in

¿Golpe o no? Crisis en Perú destaca polarización latinoamericana

¿Golpe o no?  Crisis en Perú destaca polarización latinoamericana

¿Cuándo un golpe no es un golpe? La respuesta en América Latina hoy depende de su política.

Un golpe solía ser sencillo. En un guión que se hizo deprimentemente familiar en el siglo pasado, una junta general o militar tomaba el poder, respaldada por tropas y tanques, ya veces por la CIA.

Hoy en día, la situación es mucho más complicada. Los golpes militares casi han desaparecido en América Latina, pero en su lugar la región ha generado todo un género de etiquetas alternativas para la destitución de un presidente electo o la subversión de la democracia: el “golpe blando”, el “autogolpe”, el “golpe judicial” e incluso, en palabras del expresidente boliviano Evo Morales, “la guerra híbrida de la derecha internacional”.

La crisis actual en Perú por el juicio político y el arresto del expresidente Pedro Castillo y el abismo diplomático sobre cómo interpretarlo ilustran vívidamente cuán polarizada se ha vuelto la definición de golpe.

Castillo, un exmaestro de escuela primaria del altiplano andino que ganó las elecciones de 2021 con una candidatura marxista, anunció el 7 de diciembre que cerraría el congreso, asumiría poderes de emergencia y se haría cargo del poder judicial para reescribir la constitución. Esperaba adelantarse al Congreso, que debía votar una moción para acusarlo por presunta corrupción.

La toma del poder fracasó espectacularmente cuando el congreso de Perú votó abrumadoramente a favor de destituirlo y juramentó a la vicepresidenta Dina Boluarte como su sucesora. Luego, la policía arrestó al expresidente por cargos de rebelión, lo que provocó protestas de miles de sus seguidores y la imposición del estado de emergencia por parte de Boluarte.

¿Castillo intentó un golpe de Estado? Boluarte rápidamente lo etiquetó como tal, junto con la mayoría de las instituciones de Perú. Human Rights Watch calificó la medida de Castillo como “un autogolpe”. Estados Unidos, el Reino Unido y la UE reconocieron a Boluarte como el líder legítimo del país y enfatizaron la necesidad de apoyar la democracia y promover el diálogo pacífico.

Sin embargo, algunos de los presidentes de izquierda de la región vieron a Castillo como la víctima de un golpe más que como el perpetrador. Los mandatarios de México, Argentina, Colombia y Bolivia emitieron una declaración declarando a Castillo “víctima de acoso antidemocrático” y llamando a las instituciones peruanas “a abstenerse de revertir la voluntad popular expresada en un voto libre”.

El mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien calificó los hechos en Perú como un “golpe suave”, se negó a reconocer a Boluarte y le ofreció asilo político a Castillo y su familia en México, aunque algunos de ellos están siendo investigados por cargos de corrupción. Perú expulsó al embajador de México en protesta.

Carlos Malamud, un experto en América Latina del Real Instituto Elcano en Madrid, dijo que la indignación de la izquierda por Castillo era parte de “una historia de victimización contada por los progresistas durante la última década sobre cómo los gobiernos elegidos por el pueblo pueden ser destituidos del poder por golpes de estado provenientes de protestas callejeras, el parlamento o el poder judicial”.

Los ejemplos incluyen a la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, acusada en 2016, Morales, quien renunció después de protestas callejeras masivas en 2019 y la vicepresidenta y expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, declarada culpable de corrupción este año.

Esta vez, la posición de López Obrador sobre Perú fue cercana a la adoptada por las naciones de extrema izquierda de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y partes del Caribe, quienes emitieron un comunicado como grupo ALBA denunciando “un complot político creado por las fuerzas derechistas de [Peru] contra el Presidente Constitucional Pedro Castillo, obligándolo a tomar medidas que luego fueron utilizadas por sus enemigos en el parlamento para derrocarlo”.

Michael Shifter, expresidente del Diálogo Interamericano en Washington, criticó “la falta de coraje y acero al tomar una posición sobre lo que sin duda fue un autogolpe [by Castillo]”. “Critican a la justicia cuando va tras un izquierdista que es de su club pero no la critican cuando va tras alguien como [former Peruvian president] Pedro Pablo Kuczynski, que es visto como un neoliberal”, dijo. “Hay tanta hipocresía”.

Es poco probable que desaparezca el debate polarizado sobre lo que constituye un golpe. Como dijo Malamud: “En América Latina, cuando quieres llamar a algo por un nombre en particular, lo haces, independientemente de los hechos. El realismo mágico siempre se impone y todo se vuelve posible.”

Fuente

Publicado por PyE

Manifestantes cierran lujosa tienda parisina La Samaritaine

Putin anunció su deseo de poner fin al conflicto «cuanto antes mejor»