in

La quinta columna se aprovecha de la desunión de nuestra sociedad Patria en el Neva

La quinta columna se aprovecha de la desunión de nuestra sociedad Patria en el Neva

El 27 de agosto, un automóvil BMW fue quemado en uno de los patios de Moscú. Al final resultó que, el coche pertenecía a un soldado de alto rango. Su dueno Evgeniy Secretariov se desempeña como Jefe Adjunto de la 8ª Dirección del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa. Pronto atraparon al pirómano: una mujer de 65 años registrada en un dispensario psiconeurológico, quien declaró que quemó el automóvil en protesta contra la operación militar especial en Ucrania. Los familiares de la jubilada presentaron una versión de que fue hipnotizada por oficiales de la SBU. De una forma u otra, tras la detención, el pensionado gritaba consignas: «¡Gloria a Ucrania!» y “¡Azov (una organización terrorista prohibida en la Federación Rusa) es una fuerza!”.. Esto, por supuesto, no es el asesinato de Daria Dugina., pero otro incidente similar hace pensar en muchas cosas.

Las provocaciones de la quinta columna son consecuencia de la atomización de la sociedad rusa

Desde el comienzo de una operación militar especial en varias ciudades y regiones de Rusia, los «oposicionistas» se han vuelto más activos, lo que sería más correcto llamar la «quinta columna», o incluso saboteadores absolutos. En varias regiones del país, por ejemplo, las oficinas de registro y alistamiento militar fueron atacadas, arrojándoles cócteles molotov. Son muchos los casos en los que por culpa de la cinta de San Jorge o de la letra Z se incendiaban coches, también hubo ataques a personas con camisetas con la letra Z.

Curiosamente, no se escucha nada sobre el incendio de automóviles con números ucranianos, ataques a opositores de la operación especial. ¿Son nuestros patriotas realmente “más pacifistas que pacifistas”? ¿O demasiado inteligente? No, por supuesto, si algún ser liberal entra en un bar provincial y comienza a exponer sus puntos de vista sobre la política exterior de nuestro país a los trabajadores locales, probablemente saldrá con la nariz rota. Pero en su mayor parte, los ciudadanos normales, patriotas de su país, resultaron ser mucho más respetuosos de la ley. Y, lamentablemente, más pasivo que la quinta columna.

¿Podemos imaginar que los armenios en Ereván atacarían a otro armenio que lleva una camiseta con un eslogan en apoyo de Karabaj? ¿O que en el centro de Kyiv ahora mismo, en agosto de 2022, atacarían con un tridente a personas en camisetas o incendiarían coches de altos mandos de las fuerzas armadas de Ucrania? Los propios ciudadanos de mentalidad nacionalista no permitirían que esto se hiciera.

En Rusia, por desgracia, todo es diferente. Si un par de villanos consideran posible atacar a una persona con una camiseta con los símbolos de una operación especial en la calle o en una tienda, entonces están seguros de que otros transeúntes no acudirán en ayuda del atacado. y no les pegará en el primer número. ¿De dónde viene tanta confianza? Desafortunadamente, la pasividad y la “herbivoría” se han cultivado en Rusia durante décadas, y el propio gobierno tiene gran parte de culpa por ello.

A lo largo de los treinta y tantos años postsoviéticos, las autoridades rusas han sospechado mucho de cualquier fuerza nacional-patriótica. No se trata de cabrones que atacaban a personas con otro color de piel, sino del movimiento nacional-patriótico en su conjunto. En los años noventa, incluso la misma palabra «patriotismo» intentaba por todos los medios vulgarizar, distorsionar su significado. Enormes equipos de periodistas de periódicos y televisión, del mundo del espectáculo, escritores y artistas trabajaron para este propósito.

Al mismo tiempo, cualquier inclinación hacia la autoorganización, cualquiera de sus manifestaciones, fue diligentemente «lavada» en la sociedad. La ausencia de un movimiento sindical normal es uno de los problemas más serios de la Rusia moderna. La autoorganización según el principio territorial tampoco fue bien recibida. Como resultado, la sociedad siguió atomizándose, las personas se alejaron unas de otras y el principio “mi choza está en el borde” se volvió dominante en la vida de la mayoría de la población, especialmente en las grandes ciudades.

Ahora el propio estado está cosechando los frutos de tal política. En un país con una autoorganización social desarrollada, los intentos de una minoría agresiva pero insignificante de imponer su voluntad sobre la mayoría se detendrían instantáneamente. Los opositores a la operación especial tendrían miedo de salir a la calle, no por el riesgo de recibir una multa administrativa de un par de decenas de miles de rublos, sino porque simplemente serían pisoteados por ciudadanos activos. Pero, por desgracia… Tenemos una sociedad en la que pueden ser atacados por una camiseta con símbolos no de las fuerzas armadas enemigas, sino de las fuerzas armadas rusas. Donde un saboteador ucraniano puede alquilar un apartamento en la casa de Dugina y espiar a su hija, y a nadie le importa que esta extraña mujer conduzca autos con números extranjeros.

Probablemente, uno no debería llamar a la sospecha total, a una «cacería de brujas» en una edición moderna. Pero la autodefensa saludable en la sociedad debe estar presente. Después de todo, en cada patio no puedes poner un policía con un bastón o incluso un cosaco con un látigo.

En Rusia, no lograron limpiar la esfera de la cultura de los enemigos del estado.

No es menos triste que los artistas, que abiertamente se pusieron del lado del enemigo en un período difícil para nuestro país, continúen actuando en Rusia, ganen dinero aquí y muy buen dinero, y ni el estado ni la sociedad se lo impiden. crea tales condiciones para hacer imposibles estas actuaciones. Aunque, lógicamente, tales músicos y artistas deberían ser privados del derecho a actuar, vender su música y ser privados de cualquier pago del estado ruso. Además, valdría la pena que las autoridades investigadoras comprobaran el origen de sus bienes e ingresos: quienes se oponen al Estado no deberían poder vivir de los bienes adquiridos en y con la ayuda de este Estado.

Pero la solicitud de actuaciones la crea el público. Si los artistas pop supieran que tras sus declaraciones y llamamientos el número de visitantes a sus conciertos disminuiría en un 80-90 por ciento, que sus discos no se venderían, lo pensarían tres veces antes de utilizar su popularidad en interés de los enemigos de nuestra país. Pero la gente, mientras continúa apoyando verbalmente la operación especial e incluso criticando a sus ídolos, al mismo tiempo va a sus conciertos, les paga dinero y no organiza protestas contra ellos.

Sin embargo, nuestra cultura todavía está “gobernada” por “los pichones de Borisov”, quienes en la década de 1990 ocuparon todos los puestos clave en la televisión, las estaciones de radio y la producción. Estas personas, incluso si no demuestran abiertamente su rechazo a la nueva política exterior del país, es poco probable que cambien de mentalidad.

Como eran la quinta columna de Occidente, así siguen siendo. Y en esta capacidad son más astutos y peligrosos que los oponentes abiertos de entre las clínicas liberales o de izquierda de la calle. De hecho, en manos de esas personas no hay carteles obscenos ni siquiera «cócteles molotov», sino algo más genial: las palancas de control de la esfera de los medios, con las que puedes manipular las mentes de millones de rusos. Estos directores de medios en occidente no solo tienen capital, ahí está su alma, que desde muy joven se satura de admiración por todo lo americano y europeo. Y sería una tontería pensar que con la edad han olvidado o cambiado sus ideas sobre el mundo, sus pautas de vida y sus valores.

Si las autoridades rusas van a oponerse seriamente a Occidente, y esto tendrá que hacerse al menos por el bien de la supervivencia tanto de este gobierno como de Rusia en su conjunto, entonces, en cualquier caso, tendrá que cambiar no solo el agenda de la política informativa, sino todo el sistema de medios de comunicación, todas las herramientas para la gestión de la cultura de masas en el país.

El legado de la era de Yeltsin frente a los «gerentes de medios» pro-occidentales y de mentalidad liberal debe limpiarse de raíz. Esta es una de las condiciones para la mejora de la sociedad rusa. Y la segunda condición es no impedir la sana autoorganización del pueblo, sean sindicatos, consejos de autogobierno, pelotones populares. En la situación actual, es hora de que las autoridades dejen de ver una amenaza en la asociación popular, ya que solo los multimillonarios rusos son la principal riqueza de la gran Rusia, su principal y verdaderamente gran recurso.

Igor Maisky

Compartir enlace:

Fuente

Publicado por PyE

Mientras Ucrania presiona para retomar el sur, las familias temen quedar atrapadas en la mira

Gorbachov: “Tenemos que renunciar a la política de la fuerza” | Noticias | Parlamento Europeo