Las acciones de Asia se muestran apáticas a medida que avanza el año difícil

7 mins read
Las acciones de Asia se muestran apáticas a medida que avanza el año difícil

SYDNEY: Los mercados bursátiles asiáticos tuvieron un comienzo apático el jueves cuando la propagación de Omicron nubló lo que es el último día de negociación del año para muchas bolsas en todo el mundo, mientras que el petróleo estaba cerca de terminar 2021 con ganancias de más del 50 por ciento.

Con los casos de coronavirus alcanzando niveles récord, muchos países están tratando de limitar el daño económico relajando las reglas sobre el aislamiento en lugar de recurrir a bloqueos.

Hubo algunos datos económicos positivos de Corea del Sur, donde un aumento del 5,1 por ciento en la producción industrial de noviembre podría indicar una relajación de los cuellos de botella de la oferta mundial.

Aún así, 2021 ha sido difícil para gran parte de la región y el índice más amplio de acciones de Asia-Pacífico de MSCI fuera de Japón se mantuvo plano en el día y bajó un 6 por ciento en el año.

Los blue chips chinos también han perdido un 6% debido a las grandes caídas en las tecnologías a medida que Pekín endureció las restricciones al sector.

El Nikkei de Japón cayó un 0,7 por ciento el jueves, lo que lo dejó con un modesto aumento del 4,6 por ciento en el año y algo lejos de un máximo de tres décadas alcanzado en septiembre. Tokio está cerrado el viernes.

Taiwán tuvo un desempeño superior con un aumento del 24 por ciento gracias a la demanda candente de chips de computadora en medio de una oferta limitada.

Ajay Kapur, analista de BofA, ve algunas ventajas para los mercados asiáticos en el corto plazo, pero es neutral desde el segundo trimestre en adelante dado que es cuando es probable que la liquidez global alcance su punto máximo ya que la Reserva Federal deja de comprar activos.

También es bajista sobre China por las expectativas de que la economía continuará desacelerándose y las ganancias de la compañía decepcionarán.

Los futuros del S&P 500 cedieron un 0,2% en las primeras operaciones, mientras que los futuros del Nasdaq perdieron un 0,3%.

Wall Street ha tenido un año estelar gracias a las ganancias corporativas optimistas y las ayudas extraordinarias de los estímulos políticos. El S&P 500 ha subido un considerable 28% y observa su mejor desempeño en tres años desde 1999.

El Nasdaq está adelantado en un 22 por ciento en el año, aunque gran parte de eso se debe a aumentos estratosféricos en el valor de solo siete grupos tecnológicos: solo Apple representa el 11 por ciento del índice.

Los mercados de bonos se han visto estresados ​​por la persistencia de la inflación estadounidense y el consiguiente giro agresivo de la Fed, y los inversores ahora están valorando una primera subida de tipos en marzo o mayo.

Los rendimientos a dos años se han disparado 55 puntos básicos desde septiembre hasta situarse en el 0,75%, cerca del nivel más alto desde marzo del año pasado.

Los bonos a más largo plazo han sufrido relativamente menos y la curva de rendimiento se ha aplanado notablemente, lo que sugiere que los inversores están apostando a que una Fed más agresiva ahora significará una inflación y un crecimiento más lentos en el futuro y un pico más bajo para las tasas.

El jueves, los rendimientos a 10 años subieron 6 puntos básicos durante la semana a un 1,55 por ciento, pero muy por debajo del máximo del 1,776 por ciento alcanzado en abril.

La perspectiva de la Fed se ha combinado con flujos de refugio seguro para apuntalar al dólar estadounidense, aunque se encontró con cierta toma de ganancias durante la noche cuando el euro rebotó a 1,1351 dólares y se alejó del mínimo de noviembre de 1,1184 dólares.

Gran parte de la acción se produjo en el yen, que se ha topado con amplias ventas de fin de año durante la semana pasada. El euro alcanzó su nivel más alto desde mediados de noviembre a 130,53 yenes, al igual que el dólar a 115,04 yenes.

En los mercados de materias primas, el oro se mantuvo estable en US $ 1.804 la onza, aunque eso lo dejó un 5% más bajo en el año.

Los precios del petróleo subieron el miércoles, luego de que los datos del gobierno mostraran que los inventarios de crudo de EE. UU. Cayeron la semana pasada, contrarrestando las preocupaciones de que el aumento de casos de coronavirus podría reducir la demanda. [O/R]

Eso puso el sello a un año espectacular para el petróleo, ya que el Brent subió más del 50 por ciento en medio de suministros limitados, lo que aumentó considerablemente el pulso de la inflación mundial.

El jueves, el crudo estadounidense bajó 9 centavos a 76,47 dólares el barril, mientras que el Brent aún no cotizaba a 79,23 dólares.

(Editado por Shri Navaratnam)

Fuente

Latest from Blog