in

Ian McKellen envía plumas festivas volando en Mother Goose – revisión

Un hombre vestido como una dama de pantomima sostiene un bolso de colores brillantes.

Mamá ganso

Duque de York, Londres

Generalmente es una pizca de magia o una pelea de capa y espada lo que salva el día en una pantomima navideña. No cuando Ian McKellen está al mando. Su dama de pantomima esgrime las palabras de Shakespeare. Resplandeciente con un ridículo sombrero de piel, con una sonrisa beatífica en su rostro y un bolso de mano colgado del brazo a la manera de la difunta Reina, se lanza al grave y hermoso discurso de Portia sobre la «calidad de la misericordia» de El mercader de Venecia — y así vence al mal. La estridente audiencia de la pantomima, que había estado abucheando al malo minutos antes, estalla en aplausos encantados.

Es un momento maravilloso y típico, en cierto sentido, de McKellen. Amado por muchos como un gran actor de Shakespeare, y por muchos más como Gandalf, siempre ha tenido debilidad por el vodevil. Durante su espectáculo individual de 80 cumpleaños, recordó estar entre bastidores de un espectáculo de variedades cuando era niño, fascinado por la forma en que los artistas pintados de forma llamativa se transformaban en criaturas mágicas frente a las candilejas. Que pueda citar un sutil discurso de Shakespeare a favor de la clemencia en medio de la payasada y la tontería de una pantomima es testimonio de su profundo conocimiento del teatro en vivo.

Y es algo de ese temible espíritu de music-hall que aporta al papel de dama. Su mamá ganso es una matrona del norte benigna e imperturbable con un brillo en los ojos, en parte Ena Sharples, en parte Victoria Wood. Aparece por primera vez en la producción de Cal McCrystal con el cabello en rulos y el modo de andar de una dama que no está muy segura de si su faja mantendrá el rumbo, pero las demandas de la trama pronto lo tendrán bailando claqué, escabulléndose a través el escenario con un pijama rosa (ultrabreve) y saltando con una diminuta minifalda lanzando balones de fútbol al público.

McKellen tiene ‘el modo de andar de una dama que no está muy segura de que su faja va a mantener el rumbo’ © Manuel Harlan

En la narración de la historia de Jonathan Harvey, Mother Goose dirige un santuario de animales junto con su sufrido esposo Vic (el comediante John Bishop, que rompe alegremente la cuarta pared en cada oportunidad). Los tiempos son difíciles, los mayores abucheos de la noche están reservados para «la compañía de energía», pero Mother Goose no cerrará sus puertas a ningún niño abandonado o extraviado y, por lo tanto, cuando un ganso desconcertado (Cilla Quack) cae del cielo, ella la acoge. Cilla le devuelve el favor poniendo huevos de oro. En la mayoría de los cuentos de hadas, ese giro de la fortuna sería el final, pero Mother Goose tiene un mensaje moral más interesante. La riqueza y la fama comienzan a corromper a Mother Goose y ella tiene que aprender por las malas que la celebridad no lo es todo.

El guión de Harvey está adornado con los dobles sentidos y los chistes políticos obligatorios (referencias a partygate, el breve cargo de primer ministro de Liz Truss y Elon Musk) y tiene un mensaje subyacente sobre la aceptación y la inclusión. Pero no conviene detenerse demasiado en la lógica de la trama en cualquier panto: el desgobierno está a la orden del día. Así es que tenemos una ridícula y desordenada escena de horneado de pasteles, una aparición aleatoria de fantasmas y un canto junto al favorito de fútbol «Sweet Caroline». Algunas escenas se sienten un poco tibias (la cocción del pastel podría ser más salvaje; el peligro podría aumentarse más en el rescate), pero hay una sensación tan atractiva y afable en el programa que es difícil de recordar.

Hay actuaciones ganadoras de Anna-Jane Casey como Cilla de voz dorada (que anuncia su llegada haciendo las divisiones), Genevieve Nicole como Camilla, la reina consorte, que lucha por abrir puertas con un sombrero absurdamente enorme, y Richard Leeming como un nerd. murciélago. En el centro de todo está el deleite contagioso de McKellen, un caballero del reino de 83 años, lanzando dulces alrededor del auditorio y sonriendo como si todavía fuera su yo de ocho años en su primera pantomima. Irresistible.

★★★★☆

En Londres hasta el 29 de enero, luego de gira, mothergooseshow.es

El musical de Dolly Parton traslada la historia de Dickens al este de Tennessee © Manuel Harlan

Cuento de Navidad de las Montañas Humeantes de Dolly Parton

Queen elizabeth hall, Southbank Centre, Londres

La niebla de Londres deja paso a las Smoky Mountains en uno de los espectáculos festivos más inesperados de esta temporada: Cuento de Navidad de las Montañas Humeantes de Dolly Parton. La popular novela de Charles Dickens es un habitual de diciembre en los escenarios del Reino Unido, pero este año el entusiasmo se ha disparado; tal vez haya algo en la rabia de Dickens por la desigualdad social y la difícil situación de los niños vulnerables que toca una fibra sensible en este momento.

Sin embargo, es particularmente novedoso encontrar al viejo gruñón enfurruñado y escatimando no en el Londres victoriano sino en el este de Tennessee de la década de 1930. Sin embargo, ahí es donde aparece en el musical de Dolly Parton, que lo lleva a una comunidad minera golpeada por la depresión donde Scrooge y su ex socio, Jacob Marley, han comprado y exprimido todas las instituciones de la ciudad. Se nos dice que la mención de la Navidad lo vuelve «más enojado que una mula comiendo abejorros», una línea que no aparece en el original, pero nos hacemos una idea.

Esta no es una versión que desafíe la hermosa adaptación de Jack Thorne en el Old Vic o la conmovedora actuación de Simon Russell Beale en el Bridge Theatre por la profundidad de la comprensión psicológica. La narración parece bastante mansa y el Scrooge de Robert Bathurst se siente un poco defraudado (algo que no representaría su yo avaro). Seguramente deberíamos sentir la mano fría de la mortalidad en su corazón, pero sus experiencias espeluznantes no se sienten lo suficientemente escalofriantes como para justificar su conciencia herida y su cambio de corazón. Mientras tanto, la producción de Alison Pollard se siente algo apretada por el espacio.

Pero hay algunas ideas inteligentes en esta adaptación (de David H Bell, Paul T Couch y Curt Wollan). El cambio de ubicación aporta una nueva perspectiva a la historia y hay referencias a accidentes en boxes, embarazos de adolescentes, disturbios industriales y la necesidad de mano de obra sindicalizada. El joven Scrooge en esta versión hace que arresten a su bondadoso empleador por (sin saberlo) vender jarabe mezclado con alcohol ilegal durante la prohibición y una canción conmovedora hace que los lugareños empobrecidos sueñen con lo que podrían comprar del catálogo de Sears Roebuck. The Ghost of Christmas Future es interpretado, ingeniosamente, por el excelente violinista de Corey Wickens que se comunica solo en la música.

Y son, como era de esperar, las canciones las que impulsan la historia, muchas de las cuales son hermosas. Old Marley se levanta de más allá de la tumba en un número de rock country que pasa el infierno; hay un número de conjunto suave y ricamente armonizado «Appalachian Snowfall»; un dúo nostálgico entre el joven Scrooge y su amada hermana, “Three Candles” (cantada con delicadeza por Sarah O’Connor y Danny Whitehead); hay bluegrass, hoedown y una banda de skiffle. Levantan las vigas y levantan el ánimo. Y, al final, hay una calidez y alegría en el programa que disipa muchas objeciones, de acuerdo con su historia de un corazón congelado que se descongela.

★★★☆☆

al 8 de enero de southbankcentre.co.uk

Fuente

Publicado por PyE

El organismo de control de la privacidad de Francia multa a Microsoft por las cookies

Klishas dijo que Rusia no impondrá restricciones a los ciudadanos para salir del país