La trata de personas hace sonar las alarmas en el dividido Chipre

9 mins read
La trata de personas hace sonar las alarmas en el dividido Chipre

El conflicto congelado de Chipre proporciona un terreno fértil para los traficantes de personas, con casos en niveles «alarmantes» en el estado miembro de la UE, y el norte ocupado se considera tan malo como Afganistán.

“La amo, pero al mismo tiempo me recuerda mi pasado”, dijo una sobreviviente de trata camerunesa, refiriéndose a su pequeña hija.

“Hubo tanto abuso durante esos meses”, agregó la mujer de unos 20 años, quien dijo que un cliente la rescató de su terrible experiencia.

“Yo no morí… y Dios me salvó, así que sé que Él tiene un plan para mi vida”, le dijo a una ONG que trabaja con sobrevivientes, quien pidió permanecer en el anonimato para proteger su identidad.

El año pasado, el Departamento de Estado de EE. UU. rebajó a Chipre en su Informe anual sobre trata de personas del Nivel 1, el más alto, al Nivel 2, citando problemas que incluyen procedimientos judiciales prolongados y la falta de condenas.

Si bien el informe no clasifica formalmente a la República Turca del Norte de Chipre ocupada, solo reconocida por Ankara, dice que el territorio estaría en el Nivel 3 con los peores infractores, incluidos Afganistán y Corea del Norte, si lo hiciera.

Chipre ha estado dividido desde 1974 después de que Turquía invadiera en respuesta a un golpe patrocinado por Grecia.

Y la falta de progreso en la resolución del conflicto desvía la atención y los recursos de temas como la trata de personas, dijo Nasia Hadjigeorgiou, profesora asistente de justicia transicional y derechos humanos en la Universidad de Central Lancashire, Chipre.

El estancamiento también significa que no hay colaboración entre las fuerzas del orden de los dos lados, dijo Hadjigeorgiou.

Entonces, la trata de personas en la isla “literalmente no se está abordando”, dijo.

‘Alarma roja’

En el norte, los traficantes están abusando de las regulaciones de visas de estudiantes, dijo Fezile Osum de la Plataforma de Derechos Humanos del norte, calificando la situación de «alarma roja».

La organización administra una línea directa contra la trata que ha identificado a 12 víctimas, todas de trata sexual, desde finales del año pasado.

En algunos casos, las mujeres jóvenes de países africanos son traídas como estudiantes, pero cuando llegan, “las encierran en apartamentos privados y las obligan a tener relaciones sexuales (comerciales)”, dijo Osum.

Eso se suma a los casos de trata de personas en clubes nocturnos, donde las mujeres con visas de «camarera» y «anfitriona» deben hacerse controles regulares de ETS a pesar de que la prostitución organizada es ilegal en el territorio, agregó.

Un sobreviviente dijo que los clubes a veces usaban el chantaje y las drogas para controlar a las mujeres traficadas, dijo Osum.

El norte criminalizó la trata de personas por primera vez en 2020, pero Osum dijo que aún no se habían registrado condenas.

Sabía de una víctima que había denunciado su terrible experiencia a la policía en el sur, solo para que le dijeran: «esto sucedió en el norte… ¿cómo podemos recopilar evidencia de que en realidad fuiste traficada?»

El político turcochipriota Dogus Derya dijo que el estado no reconocido del territorio significaba que no podía cooperar con organismos internacionales para combatir el crimen organizado.

El norte “puede ser visto como un área de ‘impunidad’ para los traficantes de personas”, dijo.

‘Sin esperanza’

Un informe de la Comisión Europea de 2020, que hace referencia a datos de 2017-2018, dijo que Chipre eclipsó a todos los demás países de la UE en cuanto a la cantidad de víctimas identificadas o presuntas de trata de personas en relación con su población, con 168 por millón de personas. Gran Bretaña quedó en segundo lugar con 91.

“Cuando llegan, no tienen esperanza para el futuro”, dijo Paraskevi Tzeou, miembro de la junta directiva de Cyprus Stop Trafficking, refiriéndose a las sobrevivientes que buscan ayuda en el refugio para mujeres de la organización en el sur.

Han sido “de casi todas partes”, desde los países de la UE Rumania y Bulgaria hasta Rusia, Ucrania, Etiopía, Nigeria, Moldavia, Camerún, India y Nepal, dijo un trabajador del refugio, que pidió permanecer en el anonimato.

La República de Chipre, que controla el sur de la isla, adoptó una legislación más integral contra la trata en 2014, reforzándola cinco años después.

El sur reconoció oficialmente a 21 víctimas de la trata de personas el año pasado, dijo Eleni Michael, jefa de la unidad policial contra la trata.

Pero 169 personas fueron clasificadas como “posibles víctimas”, según mostraron las cifras oficiales.

La policía trabaja incansablemente para identificar y ayudar a los casos reales, dijo Michael a la AFP, pero solo las denuncias verificadas pueden conducir al estatus oficial de víctima.

“Si nos dijeron que fueron explotados fuera… del territorio de Chipre, es un poco difícil de aclarar”, dijo.

Chipre ha tratado de acelerar los procedimientos judiciales glaciales, asegurando varias condenas recientes por tráfico.

Pero un tribunal de Limassol dijo el mes pasado que “los delitos de tráfico han alcanzado proporciones alarmantes en nuestro país”.

Otros casos se han derrumbado, incluido el de cuatro policías de inmigración arrestados en 2018 bajo sospecha de ayudar a una red de tráfico.

«Los testigos clave, que fueron las víctimas de los delitos… no pudieron ser rastreados para prestar declaración… a pesar de los intentos realizados para localizarlos a través de EUROPOL», dijo a la AFP la oficina del fiscal general.

En un leve rayo de esperanza, un comité técnico en materia penal reúne a representantes de ambos lados de la isla.

Pero no tiene autoridad legal, dijo el copresidente grecochipriota Andreas Kapardis.

“Puede hacer algo (para ayudar a combatir el tráfico) si hay voluntad política”, dijo.

Pero la preocupación por el reconocimiento oficial del norte “frena algunas ideas”, agregó.



Fuente

Latest from Blog