in

Papa admite “preocupación y dolor” por Nicaragua, pero ninguna palabra sobre arresto de obispo y persecución de sacerdotes y monjas

“Me gustaría expresar mi convicción” de que “a través de un diálogo abierto y sincero, se pueden encontrar las bases para una convivencia respetuosa y pacífica”, dijo el Papa.

Papa admite “preocupación y dolor” por Nicaragua, pero ninguna palabra sobre arresto de obispo y persecución de sacerdotes y monjas

Lunes, Agosto 22 2022 – 09:22 UTC


“Me gustaría expresar mi convicción” de que “a través de un diálogo abierto y sincero, se pueden encontrar las bases para una convivencia respetuosa y pacífica”, dijo el Papa.

El conflicto en curso entre el gobierno de Nicaragua y la Iglesia fue mencionado el domingo por el Papa Francisco, pero ciertamente no con el compromiso esperado por los católicos tanto en el país centroamericano como por sus fieles en la región. La iglesia católica en Nicaragua ha estado bajo una presión cada vez mayor por parte del gobierno de la pareja gobernante, el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, el último de los cuales ha sido el arresto de un obispo muy querido y respetado y varios sacerdotes.

Desde las protestas de la oposición en 2018 que llevaron a elecciones cuestionables (y la reelección de Ortega), la Iglesia apoyó abiertamente el movimiento y condenó el encarcelamiento de varios candidatos de la oposición. El régimen de Ortega ha arrestado a sacerdotes, ha expulsado a monjas que trabajan en hospitales y en el cuidado de niños, mientras que otros huyeron del país temiendo por sus vidas.

Francisco dijo durante sus comentarios del domingo al mediodía que sigue la situación en Nicaragua “con preocupación y dolor”. No mencionó a ninguno de los sacerdotes detenidos por su nombre. “Quisiera expresar mi convicción y mi deseo de que, a través de un diálogo abierto y sincero, se puedan encontrar las bases para una convivencia respetuosa y pacífica”, dijo.

Los comentarios del Papa se producen después de que las autoridades de Nicaragua detuvieran al obispo de Matagalpa y crítico del gobierno, Rolando Álvarez. Se encuentra detenido en casa de sus padres en la capital Managua por supuestas actividades “desestabilizadoras y provocadoras”.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos dijo que al menos otros cinco sacerdotes que se habían hospedado con Álvarez han sido detenidos en la prisión El Chipote. El gobierno también cerró siete de las ocho estaciones de radio de la provincia de Matagalpa operadas por la iglesia católica.

La semana pasada, veinte expresidentes latinoamericanos enviaron una carta abierta al Papa Francisco exigiendo una postura fuerte en defensa del pueblo nicaragüense y la libertad religiosa, al tiempo que expresaron su profunda preocupación por la ”primitiva dictadura de Ortega y Murillo (la pareja que gobierna Nicaragua)” por haber se extendió a la comunidad religiosa la represión contra la disidencia política.

Ortega y Murillo han acusado a la Iglesia Católica de agitar contra su gobierno en nombre de “los terroristas, al servicio de los yanquis”. Naciones Unidas estima que 120.000 personas han huido del país desde 2018 a causa de las medidas represivas.

La Nicaragua de Ortega/Murillo, junto con Cuba, Venezuela y Bolivia, y una Argentina dividida, son considerados miembros privilegiados del club latinoamericano que apoya a la Rusia de Putin, y que tienen y aplican interpretaciones libres de la democracia liberal. El Papa Francisco, una figura cada vez más controvertida para los católicos tradicionales, también se describe como el «Papa peronista» dado su origen argentino y su inclinación a condenar la economía ortodoxa motivada por las ganancias.



Fuente

Publicado por PyE

China ofrecerá 29.000 millones de dólares en préstamos especiales a desarrolladores en problemas – Bloomberg News

Boris Johnson aprobó la construcción de una nueva central nuclear