in

Perú hace que los maestros se sientan cómodos con el dinero antes de enseñar a los niños

Las fintech han complicado innecesariamente la vida de las personas

Reciba actualizaciones gratuitas de las apelaciones benéficas de FT

Este artículo es la última parte del FT Campaña de Inclusión y Educación Financiera

Durante décadas de enseñanza en escuelas en Lima, la capital en expansión de Perú, Hedy Flores Cabezas se cansó de ver a sus alumnos llevar parte del estrés financiero de sus padres al salón de clases, mientras los colegas que la rodeaban quedaron enterrados en deudas de tarjetas de crédito.

“Muchos estudiantes provienen de hogares disfuncionales y, la mayor parte del tiempo, esos hogares están destrozados por su situación financiera”, dijo Flores. Los mismos maestros tomarían cualquier préstamo que pudieran “porque ganan un salario regular”.

Para muchos peruanos, la educación financiera ocupa un lugar bajo en la lista de prioridades urgentes. Los disturbios violentos sacudieron el país a principios de este año después de que el Congreso destituyera al presidente de izquierda Pedro Castillo tras su intento de apoderarse de poderes extraconstitucionales. La nación productora de cobre ha tenido seis presidentes desde principios de 2018, mientras que más de una cuarta parte de la población de 34 millones vive en la pobreza.

Dos décadas de crecimiento constante no han logrado salvar las divisiones entre ricos y pobres. Y cuando la pandemia de covid-19 llegó a las costas de Perú a principios de 2020, golpeó a la nación andina con más fuerza que en cualquier otro lugar con la tasa de mortalidad per cápita más alta del mundo con más de 218.000 muertes.

En un intento por abordar las desigualdades arraigadas y aumentar la educación financiera entre los alumnos de primaria y secundaria, el Finanzas en el Cole — Finanzas en la escuela — iniciativa lanzada en 2007 por el regulador bancario nacional y el ministerio de educación de Perú. Desde entonces ha formado a 23.000 profesores, que han impartido clases obligatorias de ciencias sociales sobre temas como la elaboración de presupuestos, las instituciones financieras y el uso de tarjetas de crédito.

“Con una mejor educación financiera, creo que habría menos pobreza”, dijo Flores. “Administrar los gastos y los recursos es una forma segura de tener éxito”.

Agregó que algunos estudiantes de su escuela crearon sus propios pequeños negocios después de asistir a las clases, vendiendo joyas y pulseras en las redes sociales, mientras que otros vendían tortas y pasteles. Algunos de esos estudiantes estudiaron finanzas en la educación superior.

Los maestros capacitados por el programa habían llegado a 1,5 millones de niños, mientras que un estudio de 2015 realizado por el regulador financiero detrás del programa encontró que en las escuelas secundarias, los estudiantes mejoraron su conocimiento del sistema financiero en un 30 por ciento.

“Ahora más que nunca es de suma relevancia promover la educación financiera para fortalecer las capacidades financieras, incluyendo conocimientos, habilidades y actitudes, relacionadas con el tema monetario”, dijo Andreas Diel, director de la Fundación Alemana de Cajas de Ahorro, una entidad alemana organización no gubernamental que trabaja en educación financiera en el Perú. “Y más aún dado que un porcentaje considerable de peruanos también son vulnerables a entrar en la pobreza en el futuro”.

El año pasado, Finanzas en el Cole ganó el premio a la mejor organización sin fines de lucro de educación de adultos en los premios internacionales Money Awareness and Inclusion Awards. Los organizadores de los premios citaron el enfoque del programa en los docentes como una respuesta novedosa a los desafíos que rodean la educación financiera.

“Lo que parecía único de Finanzas en el Cole era que a los maestros se les enseñaba sobre su propio manejo del dinero, no sobre cómo dictar un curso”, dijo Michael Gilmore, cofundador de los premios. “En lugar de decirles a los maestros que están sobrecargados de trabajo y constantemente se les exige más que hagan aún más, primero hagamos que los maestros estén más felices con su propia situación financiera, lo que les daría más confianza para hablar sobre dinero a los niños”.

Dijo que el enfoque tiene lecciones para otros países, incluido el Reino Unido, donde la educación financiera es en el currículo escolar pero no se enseña en muchas escuelas.

Juan Carlos Chong, quien dirige el departamento de educación e inclusión financiera del regulador bancario de Perú, dijo que el premio podría conducir a una mayor colaboración con otras organizaciones a nivel internacional. “En esa línea, como en los últimos 15 años, el programa seguirá desarrollándose, siempre enfocado en ser un programa de calidad con el objetivo de educar económicamente a niños, niñas y adolescentes a través de sus maestros”.

La pandemia le dio un nuevo impulso al programa de educación financiera, ya que más peruanos debían abrir cuentas bancarias y unirse al sistema financiero para recibir los pagos de asistencia social del estado. “La gente estaba obligada a unirse al sistema de banca digital”, dijo Gianmarco Cheng, director de operaciones de Fundación Capital en Perú, una organización sin fines de lucro que trabaja en educación financiera. “Este uso de una billetera electrónica ahora les está permitiendo acceder a microcréditos”.

Una vez en el sistema bancario, las personas podían obtener asesoramiento de bancos y otras instituciones financieras, agregó Cheng. “Han ido apareciendo o se han reforzado aplicaciones móviles que permiten a las personas fortalecer sus conocimientos financieros”.

Al aceptar medir su progreso a lo largo del tiempo, Perú ha dado un paso inusual como uno de los tres países latinoamericanos que participan en el ranking de alfabetización financiera de la OCDE.

Según lo último clasificaciones de 2018 sobre educación financiera, que comparó el promedio de la OCDE de 505 puntos con solo tres países encuestados en América Latina, Perú obtuvo 411 puntos, detrás de sus vecinos Brasil y Chile con 420 y 451 respectivamente. En el índice de inclusión financiera 2021 de Credicorp, Perú ocupó el sexto lugar entre siete países de la región.

Si bien había sido uno de los grupos de expertos con sede en París que mejoró más la competencia lectora en las últimas dos décadas, Perú solo había logrado un «ligero progreso» en la educación financiera desde que fue evaluado por primera vez en 2015dijo Andreas Schleicher, jefe de educación y habilidades de la OCDE.

Esto ayuda a explicar por qué Lima está volcando su atención en impulsar la educación financiera entre las minorías étnicas, que son las menos conectadas al sistema financiero, y las mujeres, que poseen aproximadamente el 75 por ciento de las microempresas.

El desafío ahora, dijo Chong, era que las organizaciones del sector público y privado desarrollaran “estrategias conjuntas efectivas para llegar a la población en áreas alejadas de los centros urbanos, [in] zonas rurales y comunidades nativas” que “respondan a sus necesidades de educación financiera, incorporando enfoques interculturales y de género”.

Información adicional de Leyla Boulton

Fuente

Publicado por PyE

Alemania rechazará la oferta de Binance por una licencia de criptomoneda: fuente

La Duma ratificó el acuerdo sobre la doble nacionalidad con Abjasia