in

Riesgos políticos y económicos amenazan la recuperación de Colombia de la pandemia

Crecimiento del PIB en los seis principales países de América Latina

Colombia se ha recuperado de manera impresionante de una fuerte recesión que provocó disturbios violentos el año pasado, pero la cuarta economía más grande de América Latina aún no es lo suficientemente sólida para hacer frente a los desafíos más difíciles que se avecinan, advirtieron los economistas.

No se han abordado los problemas de larga data en los mercados laborales, así como en los sistemas tributario y de pensiones. Y con elecciones presidenciales en mayo, inversionistas y analistas temen que Colombia siga Chile y Perú y vire bruscamente a la izquierda.

El favorito, exguerrillero y alcalde de Bogotá gustavo petrose ha comprometido a introducir políticas como la prohibición de la exploración petrolera.

“Las encuestas actualmente muestran a Petro como favorito para ganar”, dijo Silvana Amaya, analista senior de la consultora Control Risks en Bogotá. Si lo hace, traería «un cambio significativo en la política económica del país, lo que generaría incertidumbre en el mercado».

Por ahora, agregó Amaya, es probable que las empresas «pongan en suspenso decisiones importantes y esperen hasta que se resuelva la política antes de realizar inversiones cruciales».

El producto interno bruto creció 10,6 por ciento el año pasado, un fuerte repunte de la contracción de 6,8 por ciento en 2020 causada por la pandemia, informó la semana pasada la agencia de estadísticas de la nación. Fue la tasa de crecimiento más alta desde al menos 1906, según estimaciones del banco central. Solo en el cuarto trimestre, el PIB se expandió un 4,3 por ciento en comparación con el trimestre anterior.

Mientras tanto, las ventas minoristas aumentaron un 15,9 por ciento en diciembre respecto al año anterior, mientras que la producción manufacturera aumentó un 13,1 por ciento. Ambas cifras rompieron las expectativas de los analistas.

Sin embargo, el ganador de las elecciones de mayo enfrentará profundos problemas estructurales en impuestos y pensiones así como el mercado laboral, como se describe en un informe reciente de la OCDE que ponía de manifiesto la desigualdad, los persistentes niveles de pobreza y la baja movilidad social.

Todos estos factores contribuyeron a la protestas a veces violentas que azotó a Colombia el año pasado. La calificación de la deuda soberana de Bogotá fue rebajado del grado de inversión después de que las reformas fiscales fueran en gran parte abandonadas en respuesta a las protestas.

Además, con la inflación desenfrenada y las importaciones superando con creces las exportaciones, los analistas dijeron que la expansión de los últimos meses podría resultar insostenible. Si bien los ingresos por exportaciones fueron solo un 1,3 % más altos a fines de 2021 que dos años antes, el valor de las importaciones aumentó un 9,5 %.

El déficit comercial de Colombia en diciembre fue el segundo más alto registrado para el último mes del año, mientras que la inflación anual de enero fue de casi 7%, su nivel más alto desde 2016.

“El hecho de que tanto el consumo como las importaciones hayan superado con creces sus picos previos a la pandemia sugiere que la economía de Colombia, como la de Chile, puede estar sobrecalentándose y es probable que se desacelere bruscamente en 2022”, dijo Felipe Camargo, economista senior de Oxford Economics en Londres.

En enero, el banco central respondió al riesgo de inflación elevando su tasa de interés clave del 3 al 4 por ciento. Ese fue el mayor aumento de tasas en 19 años y respondió de alguna manera a los críticos que argumentaron que el banco tardó en actuar a fines del año pasado.

«De todos los bancos centrales de América Latina, creemos que el banco colombiano ha estado más rezagado», dijo BNP Paribas en una nota a los clientes, y agregó que creía que había una «alta probabilidad» de un aumento aún mayor, de 1,5 puntos porcentuales, en marzo.

A partir de entonces, la política ocupará el centro de la escena. Las elecciones presidenciales de Colombia están programadas para el 29 de mayo con una segunda vuelta, si es necesario, el 19 de junio.

El presidente derechista Iván Duque no puede buscar un término consecutivo. Petro, un exguerrillero de izquierda que perdió ante Duque en 2018, lidera la mayoría de las encuestas, pero el verdadero nivel de su apoyo solo se hará evidente después de las elecciones legislativas y primarias para decidir los candidatos de los bloques de centroderecha y centroizquierda el 13 de marzo. .

Petro también enfrentará la competencia de Rodolfo Hernández, un populista y empresario de 76 años que se postula de forma independiente, quien ocupó el segundo lugar en una encuesta reciente sobre intención de voto.

Refinería de Barrancabermeja en Colombia. El líder izquierdista Gustavo Petro se comprometió a liquidar las industrias del petróleo y el carbón del país © Ivan Valencia/Bloomberg

Petro se comprometió a liquidar las industrias de petróleo y carbón de Colombia deteniendo toda exploración si forma el próximo gobierno, y dijo que Colombia debería centrarse en cambio en la manufactura y la agricultura.

Si bien su promesa ha recibido elogios de los ambientalistas y algunos votantes jóvenes, tendría un gran impacto en la economía. Los combustibles fósiles generan alrededor de la mitad de los ingresos por exportaciones, lo que se suma a las estadísticas oficiales.

Petro también asustó a los inversores al prometer aumentar los aranceles comerciales, derogar leyes de hace dos décadas que liberalizaban el mercado laboral y promulgar una reforma agraria.

“La gente está realmente asustada por lo que pueda pasar porque no sabemos qué tan reales son sus palabras”, dijo Amaya. “Ha enviado algunos mensajes que son preocupantes para algunos sectores”.

El informe de la OCDE dio algunos indicios de los desafíos que enfrentará el próximo gobierno.

Si bien elogió la recuperación del país de la pandemia, la organización señaló que solo el 5 por ciento de los colombianos paga impuestos sobre la renta, más bajo que en cualquier otro estado miembro, y los ingresos fiscales representan solo el 20 por ciento del PIB, bajo incluso para los estándares regionales.

La movilidad intergeneracional es peor en Colombia que en cualquier otro estado miembro. La OCDE estimó que le tomaría 11 generaciones a un colombiano pasar del 10 por ciento más pobre de la sociedad a un punto medio. En toda la OCDE en su conjunto, se necesitarían cuatro generaciones.

“El crecimiento de la productividad ha sido débil durante dos décadas, incluso en relación con sus pares regionales”, dijo la organización. Reformas ambiciosas para ayudar a las empresas a crecer y ser más eficientes “permitirían un salto significativo para el bienestar material en Colombia”, agregó.

Fuente

Publicado por PyE

Las normas de la UE apuntan a la transferencia ilegal de datos a gobiernos no pertenecientes a la UE

El secretario general de la ONU se negó a considerar la situación en Donbas un genocidio. ¿Qué le respondió Lavrov? – Gazeta.Ru