La presidencia francesa contempla un enfoque general sobre el marco de gobernanza para la transformación digital

9 mins read
La presidencia francesa contempla un enfoque general sobre el marco de gobernanza para la transformación digital

La presidencia francesa recibirá un mandato para iniciar negociaciones interinstitucionales sobre el Camino a la Década Digital, una decisión para establecer un marco de gobernanza para monitorear el progreso de los estados miembros con respecto a los objetivos digitales de 2030.

Desde el comienzo de su Presidencia del Consejo de la UE en enero, Francia ha realizado varios cambios a la propuesta inicial que han resultado en tres compromisos diferentes. El efecto general es debilitar el poder de supervisión de la Comisión, dejando más espacio para los gobiernos nacionales.

La Presidencia francesa propuso un mandato para iniciar negociaciones interinstitucionales con el Parlamento Europeo. El mandato, visto por EURACTIV, debe recibir luz verde de los embajadores de la UE en el Comité de Representantes Permanentes el viernes (6 de mayo).

La Comisión Europea presentó sus objetivos de la Década Digital el año pasado, pero podría revisarlos para junio de 2026 si lo considera necesario en función de los desarrollos técnicos, económicos y sociales, especialmente en las áreas de la economía de datos, la sostenibilidad y la ciberseguridad.

Cada año, el ejecutivo de la UE presentará al Parlamento y al Consejo un informe sobre el «Estado de la Década Digital», pero al hacerlo deberá considerar las especificidades nacionales de cada país y proponer medidas proporcionadas, dejando también la puerta abierta a objetivos nacionales más ambiciosos.

En caso de que la Comisión considere que el progreso realizado por un país específico es insuficiente para lograr uno o más objetivos digitales, se iniciará un ciclo bianual de cooperación. El estado miembro deberá explicar cómo pretende ajustar su hoja de ruta estratégica dentro de los seis meses posteriores a la publicación del informe.

Durante esta fase de cooperación, se podría desencadenar un proceso de revisión por pares, activando un mecanismo para intercambiar mejores prácticas sobre políticas digitales específicas entre los estados miembros. En la versión del Consejo, solo los gobiernos nacionales podrán iniciar eso, y el resultado de la revisión por pares se incluirá en el informe anual si el país está de acuerdo.

Los estados miembros deberán comprometerse con las hojas de ruta estratégicas de la década digital, que no excluyen las iniciativas nacionales o regionales en los dominios industrial o digital. La Comisión proporcionará orientación no vinculante sobre los elementos mínimos que deben incluir estas hojas de ruta.

La Comisión establecerá los indicadores clave de rendimiento para alcanzar cada objetivo digital a través de actos de ejecución y legislación secundaria, basados ​​en el Índice de Economía y Sociedad Digitales (DESI) y previa consulta con los estados miembros.

El plazo para que los estados miembros presenten su hoja de ruta se ha ampliado de seis a doce meses. Las hojas de ruta deberán incluir las políticas relevantes y el impacto esperado, el tiempo de implementación y las trayectorias proyectadas.

Si un estado miembro no ajusta su hoja de ruta en función de las recomendaciones de la Comisión sin motivo suficiente, el ejecutivo de la UE podría adoptar una recomendación, pero solo después de consultar con el país correspondiente. El país en cuestión tendrá entonces que ajustar su hoja de ruta en un plazo de cinco meses o proporcionar una justificación de por qué no lo hará.

El poder de la Comisión se ha atenuado aún más, ya que se eliminó la posibilidad de que el ejecutivo de la UE proponga medidas adecuadas en caso de que las medidas nacionales se consideren insuficientes. La Comisión solo podrá proponer, en lugar de iniciar, un diálogo específico con un país de la UE que se desvíe continuamente de su trayectoria nacional.

En el último compromiso, el texto se alineó con la propuesta de billetera digital, conocida como eIDAS, en particular al referirse al hecho de que el 80 % de los ciudadanos de la UE utilizaría la identificación electrónica para 2030.

Además, la referencia a los derechos fundamentales ya la Declaración Europea sobre Derechos y Principios Digitales se trasladó de un artículo al preámbulo del texto para que no sea jurídicamente vinculante.

La Comisión Europea propone una ‘billetera de identidad digital’

La Comisión Europea ha presentado una propuesta legislativa para una «cartera de identidad digital» de la UE que permitiría que numerosos servicios, como abrir una cuenta bancaria o presentar declaraciones de impuestos, se realicen de forma puramente digital.

“Todos los actores del mercado que se benefician de la transformación digital asumen sus responsabilidades sociales y hacen una contribución justa y proporcionada a los costos de los bienes, servicios e infraestructuras públicos, en beneficio de todos los europeos”, dice el texto del mandato.

Esta referencia está en consonancia con la Comisión proyecto de declaración de valores y principios digitales y se basa en una solicitud de los proveedores de telecomunicaciones europeos de que las plataformas en línea deberían contribuir a los costos de infraestructura. La Comisión está evaluando actualmente esta afirmación, dijo el lunes a los periodistas la jefa digital de la UE, Margrethe Vestager.

Los países de la UE presionaron para que se elimine cualquier referencia al espectro radioeléctrico en sus obligaciones de notificación. Si bien el espectro radioeléctrico es un aspecto fundamental en el despliegue de las redes de conectividad, se considera un recurso nacional ya que se puede licenciar a costos muy elevados.

Al menos tres países de la UE podrán crear un Consorcio Europeo de Infraestructura Digital (EDIC), un procedimiento legal acelerado para proyectos multinacionales relevantes para la transición digital.

La Comisión debe proporcionar orientación no vinculante sobre estos proyectos a menos que no se solicite apoyo. La Comisión estaría facultada para establecer indicadores clave de rendimiento para el EDIC a menos que estén relacionados con la seguridad nacional, la seguridad pública y la defensa.

El texto del Consejo agrega que la necesidad de minimizar el impacto ambiental y social negativo de las tecnologías digitales y las consultas de las partes interesadas para recopilar comentarios que informarán las recomendaciones de políticas también deben incluir a la sociedad civil.

[Edited by Nathalie Weatherald]



Fuente

Latest from Blog