Los administradores de activos no cumplen las promesas de desinvertir en Brasil por la deforestación

11 mins read
Los administradores de activos no cumplen las promesas de desinvertir en Brasil por la deforestación

Varios grupos de inversión europeos que el año pasado amenazaron con desinvertir en Brasil debido a la creciente deforestación no lo han hecho, incluso cuando nuevas cifras muestran que el ritmo de destrucción de la selva amazónica está en su peor momento. desde 2006.

Los minoristas de alimentos europeos, incluidos los británicos Tesco y M&S, también se han alejado de amenazas boicotear los productos brasileños, diciendo ahora que están a favor de un enfoque unido de la industria y el gobierno para detener la tala de la selva tropical más grande del mundo.

La falta de acción ha generado preocupaciones sobre el compromiso de los administradores de activos y los minoristas de tomar medidas efectivas si no se cumplen los objetivos ambientales. También ha generado preocupaciones de que la administración del presidente Jair Bolsonaro, quien ha defendido durante mucho tiempo abriendo la selva al desarrollo comercial, podría sentirse envalentonado si cree que no se producirán boicots.

«Los datos más recientes destacan que, lamentablemente, aún no se ha producido un cambio real [in the Brazilian Amazon]. Esto nos preocupa cada vez más, ya que no queremos que nos acusen de ‘lavado de compromiso’, lo que significa tener un poco de diálogo para lucir bien, pero sin lograr un progreso real ”, dijo Thede Rüst, director de deuda de mercados emergentes en Nordea Asset Management, solo uno de dos grupos de inversión de siete para cumplir con sus amenazas de desinversión.

«Si no pasa nada, [then] esto puede dañar los compromisos futuros a medida que los países aprendan que pueden desviar las críticas comprometiéndose sin tomar medidas ”, dijo Rüst, y señaló que Nordea había vendido en agosto del año pasado acciones de la empacadora de carne brasileña JBS por valor de 40 millones de dólares sobre su historial ambiental.

En junio de 2020, más de dos docenas Instituciones financieras de todo el mundo escribieron al gobierno brasileño para exigirle que controle la creciente deforestación que, según dijeron, ha creado «una incertidumbre generalizada sobre las condiciones para invertir o proporcionar servicios financieros a Brasil».

Siete de las empresas, incluido el fondo de pensiones más grande de Noruega, KLP, y Legal & General Investment Management del Reino Unido, explícitamente amenazado desinvertir en frigoríficos y comerciantes de cereales vinculados a la deforestación, así como en bonos soberanos brasileños, si la situación no mejoraba.

Jeanett Bergan, entonces jefe de inversión responsable en KLP, dijo a Reuters en ese momento que las desinversiones podrían ocurrir “tan pronto como este año [2020]. «

Desde entonces, la deforestación ha seguido aumentando. Más de 13.200 kilómetros cuadrados de selva tropical fueron arrasado en los 12 meses entre agosto del año pasado y julio, un aumento del 22 por ciento con respecto al año anterior y la tasa más alta de deforestación en 15 años, según los datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil.

Por lo general, el bosque se arrasa para dar paso a la ganadería, el cultivo de soja o la extracción de oro, gran parte de la cual se filtra a través de cadenas de suministro mal reguladas hacia los mercados internacionales.

De los siete grupos, solo Nordea y el grupo holandés Robeco realizaron desinversiones el año pasado, y la mayoría de las empresas ahora dicen que están a favor del «compromiso», en particular después de la reciente cumbre COP26 en Glasgow, donde Brasil obtuvo elogios por comprometerse a erradicar las actividades ilegales. deforestación para 2028.

“Las exclusiones y la propiedad activa son dos herramientas igualmente importantes que nosotros, como inversores, tenemos a nuestra disposición. La desinversión puede ser la solución, pero no siempre es así. A veces, el compromiso nos lleva más allá ”, dijo Sara Skärvad de Storebrand, que copreside el Diálogo de políticas de inversionistas sobre deforestación (IPDD), un grupo de presión de inversionistas.

Graham Stock, socio de BlueBay Asset Management, que ha estado hablando con el gobierno brasileño como el otro copresidente de IPDD, dijo: «No creo que debamos renunciar al compromiso todavía», y agregó que los nuevos datos muestran una disminución de los incendios en el Amazonas en los últimos tres meses sugirió que estaba emergiendo una “imagen ligeramente mejor”.

«[Our clients] quiero saber sobre el compromiso. No están reduciendo sus intereses en Brasil a este único tema. Hay otros elementos en la ESG [environmental, social and governance] historia. La desinversión sería un instrumento contundente y una reacción exagerada ”, dijo.

KLP de Noruega, Storebrand y el administrador de activos del Reino Unido LGIM dijeron al Financial Times que no se habían separado de Brasil por preocupaciones ambientales en el último año. El fondo de pensiones estatal sueco Ap7 dijo que no se había desinvertido, pero agregó que había «incluido a JBS en la lista negra hace un par de años» debido a preocupaciones sobre las prácticas laborales.

DNB Asset Management, con sede en Oslo, dijo que había «excluido previamente» empresas en función del riesgo de deforestación, y las empresas brasileñas con vínculos con la deforestación ilegal no formaban parte de sus mandatos gestionados activamente. Dijo que estaba en «diálogo continuo» con el grupo de agronegocios Bunge, que está incluido en los fondos indexados que administra el grupo.

Todos los grupos de inversión que hablaron con el Financial Times dijeron que aún considerarían desinvertir si Brasil no tomaba más medidas.

JBS no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios. Bunge dijo que «no obtiene soja de áreas deforestadas ilegalmente» y que estaba «comprometido con cadenas de suministro sostenibles».

El problema se ha vuelto más urgente en las últimas semanas después de una anteproyecto de ley de Bruselas que prohibiría las importaciones a la UE de productos agrícolas, incluida la carne vacuna y la soja, que provienen de tierras deforestadas.

Si la propuesta se convierte en ley, podría afectar drásticamente a los grandes empacadores de carne de Brasil, como JBS y Marfrig, pero también a los comerciantes internacionales de granos, como Cargill, que mantienen operaciones o se abastecen de productos en la Amazonía brasileña y la región de la sabana del Cerrado.

«[The EU proposal] por sí solo envía una fuerte señal al mercado de lo que se espera ”, dijo Jan Erik Saugestad, director ejecutivo de Storebrand, y agregó que su compañía aún podría desinvertir“ si los resultados no se producen ”.

Varios minoristas de alimentos se han alejado de las amenazas anteriores de un boicot. El año pasado, más de 40 empresas europeas, incluidas Tesco y Marks and Spencer, advirtieron que podrían boicotear los productos brasileños si se aprueba un proyecto de ley de reforma agraria que se espera que estimule la deforestación amazónica.

Aunque el proyecto de ley no avanzó, la deforestación ha seguido aumentando. Muchas de las empresas ahora dicen que debe haber un impulso unificado por parte de los gobiernos y las empresas para abordar el problema.

«Estamos comprometidos a desempeñar nuestro papel en la lucha contra la deforestación, pero necesitamos que toda la industria alimentaria y los gobiernos se unan a nosotros», dijo un portavoz de Tesco en comentarios que se hicieron eco de Co-op, Sainsbury’s y el British Retail Consortium, que también representa SRA.

Fuente

Latest from Blog