in

Ocho muertos mientras las fuerzas somalíes luchan contra Al-Shabaab en un hotel sitiado

Ocho muertos mientras las fuerzas somalíes luchan contra Al-Shabaab en un hotel sitiado

Los combatientes de Al-Shabaab, vinculado a Al-Qaeda, irrumpieron el viernes por la noche en el Hotel Hayat en Mogadiscio en una lluvia de disparos y explosiones de bombas, atrapando a decenas de personas.

ARCHIVO: ARCHIVO: Un soldado somalí corre para ponerse a cubierto en la escena de dos explosiones cerca de los ministerios de obras públicas y trabajo en Mogadiscio el 23 de marzo de 2019. Imagen: AFP

MOGADISHU – Al menos ocho civiles murieron en un ataque de militantes islamistas en un hotel popular en la capital somalí, dijo un funcionario el sábado, mientras las fuerzas de seguridad continuaban luchando contra los hombres armados atrincherados en el interior.

Los combatientes de Al-Shabaab, vinculado a Al-Qaeda, irrumpieron el viernes por la noche en el Hotel Hayat en Mogadiscio en una lluvia de disparos y explosiones de bombas, atrapando a decenas de personas.

Disparos esporádicos y fuertes explosiones todavía se podían escuchar el sábado temprano.

Es el mayor ataque en Mogadishu desde que el nuevo presidente de Somalia, Hassan Sheikh Mohamud, fue elegido en mayo después de muchos meses de inestabilidad política.

«Las fuerzas de seguridad continuaron neutralizando a los terroristas que estaban acordonados dentro de una habitación en el edificio del hotel. La mayoría de las personas fueron rescatadas, pero hasta ahora se confirmó la muerte de al menos ocho civiles», dijo a la AFP el comandante de seguridad Mohamed Abdikadir.

«Las fuerzas de seguridad rescataron a decenas de civiles, incluidos niños, que estaban atrapados en el edificio».

Al-Shabaab, que ha estado librando una insurgencia mortal contra el frágil gobierno central de Somalia durante unos 15 años, se atribuyó la responsabilidad del ataque y dijo que todavía tenía el control del hotel el sábado.

Decenas de personas se han estado reuniendo afuera del hotel de cuatro pisos para descubrir el destino de sus seres queridos.

«Hemos estado buscando a un pariente mío que quedó atrapado dentro del hotel, se confirmó su muerte junto con otras seis personas, dos de las cuales conozco», dijo un testigo ansioso, Muudey Ali.

No ha habido ningún comentario oficial del gobierno sobre el ataque.

DOS EXPLOSIONES

Los testigos informaron de al menos dos grandes explosiones cuando los hombres armados irrumpieron en el hotel, un lugar popular frecuentado por funcionarios gubernamentales y somalíes comunes en una zona bulliciosa en la carretera del aeropuerto.

El portavoz de la policía, Abdifatah Adan Hassan, había dicho a los periodistas el viernes por la noche que la explosión inicial fue causada por un atacante suicida que entró por la fuerza en el hotel con varios otros hombres armados.

Testigos dijeron que una segunda explosión ocurrió solo unos minutos después, causando bajas entre los rescatistas y miembros de las fuerzas de seguridad y civiles que acudieron al lugar después de la primera explosión.

Los militantes se atribuyeron la responsabilidad en una breve declaración en un sitio web pro-Shabaab, diciendo que sus combatientes estaban realizando «disparos al azar» dentro del hotel.

El portavoz de Al-Shabaab, Abdiaziz Abu-Musab, dijo el sábado a la radio Andalus del grupo que sus fuerzas aún controlaban el edificio y que habían «causado numerosas bajas».

A principios de esta semana, Estados Unidos anunció que sus fuerzas habían matado a 13 combatientes de Al-Shabaab en un ataque aéreo en la parte centro-sur del país mientras los militantes islamistas atacaban a las fuerzas somalíes.

Estados Unidos ha llevado a cabo varios ataques aéreos contra los militantes en las últimas semanas.

En mayo, el presidente Joe Biden ordenó el restablecimiento de la presencia de tropas estadounidenses en Somalia para ayudar a las autoridades locales a combatir a Al-Shabaab, revirtiendo la decisión de su predecesor, Donald Trump, de retirar la mayoría de las fuerzas estadounidenses.

En las últimas semanas, los combatientes de Al-Shabaab también han lanzado ataques en la frontera entre Somalia y Etiopía, lo que genera preocupación sobre una posible nueva estrategia de los yihadistas.

DÉCADAS DE CAOS

El nuevo presidente de Somalia, Mohamud, dijo el mes pasado que poner fin a la insurgencia de Al-Shabaab requería más que un enfoque militar, pero que su gobierno negociaría con el grupo solo cuando fuera el momento adecuado.

Los combatientes de Al-Shabaab fueron expulsados ​​de la capital en 2011 por una fuerza de la Unión Africana, pero el grupo aún controla franjas del campo.

Continúa lanzando ataques mortales contra objetivos políticos, civiles y militares, con hoteles y restaurantes populares atacados con frecuencia.

A principios de este mes, el nuevo primer ministro Hamza Abdi Barre anunció el nombramiento del ex líder adjunto y portavoz del grupo, Muktar Robow, como ministro de religión.

Robow, de 53 años, desertó públicamente de Al-Shabaab en agosto de 2017, y el gobierno de EE. UU. en un momento ofreció una recompensa de $ 5 millones por su captura.

La nación del Cuerno de África ha estado sumida en el caos desde la caída del régimen militar del presidente Siad Barre en 1991.

Su derrocamiento fue seguido por una guerra civil y el ascenso de Al-Shabaab.

El ataque más mortífero en Somalia ocurrió en octubre de 2017 cuando un camión lleno de explosivos estalló en un bullicioso distrito comercial de Mogadishu, matando a 512 personas.

Además de la insurgencia yihadista, Somalia también sufre una sequía devastadora que ha expulsado a un millón de personas de sus hogares y ha dejado al país a la sombra de la hambruna, según Naciones Unidas.



Fuente

Publicado por PyE

El exsecretario de prensa de la Casa Blanca de Trump derriba las afirmaciones de que Mar-a-Lago es seguro

Hija del ‘guía espiritual’ de la invasión de Ucrania de Putin muere en explosión de automóvil: medios rusos