in

Impulso a una nueva constitución expone las divisiones de Chile

El presidente de Chile, Gabriel Boric.

Hace dos años, cuando Chile comenzó el proceso de redacción de una nueva constitución del siglo XXI para reemplazar su estatuto de la era de la dictadura, los proponentes esperaban que marcaría el comienzo de una nueva era de unión.

Pero mientras el país se prepara para votar el domingo sobre si adoptar o no el contrato social propuesto, una fuerte recesión económica junto con una ola de desinformación, desilusión y, en ocasiones, campañas callejeras violentas han empañado el proceso que, según todas las encuestas, será rechazado.

“Al principio hubo un gran apoyo para el cambio, pero el nuevo texto no anima a la gente a salir a apoyar”, dijo José Antonio Cousiño, de 75 años, un exfuncionario público que vivió la dictadura de Augusto Pinochet. Dijo que votaría en contra de la nueva constitución, diciendo que era “utópica” y que se inclinaba demasiado hacia la izquierda.

El plebiscito del domingo, la primera elección obligatoria en Chile en una década, decidirá el destino de la constitución propuesta de 388 artículos que pone los derechos ambientales e indígenas en el centro y asigna amplias responsabilidades al estado.

Muchos chilenos ven la carta actual como ilegítima porque fue redactada durante la dictadura militar que terminó en 1990, aunque ha sido fuertemente enmendada desde entonces.

La idea de una nueva constitución chilena nació de una ola de ira pública que estalló en 2019 en manifestaciones masivas por el aumento de la desigualdad y el lamentable estado de los servicios públicos. Una asamblea de 154 miembros fue elegida en una votación al año siguiente para redactar el nuevo texto.

Sin embargo, la asamblea constituyente, elegida con una baja participación del 43 por ciento, ha sido criticada por no ser representativa. Está dominado por la izquierda y muchos de los que se mantuvieron como independientes resultaron ser activistas radicales. El Congreso está dividido equitativamente entre izquierda y derecha.

La votación del domingo se produce en medio de una inflación récord y una fuerte desaceleración en un país que durante mucho tiempo se ha enorgullecido de tener la economía más estable de América Latina. Los banqueros pronostican que Chile entrará en recesión técnica en la segunda mitad de 2022.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, podría perder políticamente si se rechaza el texto © REUTERS

Marta Lagos, una encuestadora, dijo que muchos chilenos sentían que su país había «tocado fondo» y que los actos extremos durante la campaña, que incluyeron desnudez pública, lo que algunos vieron como denigraciones de la bandera nacional y un incidente cuando un carro fue cargado contra un grupo de ciclistas— sirvió para desalentar aún más el estado de ánimo del público.

Robert Funk, politólogo, dijo que si bien las protestas de 2019 se centraron en la política social y las demandas de igualdad, la reforma constitucional se centró en cambio en aspectos de identidad, regionalismo y medio ambiente. “La gente ahora está reaccionando a eso. . . para muchos chilenos se siente como si ciertos grupos tuvieran un trato prioritario”, dijo.

Las últimas encuestas de opinión sugieren que el número de personas dispuestas a rechazar el nuevo texto se ha ampliado. Un total de 57 por ciento dijo estar en contra, frente a 43 por ciento a favor, según Pulso Ciudadano, aunque los analistas advirtieron que el hecho de que el referéndum fuera obligatorio hacía que las encuestas fueran menos confiables.

Lagos, la encuestadora, dijo que la distancia entre los dos campos “solo podría reducirse si hubiera una alta participación”, aunque se mostró escéptica sobre la efectividad de las multas para quienes no participaron. Alrededor de 15 millones de personas son elegibles para votar.

Natalie Barria, de 29 años, una trabajadora social que planea votar a favor, dijo que había “mucha desconfianza” sobre qué resultado era mejor para los chilenos. Incluso aquellos que probablemente se beneficiarían de las protecciones que ofrecería una nueva constitución estaban “temerosos de que no fuera la opción correcta”, dijo.

La nueva constitución transfiere ampliamente el poder al estado en lo que respecta a la prestación de servicios y otorga derechos ambientales y sociales de gran alcance en educación, salud y vivienda.

Define a Chile como un estado “plurinacional, intercultural, regional y ecológico” y ofrece reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas, que representan alrededor del 13 por ciento de la población chilena.

Pero su promesa de territorios autónomos con sus propios sistemas de justicia ha alarmado a muchos ciudadanos, incluidos algunos de la comunidad indígena, que temen la injusticia legal y una amenaza a la unidad nacional.

El documento también ha asustado a las empresas y los inversionistas extranjeros, quienes advirtieron que sus amplias disposiciones y su vaga redacción socavarían los derechos de propiedad en la economía dependiente de la minería y darían lugar a años de desafíos legales.

Gabriel Boric, el presidente de Chile de 36 años cuya coalición de izquierda ha defendido el proceso de reforma, ha llamado a la unidad. “Sea cual sea el resultado, no debemos perder de vista que seguiremos construyendo un país para todos”, dijo esta semana. “Debemos hacer el esfuerzo de aprender de nuestros adversarios”.

Boric, quien fue uno de los signatarios del proceso de convención constitucional, podría perder políticamente si se rechaza el texto. Algunos analistas dicen que su gobierno, cada vez más impopular, puede tener dificultades para manejar las expectativas del público después de la votación, en medio de los temores de un regreso a la violencia callejera. El índice de aprobación de Boric en la actualidad es del 38 por ciento.

El presidente ha dicho que propondrá un nuevo proceso de convención constituyente si se rechaza la carta, aunque Claudia Heiss, profesora de gobierno en la Universidad de Chile, dijo que no había garantías de que pudiera hacerlo.

“Legalmente, si se rechaza, el único resultado es que se mantenga la constitución actual”, dijo Heiss, y agregó que un rechazo también revitalizaría a la oposición derechista del país.

Funk dijo que, cualquiera que sea el resultado del domingo, aún existe un amplio consenso de que se necesita una nueva constitución chilena.

“Quién lo redactará, a partir de qué texto trabajarán y cuánto tiempo tomará”, fueron preguntas que debían aclararse, dijo Funk. Lo cierto, agregó, es que “no hay más espacio para experimentos políticos”.

Fuente

Publicado por PyE

Pilotos de Lufthansa se declaran en huelga por disputa salarial

Lukashenka declaró su apoyo a las acciones de Rusia en Ucrania