La extraña muerte del partido republicano francés

5 mins read
La extraña muerte del partido republicano francés

Después del ruido y la furia, la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas dejó pocas sorpresas. Como era de esperar, tenemos Macron vs Le Pen: segunda ronda. La segunda vuelta presidencial de este año será mucho más reñida que la versión de 2017, aunque Macron sigue siendo un gran favorito. Su principal enemigo es la complacencia y el cansancio de los votantes.

Sin embargo, igual de significativo es quién no disputará la segunda vuelta. Los resultados de la candidata republicana Valerie Pécresse y la candidata del Partido Socialista Anne Hidalgo fueron aún más deprimentes de lo que habían pronosticado las encuestas preelectorales. Tomaron una fracción superior al 7% entre ellos y ambos estaban por debajo del umbral del 5% para el reembolso mínimo de los gastos de campaña.

El lento declive del centro-izquierda y el centro-derecha es una tendencia que se ha repetido en gran parte de Europa durante la última década, pero es particularmente pronunciada en Francia. Hace diez años, el candidato socialista Francois Hollande derrotó al republicano Nikolas Sarkozy. Avance rápido hasta el presente, y los dos partidos que anteriormente habían dominado la política francesa durante la Quinta República ahora no son más que jugadores marginales menores, que luchan por hacerse oír. Ambos están rotos sin posibilidad de reparación.

Pécresse ya ha cambiado de opinión en la segunda ronda. El viernes, la candidata republicana insistió en que no animaría a sus seguidores a votar por Macron en la segunda vuelta; el domingo, sin embargo, hizo precisamente eso.

El candidato en tercer lugar, Jean Luc Mélenchon, ha instado a sus votantes a “no dar ni un solo voto a Marine Le Pen”. Eso debería darle a Macron una clara ventaja el 24 de abril.

Macron es todo lo centrista que puede ser un político y, sin duda, se ha tragado gran parte del viejo voto socialista y republicano. Aún así, los dos partidos ya estaban en declive terminal antes de que él emergiera, tanto por ideas como por sus registros en el cargo demasiado similares para que los votantes notaran la diferencia. Ambas partes se adhirieron con entusiasmo a la agenda de austeridad adoptada por la UE tras la crisis financiera de 2008.

¿Importa esto, especialmente porque Macron sigue siendo el gran favorito para ganar? Pero sin los partidos mayoritarios, Francia está en manos de populistas de diferentes matices.

Incluso si gana el 24 de abril, Macron estará fuera del Palacio del Elíseo en cinco años. La cuestión de quién lo sucederá estará en la agenda en menos de eso. Marine Le Pen, Jean Luc Mélenchon y Eric Zemmour están todos bien ubicados, habiendo obtenido más del 50% de los votos entre ellos.

Eso apunta a una elección parlamentaria altamente volátil en junio. ¿Podrá el agitador derechista Eric Zemmour traducir su 7% en escaños? Del mismo modo, Le Pen’s Reagrupamiento nacionalque todavía tiene sólo seis diputados en la Asamblea Nacional, y la de Mélenchon La France Insumiseque tiene 17, logra convertir sus millones de votos en un número decente de representantes electos?

Estos son tiempos particularmente turbulentos. Sin importar los costos de gasolina y calefacción del hogar, ¿quién se atreve a adivinar cuál será el precio del pan y la pasta dentro de tres o seis meses? Después de una pandemia que ha golpeado las finanzas públicas y personales, quien gane el 24 de abril será, casi con seguridad, crónicamente impopular en un año. Francia puede evitar un presidente extremista esta vez, pero ¿por cuánto tiempo?



Fuente

Latest from Blog