in

Los estados de la UE incumplen las promesas de reasentamiento de refugiados y no apuntan más alto

Los estados de la UE incumplen las promesas de reasentamiento de refugiados y no apuntan más alto

Los estados miembros de la UE deben intensificar sus compromisos pero también exceder sus promesas sobre el reasentamiento de refugiados, ya que solo 7.821 habían sido reasentados en todo el bloque a fines de agosto, de los 20.000 prometidos este año.

A través del Pacto Mundial sobre los Refugiados, con el apoyo del ACNUR, un grupo de países de la UE se comprometió a reasentar a 50 000 personas entre 2020 y 2022, pero se están quedando muy cortos en general. E incluso si los estados cumplieran sus propios objetivos, solo representarían el 1 por ciento de la necesidad global.

“Este año, se han comprometido a reasentar a más de 20.000 refugiados, y queremos ver eso porque ese es el compromiso que han asumido. Es muy difícil para todos los involucrados si esos compromisos no son confiables”, dijo a EURACTIV en una entrevista Olivia Sundberg, asesora de políticas y defensa para el reasentamiento de refugiados en el Comité Internacional de Rescate.

Con los estados de la UE listos para hacer nuevas promesas de reasentamiento de refugiados para 2023 el viernes (7 de octubre), las organizaciones humanitarias les suplican no solo que cumplan sus objetivos anteriores, sino que apunten más alto.

«El primer paso es mantener los compromisos que ha hecho con el reasentamiento, pero mirando hacia el futuro, queremos ver mucha más ambición e inversión mucho mayor en el reasentamiento de refugiados para que la UE desempeñe un papel más acorde con lo que puede hacer con su capacidad”, agregó Sundberg.

Uno de los pocos caminos seguros

El reasentamiento es un proceso mediante el cual los refugiados son transferidos del país en el que solicitaron asilo a otro país que accedió a albergarlos y, en última instancia, les otorga la residencia permanente.

El proceso de reasentamiento es una de las pocas vías seguras para que las personas vulnerables lleguen a la UE, uny también alivia significativamente la presión sobre los países que acogen refugiados, incluidos Libia, Líbano y Uganda.

Pero la pequeña cantidad de casos de reasentamiento que atraviesan las fronteras de la UE tiene un impacto considerable no solo en los estados de asilo sino también en los propios refugiados.

“Siempre que no se cumplen los compromisos de reasentamiento, vemos lo que sucede con las personas que ponen sus vidas en suspenso, que a veces esperan siete u ocho años para ser reasentados. Están en el limbo. Para los países que los acogen, se supone que el reasentamiento es una herramienta de solidaridad, pero cuando los compromisos no se materializan, es una carga mayor”, explica Sundberg.

“Es una consecuencia humanitaria cuando el reasentamiento no se materializa”, agrega.

Es hora de un reasentamiento preparado para el futuro

Pero, ¿qué está impulsando las pésimas cifras y el incumplimiento de los compromisos ya asumidos? Sundberg dice que la pandemia de COVID-19, el cambio de régimen en Afganistán, la invasión rusa de Ucrania y ahora la crisis económica y energética mundial tienen un papel que desempeñar. Pero ella insiste en que esto no debería ser una excusa.

“Siempre va a haber algún tipo de emergencia, y el reasentamiento sigue perdiendo prioridad. La financiación se reasigna y los espacios de alojamiento se reasignan, pero esto es en gran medida una falta de preparación. Los estados no están invirtiendo en la capacidad de recepción ni planificando con anticipación para que el reasentamiento pueda ser más flexible y preparado para el futuro”.

En cuanto a la crisis de la energía y la inflación, Sundberg señala que es importante recordar que este problema se extiende mucho más allá de las fronteras de la UE a los países que luchan por albergar a los refugiados que necesitan reasentamiento.

“Se han comprometido a compartir la responsabilidad global con otros países que luchan por brindar un apoyo adecuado a los refugiados y enfrentan los mismos desafíos. Además, los impactos del conflicto en Ucrania no se han limitado a Europa; están afectando mucho a los países que durante mucho tiempo han acogido a la gran mayoría de los refugiados”, dijo.

Además, señala que hay ONG, instituciones religiosas e incluso centros educativos en todos los estados miembros que están dispuestos y son capaces de ayudar a desarrollar las redes y la infraestructura adecuadas para ampliar el reasentamiento.

En cuanto a la Comisión Europea, Sundberg explica varios mecanismos e incluso tramos de apoyo financiero que pueden utilizar los estados miembros, incluidos 10 000 € por refugiado reasentado y más fondos para la integración.

“Los estados miembros deberían hacer un uso completo de estas herramientas”, insiste Sundberg, y agrega que Europa tiene una enorme capacidad para acoger refugiados cuando se consideran todas las diversas iniciativas.

Sin embargo, los estados miembros de la UE aún no están haciendo todo lo posible, y se espera que la cantidad de personas que necesitan reasentamiento aumente en un 36 por ciento el próximo año, lo que eleva el total a más de dos millones en todo el mundo.

De estos, Suecia, Francia y Alemania lideran el camino.

Hasta el 31 de agosto, Suecia reasentó a 2164 refugiados, seguida de Francia con 1778 y Alemania con 1657. Desde Suecia y Alemania, estas cifras muestran una tendencia a la baja desde 2021, año en el que ambos reasentaron a más de 5000 personas.

Los peores resultados incluyen a Portugal y Lituania, que no han reasentado a una sola persona en 2022, mientras que en 2021 reasentaron a 301 y 15, respectivamente. Otros estados como Grecia, Polonia y Chipre se han reasentado aún menos entre 2015 y 2021.

“El reasentamiento tiene un apoyo público extremadamente alto y tradicionalmente un apoyo bipartidista muy fuerte porque reconocen el beneficio económico que tiene el reasentamiento, el liderazgo humanitario. Se trata simplemente de tener el coraje político para defenderlo”, concluyó.

[Edited by Benjamin Fox]



Fuente

Publicado por PyE

El Eleven Madison de Nueva York se convierte en el primer restaurante vegano de tres estrellas

Explosión daña solo cruce entre Rusia y Crimea