in

López Obrador propone entregar más poder a las Fuerzas Armadas de México

López Obrador propone entregar más poder a las Fuerzas Armadas de México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presentó una reforma al Congreso que pone a los 118.000 efectivos de la Guardia Nacional del país bajo el mando de la Secretaría de Defensa, a pesar de que la constitución establece que la fuerza debe operar bajo un liderazgo civil.

La medida ha alarmado a organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos, que advierten que militariza aún más la seguridad pública y otorga aún más poder a los generales. Cuestionan la eficacia de la Guardia Nacional, que ha carecido de transparencia en sus operaciones desde que fue creada en 2019.

“El propósito de esta iniciativa no es militarizar el país ni instaurar el autoritarismo, sino cuidar, con [Defence Ministry] orientación, el sano crecimiento de la que debe ser la principal institución de seguridad pública de México”, dijo López Obrador la noche del miércoles.

La propuesta del presidente de izquierda surge cuando la violencia convulsiona a México. Los cárteles de la droga luchan entre sí por el territorio y recurren a tácticas terroristas como la movilización de matones que, durante una semana especialmente sangrienta de agosto, mataron civiles al azar y quemaron camiones, autobuses y negocios.

López Obrador ha minimizado la violencia e insistido en que la seguridad pública en México está mejorando. Acusó a la prensa de sensacionalismo al cubrir los recientes espasmos de narcoviolencia. “Sin duda, nuestros oponentes están exagerando”, dijo en agosto. “No hay gran problema”.

El Congreso tiene 30 días para votar la iniciativa, que cambiaría las leyes que rigen a la Guardia Nacional y transferiría fondos del Ministerio de Seguridad Pública a las Fuerzas Armadas, pero no cambiaría la constitución. El partido Morena del presidente y sus aliados tienen mayorías en ambas cámaras del congreso, pero carecen de los votos para cambiar la constitución.

Los críticos están preocupados por las implicaciones de dar a los militares el control de la Guardia Nacional. “En su mayoría es una fuerza auxiliar de hombres armados, que pueden desplegarse junto con la policía municipal, la policía estatal, pero que en realidad no es capaz de desempeñar el papel de policía municipal”, dijo Samuel Storr, investigador de la Universidad Iberoamericana en México. Ciudad.

López Obrador ganó el poder en 2018 haciendo campaña con el lema “Abrazos, no balazos” y prometiendo un nuevo enfoque de la seguridad pública. Pero rápidamente aumentó la dependencia de las fuerzas armadas, que han sido desplegadas por sucesivos presidentes en los últimos 15 años para tratar de pacificar el país.

La Guardia Nacional fue concebida como una amalgama de la Policía Federal y la policía militar bajo dirección civil. Pero Storr dijo que la nueva fuerza ha comenzado a expulsar a los ex agentes de la Policía Federal y no ha actuado como una fuerza policial tradicional. El Ministerio de Defensa no respondió a una solicitud de entrevista.

“La cantidad de personas que han sido detenidas como resultado del trabajo de inteligencia es muy pequeña”, dijo Storr.

Lilian Chapa Koloffon, investigadora de políticas de World Justice Project, dijo: “El problema es que los soldados no están capacitados ni están interesados ​​en realizar actividades policiales a nivel local, como la prevención de delitos. . . tales como robo, asalto, robo de autos y extorsión”.

López Obrador comenzó a desmantelar la Policía Federal poco después de asumir el cargo, alegando que era irremediablemente corrupta. Esa fuerza recién había sido creada durante la administración de Felipe Calderón 2006-2012, con el objetivo de convertirse en una fuerza profesional moderna.

“Todo presidente reinventa la rueda”, dijo Ernesto López Portillo, jefe del programa de seguridad ciudadana de la Universidad Iberoamericana. “Es solo que ningún presidente había pensado que estaría completamente controlado por los militares como este presidente ahora”.

López Obrador ha recurrido a los militares a lo largo de su presidencia para tareas que van desde la construcción de un aeropuerto y un ferrocarril hasta la gestión de un parque nacional y la operación de puertos.

El portavoz del Gobierno Jesús Ramírez señaló una encuesta del periódico mostrando un 80 por ciento de aprobación para que las fuerzas armadas de México asuman un papel más importante en la lucha contra los cárteles de la droga y el crimen organizado. El ejército y la marina siguen siendo las instituciones más confiables del país.

Los militares se retiraron en gran medida de la política después de la muerte de los generales de la revolución de 1910, lo que ahorró a México los golpes comunes en otros países latinoamericanos. Pero el trato alcanzado con los militares los dejó sin una fuerte supervisión civil y sin una cultura de secreto, según los analistas.

“La tendencia es fortalecer lo militar y debilitar lo civil”, dijo López Portillo. “Esa es una tendencia política, no una tendencia de seguridad pública”.



Fuente

Publicado por PyE

Ucrania identifica a sospechoso de crímenes de guerra rusos según informe de CNN

Zelensky abolió la delegación ucraniana en el grupo de contacto