Se requiere precaución cuando se libra una guerra económica

5 mins read
Se requiere precaución cuando se libra una guerra económica

El argumento que esgrimieron analistas y expertos para convencerse de que el presidente ruso, Vladimir Putin, no atacaría a Ucrania fue que una guerra iría en contra de la lógica económica. Pasaron por alto que Putin esperaba la victoria en pocos días y que consideraba el sometimiento de Ucrania como su misión histórica.

En «Rusia y la Primera Guerra Mundial Económicar”, Antonia Colibasanu, de la empresa de análisis Geopolíticos Futuros, sostiene que el Kremlin lleva décadas preparándose para enfrentarse a Occidente y su modelo socioeconómico.

“A pesar de lo trascendental que es la invasión rusa de Ucrania, el evento de mayor importancia estratégica en las últimas semanas fue la guerra económica mundial entre Rusia y Estados Unidos y sus aliados”, argumenta Colibasanu.

En otras palabras, Europa puede estar subestimando la resiliencia económica de Rusia, que está apostando a que las sanciones resulten contraproducentes para los europeos y sembrando la discordia dentro de la UE.

Occidente decidió ayudar a Rusia en la década de 1990 porque habría sido desastroso para Europa si se hubiera derrumbado en un estado fallido. Solo Alemania invirtió miles de millones de marcos en Rusia para estabilizarla.

Colibasanu dijo que probablemente los elementos más importantes de la estrategia rusa son «apoyar la fragmentación de la UE a través de sus vínculos económicos en Europa y utilizar el conocimiento de la política europea que ha adquirido a lo largo de los años».

“En el momento en que los ciudadanos europeos sientan la repercusión de las sanciones occidentales es cuando el bloque se volverá más frágil, lo que permitirá a Rusia explotar las debilidades de la UE”, sostiene Colibasanu.

Podemos estar de acuerdo con la tesis o no, pero tiene cierto peso y lógica.

Gideon Rachman, del Financial Times, escribió unos días después: “Si bien hay una satisfacción indudable en Washington y Bruselas por la fuerza y ​​la unidad de la respuesta occidental, incluso los optimistas son muy conscientes de que la unidad occidental podría ser frágil y fugaz”.

En una reunión del Fondo Monetario Internacional la semana pasada, Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EE. UU., instó a Europa a tener “cuidado” al imponer una prohibición total a las importaciones de energía rusa, ya que esto tendría un impacto devastador en la economía global.

La debilidad militar de Rusia, que ha puesto de manifiesto su invasión de Ucrania, significa que probablemente no se atreverá a expandir su guerra a la UE, aunque todavía tiene armas de destrucción masiva. Pero Moscú se ha tomado en serio la guerra económica.

“Es posible que un embargo total no tenga un impacto tan negativo en las finanzas de Moscú, ya que Rusia se beneficiaría de los precios más altos”, dijo Yellen.

Mientras evalúa nuevas sanciones, la UE debe ser cautelosa a la hora de mantener la unidad política y mitigar el impacto negativo de la guerra económica con Rusia en su propio pueblo.

[Edited by Benjamin Fox]



Fuente

Latest from Blog