país ganador, según Jean Philip de Tender, subdirector general del organizador de Eurovisión, la Unión Europea de Radiodifusión (EBU).

“Pero no es un evento político. Y nos aseguramos de que ningún mensaje, ninguna letra, ningún acto tenga ningún mensaje político. Eurovisión no es una plataforma para hacer política”, dijo.

Sin embargo, aunque Eurovisión es formalmente apolítica, la política siempre ha jugado un papel importante, incluidos momentos políticos fuertes como cuando Hatari, subcampeona de Islandia, ondeó banderas palestinas en la edición de 2019 en Tel Aviv.

La última edición, celebrada en Turín, Italia, fue considerada una de las más políticas de la historia tras la decisión de excluir a Rusia tras la invasión de Moscú a Ucrania, y por la victoria de la entrada de Ucrania, la Orquesta Kalush, que, según algunos , se montó en la ola emocional de apoyo al país devastado por la guerra.

Integridad, la prioridad

“Se puede hablar de política cuando se trata de votar por los países vecinos, pero creo que eso es parte de la identidad cultural y la afinidad entre los países vecinos de Europa”, dijo de Tender.

Desde 2016, la votación en la gran final se ha dividido a la mitad entre los jurados nacionales y el público. Sin embargo, los jurados nacionales de países pertenecientes a determinados bloques regionales, como la península escandinava o los Balcanes Occidentales, han mostrado con el tiempo la tendencia a votarse unos a otros.

Aún así, incluso si el juego de poder político a través de bloques regionales sigue siendo inevitable, es diferente de los intentos intencionales de manipular la votación.

El año pasado, el organizador identificó patrones de votación irregulares específicos en los seis países que se unieron para llegar a la final.

Estas delegaciones acordaron votarse entre sí en las cinco primeras posiciones para sumar los puntos suficientes para superar la fase semifinal.

“Lo que vimos el año pasado no tenía precedentes y no pasó desapercibido. Necesitamos salvaguardar la integridad”, dijo de Tender, y agregó que hay muchas medidas implementadas este año para evitar tales intentos.

Por esta razón, se eliminó la votación del jurado nacional de las semifinales, donde solo podía votar el público.

Sin embargo, los jurados nacionales podrán volver a votar en la gran final, al menos para esta edición.

Según de Tender, este experimento no conducirá a la eliminación total de los jurados nacionales en el futuro, ya que el formato actual tiene éxito tanto en términos de entretenimiento como de equidad.

Una marca exportable

El mayor cambio de Eurovisión en los últimos años fue la mayor participación de la audiencia más joven.

“Tienen una vibra diferente, ven las cosas de una manera diferente. Son realmente fanáticos de la marca”, dijo el representante de la EBU.

El éxito de la marca se debe en gran medida a los jóvenes, en particular porque impulsaron la participación en las redes sociales, lo que también ayudó a ampliar su alcance fuera del continente europeo.

En 2021, la emisora ​​estadounidense NBC adquirió de EBU los derechos para transmitir un American Song Contest fuertemente inspirado en ESC, que finalmente se lanzó en 2022.

“Lo que me enorgullece es que Estados Unidos reprodujo no solo el formato sino también los valores del concurso, que son la diversidad y la unidad”, dijo de Tender.

La EBU se encuentra actualmente en conversaciones con otras emisoras en Asia, el resto de América del Norte y América del Sur.

“Lo llevamos paso a paso. Si quieres organizarlo en tu territorio, tienes que hacer los mismos valores que tenemos aquí, así como la misma calidad de producción que tenemos aquí”, concluyó de Tender.

[Edited by Zoran Radosavljevic]

Leer más con EURACTIV



Fuente

Publicado por PyE

Bastrykin propuso nacionalizar los principales sectores de la economía.

Las medidas de reforma laboral de Florida reducen los sindicatos gubernamentales