Se profundiza desaceleración en América Latina con proyección de crecimiento regional de 1,8% este año, informe de la CEPAL

6 mins read
CEPAL prevé crecimiento promedio de 1,8% para la región por mayor volatilidad global por guerra en Ucrania

Se profundiza desaceleración en América Latina con proyección de crecimiento regional de 1,8% este año, informe de la CEPAL

Sábado, Abril 30 2022 – 09:54 UTC


CEPAL prevé crecimiento promedio de 1,8% para la región por mayor volatilidad global por guerra en Ucrania

Las economías de América Latina y el Caribe enfrentan una situación compleja en 2022 por la guerra Rusia/Ucrania con su sombra de incertidumbre para la economía mundial. Esto está afectando negativamente el crecimiento global y, a nivel regional, el menor crecimiento esperado estará acompañado por una mayor inflación y una recuperación más lenta del empleo.

Según nuevas estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se prevé un crecimiento promedio de 1,8% para la región en este contexto de mayor volatilidad global. Las economías sudamericanas crecerán 1,5%, Centroamérica y México 2,3%, mientras que se espera un crecimiento de 4,7% para las economías del Caribe (excluyendo Guyana).

Las nuevas cifras fueron anunciadas por el secretario ejecutivo interino del organismo, Mario Cimoli, a los embajadores del Grupo de Países de América Latina y el Caribe (GRULAC) durante una reunión celebrada en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Según la CEPAL, el conflicto en Ucrania también impactará negativamente en la dinámica del comercio mundial, provocando una disminución en la demanda externa de productos agrícolas de América Latina y el Caribe. Los principales socios comerciales de la región –Estados Unidos, China y la Unión Europea– verán tasas de crecimiento menores a las esperadas antes del inicio del conflicto. En el caso de EE. UU., el crecimiento será del 2,8% (1,2 puntos porcentuales por debajo de las proyecciones anteriores). El crecimiento proyectado para China es del 5% (0,7 puntos porcentuales menos que antes de las hostilidades), y para la UE se espera un crecimiento del 2,8% (1,4 puntos porcentuales menos que las proyecciones previas al conflicto).

La guerra en Ucrania también ha provocado un aumento en los precios de las materias primas, principalmente en los combustibles fósiles, algunos metales, alimentos y fertilizantes. Este aumento de precios se suma a los mayores costos debido a las interrupciones en las cadenas de suministro y las interrupciones en el transporte marítimo. Las alzas de precios han dado impulso a las tasas de inflación mundial, alcanzando en algunos países máximos históricos en 2022, y en este escenario se pueden esperar tasas de interés más altas en los países desarrollados.

La comisión regional de las Naciones Unidas agrega que los ajustes monetarios en los países del Norte han acentuado el endurecimiento de las condiciones financieras globales observado en los últimos meses, provocando una mayor volatilidad en los mercados financieros. Junto con el aumento de la aversión global al riesgo como resultado del conflicto en Ucrania, esto ha puesto en peligro los flujos de capital hacia los mercados emergentes. Estas tendencias pueden acentuarse en los próximos meses, especialmente si persisten las presiones inflacionarias en las economías desarrolladas y los bancos centrales de estas economías profundizan políticas monetarias contractivas, incluyendo alzas de tasas y reversión de estímulos monetarios (compra de activos).

Al igual que en el resto del mundo, la dinámica inflacionaria se ha acelerado en América Latina y el Caribe, advierte la CEPAL. A marzo de 2022, la inflación regional se estima en 7,5 %, y muchos bancos centrales de la región prevén una inflación alta y sostenida durante el resto del año, especialmente con el aumento de los precios internacionales de la energía y los alimentos, además de interrupciones en las cadenas de suministro mundiales y un transporte elevado persistente. costos

En respuesta a la mayor inflación, la política monetaria de los bancos centrales de la región se ha vuelto más restrictiva y la mayoría ha elevado significativamente las tasas de interés, que en la mayoría de los casos han alcanzado niveles similares a los de 2017.

Se espera que el retroceso del impulso fiscal se acelere en 2022, en consonancia con la evolución de las condiciones macroeconómicas y el aumento de los costos financieros. El gasto público se contraerá, reforzando la reducción observada en 2021 y reduciendo las posibles contribuciones de la política fiscal al crecimiento.

Asimismo, a pesar de que los mercados laborales muestran signos de recuperación, ésta ha sido lenta e incompleta. Se espera que el ritmo de creación de empleo en 2022 disminuya, impulsando las tasas de desempleo al alza este año, advierte la CEPAL.



Fuente

Latest from Blog