in

Familias masacradas en Tailandia rezan mientras el rey dice ‘Comparto su dolor’

Familias masacradas en Tailandia rezan mientras el rey dice 'Comparto su dolor'

Las familias y los simpatizantes ofrecieron oraciones en un templo budista el sábado, comenzando tres días de rituales funerarios para las víctimas de uno de los peores asesinatos en masa del país.

ARCHIVO: Padres llorando colocaron rosas blancas una por una en los escalones de la guardería donde se truncó la vida de sus hijos pequeños. Imagen: Lillian Suwanrumpha/AFP

NA KLANG, Tailandia – Las familias desconsoladas oraron el sábado por las víctimas de una masacre en una guardería tailandesa cuando el rey ofreció su apoyo y les dijo a los familiares que «comparte su dolor» en una rara interacción pública con sus súbditos.

El rey Maha Vajiralongkorn se reunió con sobrevivientes y familiares en un hospital en la provincia nororiental de Nong Bua Lam Phu el viernes por la noche, un día después de que un ex policía asesinó a 24 niños y 12 adultos durante tres horas con armas y cuchillos en una tranquila zona rural.

Las familias y los simpatizantes ofrecieron oraciones en un templo budista el sábado, comenzando tres días de rituales funerarios para las víctimas de uno de los peores asesinatos en masa del país.

El incienso se mezclaba con el olor de innumerables ramos de flores dispuestos alrededor de los ataúdes, muchos coronados con fotos de los rostros sonrientes y regordetes de niños asesinados por el sargento de policía despedido Panya Khamrab.

Flores y juguetes ofrecidos como obsequios a los niños fallecidos se apilaron en las puertas de la guardería mientras la comunidad unida en el distrito rural de Na Klang luchaba por comprender la atrocidad.

«Yo también tengo un hijo y le gusta jugar con carritos de juguete, así que pensé que a los niños muertos en el ataque también les encantaría. Tenían más o menos la misma edad que mi hijo», dijo a la AFP Weerapol Sonjai, de 38 años, después de salir de un ofrecimiento.

VISITA REAL RARO
Mientras el rey ofrecía su ayuda y sus condolencias durante su visita al hospital, las familias afligidas se arrodillaron en el suelo, como es costumbre tailandesa en presencia del monarca, a quien se considera semidivino.

“Vengo aquí para brindarles apoyo. Estoy extremadamente triste por lo que sucedió. Comparto su pena, su dolor”, dijo en un video publicado en línea el sábado.

«No hay palabras que puedan expresar el dolor. Los apoyo a todos y deseo que sean fuertes, para que los espíritus de los niños puedan estar tranquilos».

El rey, con la reina Suthida a su lado, dijo que rezaría por los muertos.

«Tenemos que hacer nuestro mejor esfuerzo, lo mejor que podamos», dijo.

La visita real se produjo después de un día de duelo en la pequeña guardería de paredes amarillas en las afueras de un pueblo a unos 500 kilómetros al norte de Bangkok.

Los padres llorando colocaron rosas blancas una por una en los escalones de la guardería donde se truncó la vida de sus hijos pequeños.

Duenphen Srinamburi, la abuela de una de las víctimas, describió el horror del ataque.

«Los niños estaban durmiendo. No usó un arma, solo un cuchillo», dijo a la AFP.

«La cara de mi nieto fue cortada de aquí a aquí», agregó, señalando en diagonal a través de su rostro.

«Tenía la cara toda destrozada».

El ataque ha sorprendido a Tailandia y ha causado horror en todo el mundo. El sábado, la comunidad tailandesa en Melbourne, Australia, realizó una vigilia con velas para llorar a las víctimas.

FAMILIAS INCONSOLABLES
El primer ministro, Prayut Chan-O-Cha, se unió a los dolientes el viernes, depositando flores y entregando cheques de compensación a las familias en duelo.

Algunos, luchando por comprender la atrocidad, lloraban desconsoladamente, agarrando los juguetes o mantas favoritos de sus hijos y, en un caso, una botella de leche medio llena.

Entre los muertos se encuentra la maestra embarazada Supaporn Pramongmuk, cuyo marido publicó un conmovedor homenaje en Facebook.

«Me gustaría dar las gracias por todo el apoyo para mí y mi familia. Mi esposa ha cumplido con todos sus deberes como maestra», escribió Seksan Srirach.

«Por favor, sé un maestro en el cielo, y mi hijo, por favor, cuida a tu madre en el cielo».

El atacante entró a la fuerza en la guardería alrededor de las 12:30 p. m. (05:30 GMT) del jueves para comenzar su ola de asesinatos, abriendo fuego con su propia pistola de 9 mm de propiedad legal y cortando con un cuchillo.

Posteriormente, el hombre de 34 años se fue a su casa para asesinar a su esposa e hijo antes de quitarse la vida, dijo la policía, poniendo fin al alboroto alrededor de las 3 p.m.

En total, mató a 24 niños -21 niños y tres niñas- y 12 adultos. La mayoría murió por una combinación de heridas de arma blanca y disparos, según los investigadores policiales.

Chan-O-Cha ordenó una rápida investigación de la masacre y la policía dijo que interrogará a 180 testigos.

Oficiales superiores dijeron que Panya fue despedido de la policía por abuso de drogas, mientras que varias personas en la comunidad unida dijeron a AFP que era conocido en el área como un adicto a la metanfetamina.



Fuente

Publicado por PyE

Rusia nombra nuevo comandante general de su ejército en Ucrania

Trump insta a iniciar negociaciones para poner fin al conflicto en Ucrania