La junta de Malí busca la revisión del acuerdo de defensa ‘desequilibrado’ con Francia

10 mins read
La junta de Malí busca la revisión del acuerdo de defensa 'desequilibrado' con Francia

En medio del aumento de las tensiones entre Malí y Francia, las autoridades de transición de Malí han pedido una revisión de los acuerdos bilaterales de defensa de 2013 entre París y Bamako. FRANCE 24 examina algunos de los detalles del acuerdo y el probable impacto del último desarrollo sobre el terreno.

Abofeteado con duras sanciones que efectivamente han cerrado Malífronteras de Malí y frente a las condenas occidentales por la presencia de mercenarios rusos del Grupo Wagner, Junta Militar ahora ha asumido los acuerdos bilaterales de defensa de 2013 entre París y Bamako.

En una entrevista con FRANCE 24 el domingo, el ministro de Relaciones Exteriores de Malí, Abdoulaye Diop, dijo que Bamako ha pedido oficialmente a Francia una revisión del pacto de defensa bilateral. La solicitud, que incluía enmiendas sugeridas, se hizo a fines de diciembre, agregó Diop.

Francia aún no ha reaccionado oficialmente a la solicitud, aunque fuentes diplomáticas francesas han dicho a los periodistas que París la está “examinando”.

El anuncio público del ministro de Defensa de Malí sobre la solicitud de revisión significa que hay más en juego y que “la situación es mucho más difícil y se complica cada vez más con Francia”, explicó Wassim Nasr, experto en contraterrorismo de FRANCE 24.

Las relaciones entre Francia y Malí se han desplomado desde el bloque regional de África Occidental CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental) anunció el 9 de enero duras sanciones contra Malí por el retraso en el calendario electoral de la junta. La junta, que tomó el poder en agosto de 2020, está bajo presión regional para que el país vuelva a tener un gobierno civil.

Las sanciones, respaldadas por Francia y la UE, cerraron efectivamente las fronteras terrestres y aéreas de la nación sin salida al mar, y la ONU y Air France anunciaron una suspensión temporal de los vuelos a Malí.

>> Leer más: En Mali, ‘Francia está pagando el precio de su propia ambigüedad’

FRANCE 24 examina los detalles de los acuerdos bilaterales de defensa y por qué se han convertido en una nueva fuente de controversia entre Francia y Malí.

Un acuerdo de emergencia para una intervención militar

Los acuerdos de defensa entre Francia y Malí se firmaron en marzo de 2013 tras el lanzamiento de la operación militar francesa en Malí el 11 de enero de 2013. Hace casi una década, cuando el norte de Malí cayó en manos de grupos rebeldes y yihadistas locales, las autoridades malienses solicitaron oficialmente una intervención militar francesa mientras los insurgentes avanzaban hacia la capital, Bamako.

Francia cumplió, desplegando alrededor de 4.000 soldados bajo la Operación Serval.

Un año más tarde, la misión militar se amplió para cubrir las operaciones antiinsurgentes en Malí y la región más amplia del Sahel bajo Operación Barkhane.

Antes del acuerdo de defensa de marzo de 2013, la asociación de seguridad entre Francia y Malí estaba definida por un acuerdo de cooperación técnica, firmado en 1985, que preveía posibles despliegues de soldados franceses en misiones de entrenamiento o bajo operaciones supervisadas por el mando del ejército maliense.

El pacto de seguridad bilateral de 2013 otorgó a las fuerzas francesas el estatus legal para facilitar su intervención en suelo maliense.

Permitir una «paz y seguridad duraderas»

El acuerdo de 2013, que se firmó apresuradamente mientras los insurgentes avanzaban hacia la capital de Malí, fue ratificado el 16 de julio de 2014 en Bamako durante una visita del entonces ministro de Defensa de Francia, Jean-Yves Le Drian, a Malí.

Siguiendo el modelo de acuerdos similares entre Mali y varios de sus socios africanos (Camerún, Togo, República Centroafricana, Gabón y Senegal), este acuerdo tiene como objetivo establecer una cooperación de seguridad fortalecida a largo plazo.

Prevé una contribución a la «paz y seguridad duraderas… en particular mediante la protección de las zonas fronterizas y la lucha contra el terrorismo». El acuerdo también permite el acceso al territorio maliense, «incluidas sus aguas territoriales y su espacio aéreo», con el consentimiento previo del Estado.

El tratado es válido por un período de cinco años, después del cual se renueva automáticamente. Sin embargo, especifica que «las Partes [sic] podrá, en cualquier momento y de mutuo acuerdo, enmendar por escrito el presente tratado».

El acuerdo se revisó en 2014, cuando la Operación Serval dio paso a la Operación Barkhane. Se revisó nuevamente en 2020, con el lanzamiento del Grupo de trabajo Takuba, compuesto principalmente por unidades de fuerzas especiales de varias naciones de la UE.

En tierra, misión sin cambios

En una entrevista con la televisión estatal de Malí el sábado por la noche, el primer ministro interino de Malí, Choguel Kokalla Maïga, criticó abiertamente el acuerdo militar, calificándolo de «desequilibrado» y señalando que Malí «ni siquiera puede volar sobre su territorio sin el permiso de Francia».

El 12 de enero, Malí denunció lo que llamó una «clara violación» de su espacio aéreo por parte de un avión militar francés que volaba desde Costa de Marfil a Malí.

Sin embargo, el ejército francés mantiene que existen acuerdos sobre la regulación del tráfico aéreo para evitar colisiones en el aire entre aviones militares. La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, dijo a los periodistas la semana pasada que las restricciones bajo las nuevas sanciones no cubren los vuelos militares.

Fuentes militares francesas sostienen que nada ha cambiado sobre el terreno, señaló Nasr. Han continuado los vuelos militares y de vigilancia en apoyo del ejército de Malí. Estos incluyen cuatro operaciones conjuntas entre los militares francés y maliense y la Fuerza de Tarea Takuba en los últimos días realizadas principalmente en la inestable región de Menaka, cerca de la frontera con Níger, agregó Nasr.

Pero las relaciones diplomáticas entre Malí y su antigua potencia colonial se han deteriorado desde que el Coronel Assimi Goïta expulsó al presidente de Malí, el difunto Ibrahim Boubacar KeIejército de reserva, en el golpe de agosto de 2020.

En los últimos meses, la junta de Malí ha acusado reiteradamente a París de injerencia en los asuntos del país. Los sentimientos nacionalistas en el país han aumentado con el creciente aislamiento regional e internacional de la junta. La semana pasada, decenas de miles de malienses respondieron a la llamado de la junta a protestas contra las sanciones de la CEDEAO.

Mientras tanto, la misión de mantenimiento de la paz de la ONU en Malí, MINUSMA, suspendió todos los vuelos de evacuación médica de emergencia en el país en espera de negociaciones con las autoridades malienses.

Las negociaciones y los llamados a revisar los acuerdos se producen cuando la situación de seguridad en Malí se deteriora, con mercenarios rusos participando en su primera lucha contra los grupos yihadistas en la región de Menaka, según Nasr.

“Si hay más complicaciones a nivel militar, en el terreno, por supuesto, beneficiará a las facciones yihadistas presentes allí”, dijo Nasr.

Este artículo ha sido traducido del originales en frances.

.

Fuente

Latest from Blog