in

Manifestante sudanés asesinado en represión por aniversario del golpe

Manifestante sudanés asesinado en represión por aniversario del golpe

Un manifestante fue asesinado en Sudán el martes, dijeron los médicos, cuando los manifestantes a favor de la democracia marcaron el primer aniversario de un golpe que descarriló la transición a un gobierno civil.

Ondulación sudanés Con banderas, miles de manifestantes en Jartum y sus suburbios desafiaron a las fuerzas de seguridad que han llevado a cabo represiones mortales en manifestaciones anteriores, exigiendo que “los soldados regresen a los cuarteles”.

Las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos en algunas zonas.

“Sin asociación, sin negociación con los golpistas”, corearon los manifestantes, en lo que se ha convertido en un grito de guerra a favor de la democracia.

En Omdurman, al otro lado del Nilo desde Jartum, un manifestante fue “atropellado por un vehículo (de las fuerzas de seguridad)”, dijo el Comité Central de Médicos de Sudán en un comunicado, elevando a 119 el número de muertos en la represión desde el golpe.

Hace exactamente un año, jefe del ejército Abdel Fattah al Burhan tomó el poder y arrestó a los líderes civiles con los que había acordado compartir el poder en 2019, cuando las protestas masivas obligaron al ejército a derrocar a uno de sus autócrata Omar al-Bashir.


Los manifestantes, llamando a que la “revolución continúa”, han exigido “un Sudán civil y democrático”.

Testigos oculares dijeron que miles también protestaron en las ciudades de Wad Madani y El Obeid al sur de Jartum, Gedaref y Port Sudan en el este, Atbara en el norte y Nyala en la región suroeste de Darfur.

En un intento por detener las protestas, las autoridades restringieron el acceso a Internet en todo el país, dijo el monitor en línea NetBlocks. El acceso se restableció más tarde el martes.

Fuerzas de seguridad desplegadas

Las autoridades de Jartum ordenaron el cierre de todas las instituciones públicas, escuelas y negocios el martes, mientras las fuerzas de seguridad bloqueaban carreteras y puentes.

La policía acusó a algunos manifestantes de “estar armados y entrenados en la violencia”.

“Hemos estado protestando durante un año y eso nos ha permitido contener el golpe” que no obtuvo “reconocimiento internacional o regional”, dijo a la AFP un manifestante en Jartum.

Otro, con la bandera de Sudán sobre sus hombros, dijo: “Es la primera vez en la historia que vemos un golpe que no logra avanzar ni una pulgada en todo un año”.

Durante 12 meses, las protestas casi semanales se han enfrentado con fuerza. El domingo, las fuerzas de seguridad mataron a tiros a un manifestante, dijeron médicos a favor de la democracia.

Los gobiernos occidentales dicen que Sudán debe volver a un gobierno civil antes de que se pueda reanudar la ayuda crucial que se detuvo en respuesta al golpe.

Sudán, que ya es uno de los países más pobres del mundo, se ha hundido en una crisis económica cada vez peor.

Entre una inflación de tres dígitos y una escasez crónica de alimentos, un tercio de sus 45 millones de habitantes padecen hambre, un 50 % más que en 2021, según el Programa Mundial de Alimentos.

El costo de los alimentos básicos aumentó un 137 por ciento en un año, lo que, según el PMA, obligó a los sudaneses a gastar «más de dos tercios de sus ingresos solo en alimentos, dejando poco dinero para cubrir otras necesidades».

A muchos les preocupa que tres años después del levantamiento de 2019 que derrocó a Bashir, las señales apuntan a una reversión de su revolución.

Desde el golpe, varios leales a la era de Bashir han sido designados para cargos oficiales, incluso en el poder judicial, que actualmente está juzgando al ex dictador.

La promesa de elecciones de Burhan el próximo año se considera descabellada, ningún líder civil ha asumido el papel del gobierno civil prometido por el jefe del ejército y los esfuerzos de mediación internacional están estancados.

“Todos los actores políticos deben dejar de lado las diferencias y centrarse en el mejor interés del pueblo sudanés”, dijo el sábado el enviado de la ONU a Sudán, Volker Perthes.

enfrentamientos mortales

El viernes, 31 manifestantes resultaron heridos, incluidos tres que fueron alcanzados en el ojo por botes de gas lacrimógeno, según médicos prodemocracia.

Las embajadas occidentales instaron el lunes a las fuerzas de seguridad a “abstenerse de usar la violencia contra los manifestantes y cumplir con su obligación de proteger las libertades de expresión y reunión pacífica”.

Un colapso más amplio de la seguridad en todo el país también ha dejado cerca de 600 muertos y más de 210.000 desplazados como resultado de la violencia étnica este año, según Naciones Unidas.

Sudán es el quinto país más vulnerable del mundo a los impactos del cambio climático, según una clasificación de 2020 en el Índice de Adaptación Global, compilado por la Universidad de Notre Dame en los Estados Unidos.

Más de las dos quintas partes de las personas dependen de la agricultura para vivir, y los conflictos surgen regularmente por el acceso a la tierra, el agua y el pastoreo del ganado.

En el estado sureño del Nilo Azul, inundado de armas automáticas después de décadas de guerra civil, unas 250 personas murieron en enfrentamientos por la tierra la semana pasada, dijo la ONU.

(AFP)

Fuente

Publicado por PyE

El presupuesto de mediano plazo explicado en menos de 90 segundos

Singapur y Malasia pueden transferir el doble de electricidad entre sí después de la actualización de los interconectores