Por qué el sistema Spitzenkandidaten tendrá poco impacto en 2024

11 mins read
Por qué el sistema Spitzenkandidaten tendrá poco impacto en 2024

Los líderes políticos pueden hablar de boquilla sobre el sistema Spitzenkandidaten, pero es poco probable que tenga un impacto en la campaña electoral europea de 2024, escriben Doru Frantescu y Dan Luca.

Doru Frantescu es director general de VoteWatch Europe; dan luca es Aasociado PAGSProfesor en SNSPA Bucarest.

Desde las elecciones europeas de 2014, se ha lanzado en la Unión Europea el concepto de elecciones primarias europeas, seguido del sistema Spitzenkandidaten.

Los resultados de las dos ediciones son difíciles de evaluar desde el punto de vista de la democracia europea, pero sin duda, la comunicación europea ha dado un paso adelante. En 2014, el mecanismo fortaleció la elección del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. En 2019, sin embargo, el candidato que se adjudicó la victoria, Manfred Weber, no obtuvo el máximo puesto en el ejecutivo de la UE.

El golpe vino de su propio partido EPP, y el candidato aprobado por el Consejo y votado por el Parlamento Europeo era de su misma nacionalidad.

La pregunta ahora es, ¿qué tipo de sistema Spitzenkandidaten tendremos para las elecciones de 2024 y, quizás aún más pertinente, cómo influirá esto en la elección de los líderes europeos? No olvidemos que el verano de 2024 también traerá un nuevo presidente del Consejo Europeo.

Hemos tenido tres años difíciles y crisis de todo tipo continúan golpeando el sistema europeo. La pandemia ha reforzado la necesidad de realismo en Europa, y la guerra de Ucrania ha acercado a los países a la UE.

Aunque la Comisión Europea solo menciona Spitzenkandidaten, es difícil imaginar este sistema sin elecciones primarias.

El problema en 2019 fue que siete partidos políticos europeos presentaron uno o varios candidatos principales a la Presidencia de la Comisión Europea. Las propuestas y nominaciones sin elecciones crearon una imagen de líderes no elegidos en la UE.

Si queremos un sistema de Spitzenkandidaten creíble, necesitamos elecciones primarias al nivel de los partidos políticos europeos. El modelo estadounidense podría inspirar un mecanismo realista e impactante.

El planteamiento de los partidos europeos en la elección de sus candidatos en 2019 derivó en un fiasco. No es casualidad que esta burla a la democracia condujera al desprestigio del candidato propuesto por el sistema Spitzenkandidaten y su posterior rechazo.

VoteWatch estima que el EPP tendrá solo 160 escaños tras las elecciones de 2024, perdiendo 16; S&D perderá 5, llegando a 140; Renew bajará de 103 a solo 94. Se espera un aumento para el ECR de 15 escaños, pero también una disminución dramática para los Verdes/ALE de 23 escaños.

El centro político (PPE, Renew y S&D) se reducirá aún más. Si bien el PPE seguiría siendo el grupo más numeroso, la brecha entre el grupo de centroderecha y los socialdemócratas seguirá reduciéndose.

Se proyecta que el campo nacionalista gane significativamente. Aunque no se espera que ID crezca en tamaño debido al desempeño más débil de sus miembros italianos y alemanes, ECR podría ganar terreno sustancial debido al crecimiento de Fratelli d’Italia, Vox y AUR rumana (suponiendo que se una a ECR).

Consideremos la composición del Consejo en el momento de la votación del próximo presidente de la Comisión Europea después de las elecciones europeas.

Nuestras proyecciones muestran que el equilibrio de poder en el Consejo estará relativamente cerca del panorama actual, ya que muchos países no tienen elecciones legislativas programadas antes de 2024, y a los titulares les resulta más fácil ser reelegidos en comparación con la poscrisis económica. período. Los titulares han ganado 4 de 5 elecciones en 2022 hasta el momento (Portugal, Malta, Hungría y Francia) y con amplias mayorías parlamentarias.

Solo Janez Janša de Eslovenia ha sido destituido de su cargo en 2022 hasta el momento.

Si bien esperamos que otros titulares ganen reelecciones hasta 2024, todavía habrá carreras muy reñidas cuyo resultado podría afectar significativamente el futuro equilibrio de poder en el Consejo. En Italia y España, se prevé que ganen las fuerzas de derecha, pero las diferencias entre bloques en España son mínimas, por lo que no esperaríamos una mayoría significativa de ninguna manera. También es probable que las elecciones de Grecia sean muy disputadas.

Finalmente, las elecciones polacas podrían ser las más impactantes, ya que actualmente se proyecta que el partido gobernante Ley y Justicia pierda su mayoría legislativa. Sin embargo, la oposición deberá formar una coalición muy diversa para derrocar al gobierno del PiS, lo que requerirá esfuerzos considerables por parte de las diferentes familias políticas en el campo de la oposición polaca. Una posible derrota de los conservadores polacos podría compensar las probables ganancias de las fuerzas conservadoras y nacionalistas en otros lugares (especialmente en el sur de Europa).

Algunos temas pueden influir en la dinámica institucional, pero las reformas políticas de la UE, como las conclusiones de la Conferencia sobre el Futuro de Europa, la lista transnacional, las discusiones sobre el cambio del tratado europeo y el proyecto de la Comunidad Política Europea del presidente Macron no afectarán las intenciones de voto.

Partiendo de estas premisas, el cargo de presidente de la futura Comisión Europea sigue sobre la mesa. Por supuesto, el PPE buscará forzar la reelección de Ursula von der Leyen por otros cinco años. Por eso el PPE no propondrá un sistema de elecciones primarias europeas muy agresivo.

Valdrá la pena seguir el enfoque adoptado por el Partido de los Socialistas Europeos. Hace falta un liderazgo europeo a nivel de izquierda, y las elecciones europeas son una buena oportunidad si se pone en marcha con antelación un sistema democrático e inclusivo.

A nivel de los grandes países europeos, tenemos pensamientos diferentes. Por ejemplo, Alemania no tiene interés en cambiar al presidente de la Comisión Europea, a pesar de que von der Leyen proviene de un partido ahora en la oposición.

La familia liberal probablemente verá una batalla enérgica en el segmento de las elecciones primarias, pero un líder carismático debe surgir de ese enfoque, aunque uno que no eclipsará al presidente de Francia, Macron.

España puede ser la clave para las elecciones primarias, especialmente porque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene el potencial de convertirse en el principal líder de la izquierda europea si gana las elecciones españolas en 2023. El problema es que estas elecciones se celebran tarde, solo hacia el fin de año. Este calendario podría ser demasiado ajustado para un impacto estructurado a nivel europeo.

En este contexto, el cargo de presidente del Consejo entra en el algoritmo de nombramientos para los principales cargos europeos en 2024. Ursula von der Leyen probablemente ganará un nuevo mandato como presidenta de la Comisión Europea, pero con el PPE dejando el cargo de presidenta de el Consejo a los liberales o a los socialistas.

Todo esto lleva a la conclusión de que las elecciones primarias y el sistema Spitzenkandidaten no encontrarán un apoyo real en 2024 y volverán a ser más apreciados por los expertos europeos con poco impacto a nivel nacional.



Fuente

Latest from Blog