in

Primer ministro húngaro en nueva diatriba anti-UE en medio de protestas de docentes

Primer ministro húngaro en nueva diatriba anti-UE en medio de protestas de docentes

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, atacó el domingo (23 de octubre) a la UE por su política de sanciones a Rusia, mientras que en Budapest, decenas de miles protestaron por lo que dicen es su negligencia en el sector de la educación.

Hablando en la ciudad occidental de Zalaegerszeg, Orbán acusó a Bruselas de “disparar” a Hungría con las sanciones.

“No nos preocupemos por aquellos que están disparando contra Hungría escondidos en las sombras, en algún lugar de las torres de vigilancia de Bruselas”, dijo.

“Terminarán donde terminaron sus predecesores”, agregó, insinuando que la UE podría desintegrarse como lo hizo el bloque soviético.

Desde el inicio del conflicto en Ucrania, Hungría -que depende en gran medida de las importaciones de energía rusa- ha nutrido sus relaciones con el Kremlin para seguir recibiendo gas y petróleo.

Al mismo tiempo, Budapest ha denunciado repetidamente las sanciones de la UE como desastrosas para su economía.

Orbán habló sobre el aniversario del inicio del levantamiento húngaro de 1956 contra el gobierno soviético, que finalmente fue aplastado cuando Moscú envió tanques para aplastar la rebelión.

La semana pasada, Budapest lanzó una encuesta de «consulta nacional» de ciudadanos sobre las sanciones de la UE. Los carteles colocados en todo el país declaran: “Las sanciones de Bruselas nos están arruinando”.

Aunque Hungría votó con sus compañeros estados miembros de la UE a favor de las sanciones, Orbán ha protestado regularmente por el daño que han causado a la economía del país.

“Guerra a la puerta, crisis financiera y desaceleración económica en la Unión Europea, invasión migratoria en el sur, (…) tenemos que enfrentar múltiples problemas”, dijo Orbán el domingo.

Pero insistió en que su gobierno “fuerte y unido” superará tales desafíos.

El resumen: cuidado con las apuestas de sanciones

Hungría pronto se convertirá en el primer estado miembro de la UE en dar a los ciudadanos la oportunidad de expresar su opinión sobre las sanciones rusas, lo que preferiblemente debería alinearse con la propia postura antisanciones del gobierno si la última campaña en Hungría es válida.

Protesta contra el gobierno

Mientras tanto, en Budapest, decenas de miles marcharon contra las políticas educativas de Orbán, enojados por lo que dicen es la financiación insuficiente de las escuelas y la intimidación de los maestros que presionan por mejores condiciones.

Después de años de presionar en vano por aumentos salariales, los activistas han endurecido su tono, rechazando un decreto del gobierno en febrero que restringió drásticamente el derecho de huelga de los docentes.

Desde el comienzo del año escolar, docentes y estudiantes de secundaria han realizado varias manifestaciones en Budapest y ciudades de todo el país, respaldando a los docentes despedidos por participar en protestas anteriores.

La marcha del domingo en Budapest fue la más grande hasta el momento y los organizadores se comprometieron a mantener la presión en las próximas semanas.

“Todos en mi escuela están exhaustos por tener que luchar por elementos básicos como suficientes maestros y equipo”, dijo Anett Bodi, una estudiante de 17 años, en la manifestación.

“Apoyamos totalmente a nuestros maestros en su lucha por sus derechos”, dijo a la AFP.

Aunque el gobierno reconoce que el salario es demasiado bajo, ha vinculado un aumento planificado a la tan esperada financiación de la UE.

Eso se ha retrasado debido a las preocupaciones en Bruselas sobre la corrupción de Hungría y el deslizamiento de los estándares democráticos.



Fuente

Publicado por PyE

Kadyrov criticó la reacción al bombardeo ucraniano de nuevas regiones de Rusia

Los periodistas se preocupan abiertamente de que los despidos de Twitter de Elon Musk dificulten la censura