in

Protestas mortales se extienden en Perú: ‘Aquí estaremos hasta que renuncie Boluarte’

Un manifestante en Lima sostiene una representación de Dina Boluarte con la palabra 'asesina'.

Margarita Condori, una anciana miembro de una comunidad indígena aymara, viajó durante casi dos días en un autobús desde la empobrecida provincia andina de Puno hasta la capital de Perú, Lima, para participar en las protestas masivas que sacudieron el país en las semanas desde que Dina Boluarte tomó más como presidente.

“Nuestra gente sufre en la pobreza”, dijo Condori, mientras los manifestantes cantaban y sonaban las bocinas detrás de ella. “Nos pueden llamar terroristas pero no lo somos, somos aymaras y queremos justicia.

“Aquí estaremos hasta que renuncie Boluarte”, agregó.

La semana pasada, 11.000 policías fueron desplegados cuando las protestas que se han gestado a fuego lento en todo el país llegaron a Lima, atrayendo a miles de participantes. Al caer la noche del jueves, habían estallado escaramuzas con manifestantes que arrojaron piedras y levantaron barricadas de escombros. La policía antidisturbios disparó gases lacrimógenos contra la multitud y un gran incendio envolvió un edificio en el centro histórico de la ciudad. Se desconoce el origen del fuego.

Perú ha pasado por cinco presidentes en poco más de dos años. Boluarte lleva apenas seis semanas en el cargo, pero los manifestantes ya exigen su destitución y nuevas elecciones, un paso que los analistas temen que solo empeore la crisis política que afecta al segundo mayor productor de cobre del mundo.

Boluarte fue juramentado como presidenta el 7 de diciembre, horas después de que su predecesor, el agitador izquierdista Pedro Castillo, fuera derrocado y luego arrestado por intentar cerrar el Congreso y gobernar por decreto antes de una votación de juicio político. Boluarte, abogado de carrera y neófito político, se había desempeñado como su vicepresidente.

Desde entonces, los manifestantes, particularmente en el sur rico en minerales pero empobrecido del país, han tomado las calles, exigiendo que Boluarte renuncie. Más de 53 personas han muerto durante los disturbios y ha habido informes sobre el uso de munición real por parte de las fuerzas de seguridad, lo que generó críticas de las organizaciones de derechos humanos. Diecisiete manifestantes y un policía fueron asesinados en un día en la ciudad sureña de Juliaca la semana pasada.

Castillo enfrentó múltiples investigaciones por corrupción y previamente había sobrevivido a dos intentos de juicio político mientras estaba en el cargo. Pero ha mantenido su apoyo entre gran parte de las áreas rurales más pobres del país, donde representó una ruptura con el statu quo.

Boluarte se ha mudado a adelantar las elecciones desde 2026 hasta abril del próximo año, y el ganador asumirá el cargo en julio. El Congreso votará por segunda vez sobre la medida el próximo mes. Pero incluso si se aprueba, a los analistas les preocupa que no sea lo suficientemente pronto para resolver la crisis inmediata.

Conseguir que los legisladores aprueben una votación este año, poniendo así sus propios trabajos en manos de los votantes, es una tarea difícil. El Congreso es la institución menos respetada del país, con un índice de desaprobación del 88 por ciento, según el Instituto de Estudios Peruanos. La desaprobación de Boluarte se ubica en alrededor del 71 por ciento, similar a la de Castillo antes de ser destituido de su cargo.

“No queremos solo que salga Boluarte sino con ella toda la corrupción que lleva años arraigada en el Perú”, dijo Yamile Araya, una estudiante de la provincia de Apurímac que estuvo en las protestas de Lima. “Si los políticos son tan inteligentes, ¿por qué han dejado el país en un estado tan quebrado?”.

Boluarte prometió tomar medidas enérgicas contra los «vándalos» que «quieren romper el estado de derecho» en un desafiante discurso televisado a altas horas de la noche del jueves.

“Me preocupa que el discurso maniqueo de Boluarte solo termine polarizando más a la sociedad”, dijo Gonzalo Banda, analista político y columnista peruano. “Ella está apostando a que las protestas se desinflarán pero no ha cedido ni un centímetro, y no ha habido costo político para su administración después de más de 50 muertos”.

Un manifestante en Lima sostiene una representación de Dina Boluarte con la palabra ‘asesina’ © Paolo Aguilar/EPA-EFE/Shutterstock

La raíz de las protestas es el descontento con el statu quo de Perú, desde que el país hizo la transición a la democracia en el 2000 después de una década de autocracia. Impulsado por las exportaciones mineras, el PIB de Perú se duplicó entre 2001 y 2014 y los salarios aumentaron, pero gran parte del campo quedó atrás, con la riqueza concentrada en las ciudades. Mientras tanto, la corrupción y la mala gestión se volvieron endémicas, y los gobiernos provinciales gastaron mal los presupuestos.

Junto a los llamados a la renuncia de Boluarte y elecciones inmediatas, algunos en la periferia piden una nueva constitución que reemplace a la actual, redactada durante la dictadura de Alberto Fujimori en 1993. Esa constitución estableció un congreso unicameral y otorgó poderes a la presidencia para dejar de lado legisladores después de votos de censura. Algunos manifestantes incluso han exigido la liberación y reincorporación de Castillo. Un importante sindicato de trabajadores que apoya las manifestaciones ha dicho que se convocará una segunda huelga nacional para febrero.

En otros lugares, los manifestantes bloquearon más de 100 carreteras e interrumpieron la minería del cobre. El viernes, la mina Antapaccay de Glencore suspendió operaciones debido a un ataque de manifestantes, mientras que también se redujo el transporte desde la mina Las Bambas, propiedad del grupo chino MMG. Los vuelos en los aeropuertos de las ciudades de Juliaca, Arequipa y el centro turístico de Cusco han sido suspendidos, dejando a los viajeros varados. Machu Picchu, la ciudadela inca, ha sido cerrada indefinidamente debido a los disturbios.

Los analistas dicen que las implicaciones para la economía peruana son severas. Alfredo Thorne, exministro de Finanzas, espera que las consecuencias empujen a la economía a una recesión en el primer trimestre del año.

Boluarte ha surgido del mismo proyecto político que Castillo, ya que ambos pertenecieron al partido marxista Perú Libre. Pero sus detractores dicen que ha traicionado a la izquierda, señalando a su gabinete de centristas y conservadores y la represión policial de las protestas.

“Boluarte ha cruzado el Rubicón, ha quemado sus barcos”, dijo Francisco Tudela, exdiplomático y vicepresidente de Fujimori. “Ella no puede volver al extremo izquierdo. No la tendrán, incluso si ella quiere volver con ellos.

Fuente

Publicado por PyE

Volodin dijo que el suministro de armas ofensivas a Kyiv conducirá a una catástrofe global

Borrell explicó la falta de una decisión sobre el suministro de tanques a Ucrania