La guerra en Ucrania destaca la necesidad de una reforma de la UE con participación ciudadana

7 mins read
La guerra en Ucrania destaca la necesidad de una reforma de la UE con participación ciudadana

A medida que avanza la guerra de Rusia en Ucrania, la necesidad de reformar la UE y tener en cuenta las voces de los ciudadanos se ha vuelto más evidente, según los políticos que participan en la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

La conferencia es el primer experimento de democracia deliberativa de la UE en el que los ciudadanos de todo el bloque tienen voz en la formulación de políticas e incluso en posibles cambios de tratados.

En el contexto de la guerra, “está claro que los desafíos para el funcionamiento de la UE son numerosos. Tenemos que pensar en grande. Tenemos que actuar más rápido. Necesitamos reformar Europa”, dijo a EURACTIV Manfred Weber, presidente del Partido Popular Europeo.

Agregó que los ciudadanos son cruciales para este proceso ya que “quieren estar informados y comprometidos con el proyecto europeo, para darles una voz real”.

La presidenta del S&D, Iratxe García Pérez, también dijo a EURACTIV que los ciudadanos “están pidiendo un cambio con razón. Ahora tenemos el deber como políticos de garantizar el seguimiento adecuado”.

La conferencia comenzó el otoño pasado cuando 800 ciudadanos elegidos al azar propusieron 178 recomendaciones sobre cómo creen que deberían funcionar la UE y sus sociedades a través de reuniones presenciales y en línea.

Las recomendaciones fueron aprobadas entre diciembre y febrero, y han sido discutidas por el pleno de la conferencia, compuesto por 363 políticos nacionales y de la UE, y 108 ciudadanos, desde marzo.

La “bauta” a las instituciones de la UE

La Comisión Europea y el Consejo deben desempeñar ahora su papel, dando un seguimiento adecuado a las demandas de los ciudadanos a medida que se acerca el final de la conferencia.

“En el Parlamento, nos aseguraremos de que las voces de los ciudadanos se escuchen en Europa”, dijo Weber.

Weber y García Pérez participaron como presidentes de grupos de trabajo temáticos durante la segunda parte de la conferencia.

Los grupos de trabajo representan el “taller” central de la segunda etapa de la conferencia. Los ciudadanos tuvieron la oportunidad de discutir sus recomendaciones con los políticos para desarrollar un terreno común sobre las prioridades y la implementación de las recomendaciones.

Ambos presidentes evaluaron positivamente las discusiones de los grupos de trabajo.

“Fue un trabajo arduo, pero lo disfruté mucho… fue fascinante ver cómo al final logramos crear ideas y posiciones que fueron respaldadas por el grupo de trabajo”, dijo Weber.

García Pérez explicó que los ciudadanos estaban muy comprometidos en todos los temas y estaban listos para defender sus recomendaciones de manera exhaustiva y constructiva.

“Su compromiso rindió frutos y en las conclusiones finales mantuvimos intactas sus recomendaciones, y eso también fue una prioridad para mí”, agregó.

Críticas a los grupos de trabajo

Pero no todos tenían críticas tan entusiastas.

El funcionamiento de los grupos de trabajo fue criticado por Séamus Boland, presidente del grupo Diversity Europe del Comité Económico y Social Europeo (CESE).

Le dijo a EURACTIV que «el progreso al principio fue limitado, principalmente porque teníamos diferentes presidentes, lo que significó mucha inconsistencia en términos de gestión de la agenda… Entiendo que otros grupos de trabajo también tuvieron dificultades al principio».

Boland habló de la falta de implicación e “interacción con la sociedad civil organizada”, que define como “extremadamente preocupante”.

“La principal exclusión de la sociedad civil organizada se dio durante las discusiones plenarias y en ocasiones durante las reuniones de los grupos de trabajo”.

También cree que las organizaciones de la sociedad civil deben desempeñar un papel vital en el proceso de seguimiento de la conferencia.

Voces no escuchadas

Muchas organizaciones de la sociedad civil y los expertos cuestionaron el proceso de seguimiento ya que no no existe un plan detallado sobre la implementación de las recomendaciones, excepto reglas generales. Además, las instituciones de la UE parecen tener ideas diferentes sobre los enfoques, en particular con respecto a la posibilidad de cambios en los tratados.

Según el experto en derecho de la UE Alberto Alemanno, hasta el 12% de las 178 propuestas podrían requerir cambios en el tratado,

Sin embargo, los cálculos de la vicepresidenta de la Comisión Europea, Věra Jourová, estiman que aproximadamente la mitad de las propuestas de los ciudadanos requerirían un cambio en el tratado.

Si bien la Comisión dijo que optaría por cambios en el tratado como último recurso, el copresidente de la conferencia, el eurodiputado Guy Verhofstadt, dijo a los periodistas que “no veo una situación en la que el Consejo, la Comisión o el Parlamento declaren que no dar seguimiento a algunas recomendaciones ciudadanas. La tarea del plenario será reaccionar y dar cabida a cada uno de ellos. No hay escapatoria de esto”.

Los grupos de trabajo tendrán su última reunión los días 29 y 30 de abril en Estrasburgo, donde finalizarán las recomendaciones.

[Edited by Alice Taylor]



Fuente

Latest from Blog