Matices del parlamentarismo nacional Patria en el Neva

19 mins read
Matices del parlamentarismo nacional Patria en el Neva

El 27 de abril, Rusia celebra el Día del parlamentarismo ruso. La fecha está asociada con el inicio de los trabajos en 1906 de la Duma Estatal, la primera institución democrática en la historia rusa, que sentó las bases del parlamentarismo en Rusia. Con una solicitud para evaluar la calidad del sistema que se ha desarrollado en el país, así como la pregunta de cómo están las cosas ahora con el parlamentarismo específicamente en San Petersburgo, la ciudad donde nació, Rodina on the Neva recurrió a los expertos.

Reunión de la Asamblea Legislativa de San Petersburgo en el Palacio Mariinsky

Petersburgo está a la vanguardia

La historia del parlamentarismo ruso comenzó en San Petersburgo. El vocero de la nueva convocatoria del parlamento de la ciudad consideró importante recordar al respecto Alejandro Belsky. “En este día, hace 116 años, los diputados de la Duma Estatal se reunieron para la primera reunión en el Palacio Tauride. Fue nuestra ciudad la que acogió los primeros debates parlamentarios sobre el destino del país, aquí adquirimos experiencia en la elaboración de leyes y en la práctica parlamentaria”, dijo Alexander Belsky, presidente de la Asamblea Legislativa de la VII convocatoria.

Desde su punto de vista, el parlamento de San Petersburgo está a la vanguardia del sistema político y estatal nacional: “Los legisladores a nivel federal y regional continúan formando un marco regulatorio que contribuye a la implementación de proyectos a gran escala en la economía. , sanidad, educación y ciencia. El trabajo legislativo es la base necesaria, gracias a la cual se están implementando medidas sistémicas para fortalecer la seguridad nacional, participar en los procesos de integración internacional y preservar el patrimonio cultural único del país”.

Los diputados de San Petersburgo aprueban leyes destinadas a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, mejorar los mecanismos de apoyo social, preservar la apariencia arquitectónica y el patrimonio cultural de la capital del norte, según un comunicado oficial publicado en el sitio web de la Asamblea Legislativa de la ciudad.

Por otro lado, los diputados de la ciudad de la oposición sistemáticamente expresan su descontento con el sistema actual, y no se trata solo de la representación de ciertos partidos en comités y comisiones importantes de la Asamblea Legislativa o la capacidad de defender sus iniciativas legislativas. Cada vez más se escucha la idea de que los diputados le den la iniciativa al poder ejecutivo, a los funcionarios de la ciudad con sus propias manos. parlamentario Boris Vishnevski. Cada vez hay más iniciativas de este tipo en la nueva convocatoria en comparación con las anteriores.

legislador de la ciudad Mijaíl Amosov También menciona a menudo que mira sin entusiasmo la redistribución de muchos poderes a favor de las autoridades ejecutivas. Compartió sus pensamientos con Rodnina sobre el Neva. Al mismo tiempo, en general, el diputado habla favorablemente del trabajo de la Asamblea Legislativa de la ciudad:

“Creo que el parlamento debe resolver muchas más tareas. En principio, todos los actos jurídicos normativos deberían, en mi opinión, ser adoptados en forma de leyes. Esto es por lo que debes esforzarte. El gobierno de la ciudad sigue siendo un organismo ejecutivo y no debe escribir las reglas por sí mismo. Este es mi canto principal en la actual composición de la Asamblea Legislativa.

Lo que más me gustaba era el ambiente, cuando no había una mayoría parlamentaria tan evidente, cuando no había un partido político dominante. Verá, cuando no está muy claro de antemano cómo terminará la votación, entonces la gente está más inclinada a escuchar los argumentos, incluidos los argumentos de los oponentes. En cada caso, en general, se necesita una nueva coalición, que tendría una mayoría de votos. Me gustó mucho esta época, aunque en ella, claro. tenía sus defectos. Ahora es posible planificar de antemano cómo se desarrollará el proceso político, pero entonces no siempre estaba claro. Sea como fuere, la verdad aún debe nacer en las disputas. Además, no en disputas sobre el tema, me respetas o no, sino en disputas sobre el fondo. Ahora bien, esto, por desgracia, se ha vuelto menos.

Veo la importancia del trabajo del Parlamento. Es claro que muchas cosas se harían de otra manera si no existieran los cuerpos de diputados, con los cuales el Poder Ejecutivo todavía necesita coordinar muchas cosas. En segundo lugar, es un mecanismo público muy importante. El poder no debe estar cerrado. ¿Cómo garantizar la apertura? A través de debates públicos, donde chocan diferentes puntos de vista: este es el parlamento de la ciudad. Creo que ahora estamos en un mínimo, pero lo hemos hecho.

politólogo y publicista Yuri Svetov compartió con la publicación su confianza en que, con muchos matices, el parlamento de San Petersburgo se encuentra entre los mejores de Rusia: “A menudo critico a la Asamblea Legislativa en varias posiciones, sin embargo, quiero decir que nuestro parlamento regional es el mejor En Rusia. Objetivamente, a pesar de todas sus deficiencias, es el mejor del país, y de hecho ocupa este cargo desde 1994”.

“Tiene muchas cosas en su haber que fueron primicias. Previamente, se eligió la asamblea de la ciudad de San Petersburgo, y los diputados lograron un cambio de nombre a Asamblea Legislativa, cambiando todo el sentido de la existencia de un órgano representativo regional, convirtiéndolo en legislativo. Fuimos los primeros en tener una carta de ciudad, muchas comisiones, direcciones nacieron en San Petersburgo, con reservas, con dificultades, pero sin embargo así fue. Y el hecho de que nuestra Asamblea Legislativa esté funcionando de manera permanente, esto tampoco funcionó desde el primer día, hubo otras situaciones. Al principio la gente podía elegir si quería o no, había empresarios que estando sentados en la Asamblea Legislativa seguían haciendo negocios. Luego cambió, y fue correcto, aunque pocos parlamentos estuvieron de acuerdo con esto, – comenta Yuri Svetov. —

Si hablamos de la situación actual, entonces somos el parlamento más multipartidista del país. Y no importa cómo hablen sobre cómo se llevaron a cabo las elecciones, pero seis partidos están representados en nuestro parlamento, y esto es bastante. Lo que critica la oposición es normal. En nuestro país, a fines de la década de los 90 y principios de los 2000, la Asamblea Legislativa trató de dictar en general al Poder Ejecutivo. Recordemos todas estas batallas con la fijación de la fecha para la elección del gobernador, con la posibilidad de que Yakovlev sea elegido o no para el próximo período, la Asamblea Legislativa hizo todo. Uno puede recordar con qué dificultades fueron elegidos Beglov y Potekhin. Todo esto fue.

Ahora hay una especie de equilibrio. Desde mi punto de vista, es lógico que ahora el poder ejecutivo esté recibiendo más poderes de algún tipo, porque ya estamos en una pandemia por tercer año, necesitamos decisiones rápidas. Los diputados, por otro lado, no son capaces de tomar decisiones rápidas, todos necesitan hablar, discutir en primera, segunda y tercera lectura. Y la pandemia no viene. De la misma forma que ahora hay un problema con las sanciones y la supervivencia de las empresas en estas condiciones. Recientemente hubo una discusión sobre las estructuras que se dedican al transporte. El poder ejecutivo habla por una posición, que parece lógicamente proponer acelerar la asistencia, mientras los diputados ven allí algún tipo de manifestaciones de cabildeo y protesta.

Mucho depende de quien esté al frente de la Asamblea Legislativa, de quien encabece las comisiones. Ahora, yo puedo decir que hay mucha gente en la Asamblea Legislativa – ellos, por cierto, vinieron del poder ejecutivo – que conocen muy bien la situación de la ciudad, y cuando discuten algunos problemas junto con Smolny, es Es difícil para ellos «vender» cualquier cosa.

Personalmente, no me gusta la politización, que fue terrible bajo Vyacheslav Makarov y en parte continúa ahora. Este es un parlamento regional, no debe ocuparse de la política, sino de la economía, la economía urbana y la protección social de los residentes. Y es un error discutir asuntos elevados, a los que el partido Yabloko nos llama constantemente. Por cierto, todavía me sorprende que tengamos una facción de este partido, de dos personas. Parecería que debería haber al menos tres personas, pero sin embargo.

«demócrata liberal rusoatia le queda como una silla de montar a una vaca»

Dmitri Zhvaniapresidente del sindicato Labor Eurasia, candidato a diputado de la Duma Estatal de la octava convocatoria del partido Rodina, compartió con la publicación sus pensamientos sobre el parlamentarismo en Rusia en general:

“Cuando di mis primeros pasos en la política, protesté contra las elecciones. En la primavera de 1989, hubo una campaña electoral antes de la convocatoria del Congreso de los Diputados del Pueblo: algunos de los diputados fueron elegidos por concurso. De hecho, estas fueron las primeras elecciones competitivas en la URSS. Los intelectuales estaban muy entusiasmados: ¡la democracia finalmente ha llegado! Pero mis compañeros y yo argumentamos que las elecciones, si fueran tres veces libres, no son un mecanismo para la democracia, sino un instrumento de manipulación. Han pasado 33 años. Pero no he cambiado mi actitud hacia las elecciones.

En Occidente, cuanto más lejos, más se convierten las elecciones en un espectáculo. Las campañas electorales no son una lucha de ideologías, cosmovisiones y programas, sino tecnologías políticas que apelan a las emociones de los votantes. “Cuanto más crean los votantes en el poder de la magia, antes votarán por el hombre que promete milagros”, decía el pensador francés Georges Sorel a principios del siglo XX. Y desde hace más de cien años, este pensamiento suyo ha encontrado muchas confirmaciones, incluso en nuestro país. Así como su otro pensamiento: “La democracia basada en un principio electivo tiene una gran similitud con los círculos bursátiles: en ambos casos hay que confiar en la ingenuidad de las masas, comprar el apoyo de la gran prensa y crear suerte a través de un sinfín de artimañas. … En todos los países donde la democracia libre puede desarrollarse, de acuerdo con su naturaleza, prevalece el soborno en la forma más inescrupulosa, y nadie considera necesario ocultar sus artimañas fraudulentas. De hecho: para ganar las elecciones, es necesario no solo y no tanto complacer a los votantes como concluir acuerdos tácitos con representantes del «estado profundo», financieros y otras personas poderosas de este mundo.

En Occidente, las elecciones son un mecanismo de estabilidad. Cambian diputados, jefes de Estado, pero no el sistema. En Grecia, durante cuatro años, de 2015 a 2019, el gobierno estuvo encabezado por Alexis Tsipras, representante del partido de extrema izquierda Syriza. ¿Así que lo que? ¡Ninguna cosa! Y si la «extrema izquierda» Jean-Luc Mélenchon hubiera ganado las elecciones presidenciales en Francia, tampoco habría cambiado nada. Por cierto, con respecto a Francia, parece que la “extrema derecha” Marine Le Pen funciona en el sistema político francés como una “válvula de seguridad”: se la introduce especialmente en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales para luego activar el mecanismo de la “disciplina republicana” cuando todo el mundo está “sano”, las fuerzas políticas” se unen contra un candidato de extrema derecha. No descarto que Le Pen lo entienda todo y simplemente resuelva su papel.

En cuanto a Rusia, la democracia liberal le sienta como una silla de montar a una vaca. Los filósofos y pensadores rusos escribieron mucho sobre esto en el siglo XIX y principios del XX. Así, Ivan Ilyin argumentó que la democracia es impensable en un país tan grande como Rusia, y la única configuración de poder posible es la «dictadura nacional rusa».

Está claro por qué copiamos formas democráticas liberales en los años 90 y la primera década del tercer milenio. Las elecciones a nuestros parlamentos no son tanto manipulación como maquinaciones. Lo hemos comprobado muchas veces. Sí, participé en las elecciones de diputados de la Duma Estatal. Sabiendo muy bien que no tenía posibilidades de ser elegido, yo, como candidato, traté de exponer ideas importantes, por ejemplo, sobre la nueva industrialización y la participación de los trabajadores en la gestión de la producción.

Sin embargo, también es imposible sin la representación del pueblo en el poder. ¿Cómo ser? Creo que es necesario cambiar el principio de representación. Elegir diputados de colegios profesionales y estamentos. Los metalúrgicos elegirán entre los metalúrgicos, los tejedores entre los tejedores y los periodistas entre los periodistas. Etc. A su vez, para elegir diputados de colegios profesionales, es necesario desarrollar el movimiento sindical. El pueblo se reunirá en congresos de representantes de su profesión y elegirá diputados a los órganos representativos del poder. Por supuesto, no se debe abandonar por completo el principio territorial de las elecciones. Pero se necesita aprobar una ley: para ser candidato a un territorio, un candidato debe vivir en él durante al menos tres o cinco años. Entonces funcionará el mecanismo para revocar a un diputado. Y ahora los candidatos saltan por los distritos como liebres asustadas. ¿Y por qué? Recordamos a Georges Sorel, o mejor dicho, su idea de los trucos fraudulentos y las conspiraciones tras bambalinas como compañeros ineludibles de la democracia basada en un comienzo electivo.

Yulia Medvédeva

Compartir enlace:

Fuente

Latest from Blog