in

Tercer año de sequía amenaza exportaciones de granos de Argentina

Humedal quemado en el delta del río Paraná en la provincia de Entre Ríos, Rosario, Argentina

Walter Malfatto, de 59 años, se recuesta en su silla en su rancho, con los brazos cruzados mientras mira por la ventana. Las nubes se están formando en el cielo, pero las esperanzas de lo que pueden traer se desvanecen a medida que pasan las horas.

“Hoy no va a llover”, dice resignado a otro día seco. Junto con su esposa, Malfatto cultiva 770 hectáreas en Bragado, 220 kilómetros al suroeste de Buenos Aires en Argentina corazón rural. “En esta época del año, debería estar en el aire cuidando mis cultivos”, dice, refiriéndose a su fumigador. Pero la operación está paralizada. Las cosechadoras y sembradoras se guardan y el avión de aspersión permanece en el hangar.

“Han pasado casi cinco meses con poca o ninguna lluvia. Ni siquiera mi papá, que tiene 86 años, recuerda algo así”. Este año perdió toda su cosecha de trigo a causa de la sequía, dice, y teme que le suceda lo mismo al maíz y la soja, que no sembrará hasta que llegue la lluvia. “Ya no me arriesgo más”.

En áreas de la pampa, una vasta y fértil franja de tierra que es el alma de la Argentina agrícola economía, hay muchos casos como el de Malfatto. Varios agricultores informaron haber perdido sus cosechas debido al clima persistentemente seco, que ha durado tres años consecutivos y se ha vuelto particularmente dañino este año. Esto pone en riesgo la capacidad del país para abastecer los mercados mundiales de alimentos y añade presión a una economía frágil con bajas reservas de divisas.

El país es un jugador importante en el mercado mundial de alimentos. El año pasado, los productos argentinos representaron el 8 % de las exportaciones mundiales de trigo, el 18,5 % de las exportaciones de maíz y el 40 % de las exportaciones de aceite y harinas de soja.

Humedal quemado en el delta del río Paraná © Marcelo Manera/AFP/Getty Images

Produjo 22,15 millones de toneladas de trigo en la temporada 2021-22, de las cuales se exportaron 16,25 millones, casi tanto como los 18,8 millones de Ucrania.

Pero el efecto generalizado de la sequía esta temporada ha provocado fuertes recortes en las estimaciones. El Departamento de Agricultura de EE. UU. espera ahora una producción de 15,5 millones de toneladas, mientras que las bolsas locales pronostican tan solo 11,8 millones.

“El sector se prepara para una de las peores cosechas de los últimos 20 años”, dijo Cristian Russo, ingeniero agrónomo de la Bolsa de Comercio de Rosario. “Las reservas de agua son como combustible para estos cultivos, y estamos comenzando el año de cosecha con el tanque vacío”.

A principios de este año, el presidente Alberto Fernández promocionó las exportaciones de agronegocios del país como una solución potencial para el problema alimentario mundial. Pero en muchos casos, el trigo de mala calidad se desecha o se alimenta a los animales, mientras que el clima seco retrasa la siembra de otros cultivos críticos.

“La cosecha de trigo de Argentina ya no se puede recuperar”, dijo Enrique Erize, quien dirige la firma de consultoría agrícola Nóvitas. “Lo que está en juego ahora es el maíz y la soya. Y el panorama no es bueno”.

Durante tres años consecutivos, el país ha enfrentado condiciones inusualmente secas asociadas con un triple efecto “La Niña”. El patrón climático global se define por los fuertes vientos que arrastran el agua cálida del Océano Pacífico lejos de América del Sur, lo que da como resultado un clima más seco y más fresco.

Los agricultores están frustrados por la oportunidad perdida de servir a los mercados globales. “Esas posibilidades se han ido”, dijo Fernando Rivara, quien cultiva en la provincia de Buenos Aires y es presidente de la federación de empresas de almacenamiento de granos del país.

Además de la sequía, los agricultores dicen que hay una falta de políticas económicas a largo plazo para ayudar a las exportaciones. La principal de sus quejas son los gravámenes a la exportación del 12 por ciento sobre el trigo y el maíz y el 33 por ciento sobre la soja. Además, una brecha del 80 por ciento entre la tasa de cambio oficial para los exportadores y la tasa del mercado negro desalienta la inversión, dicen los agricultores.

En septiembre, el gobierno abrió una ventana de 26 días para que los productores de soja exportaran las existencias atesoradas a un mejor precio, lo que resultó en ventas masivas. Pero esto ya se ha cerrado.

“Con una buena cosecha, el gobierno justifica la recaudación de más impuestos a la exportación”, dijo Rivara. “Pero cuando los agricultores pierden dinero, es como gritar en medio del desierto”.

El ministro de Hacienda, Sergio Massa, anunció el mes pasado un subsidio de hasta 20.000 pesos por hectárea para que los pequeños productores de soja y maíz gasten en semillas y fertilizantes. “Nos enfrentamos a una sequía única con tres años de niveles de agua más bajos de lo que estábamos acostumbrados”, dijo. “Esto nos está creando riesgos y obstáculos”.

Un portavoz del gobierno dijo que aunque los funcionarios son “conscientes de que una sola medida no es suficiente”, esperan que ayude a los agricultores a “invertir más”.

Una menor cosecha de trigo podría ser un problema para la balanza comercial argentina. Según Fernando Baer, ​​economista de la consultora Quantum, existe un “alto grado de fragilidad” en la economía debido a que las reservas se están agotando. La combinación de precios mundiales más bajos y una producción menor dará como resultado una cosecha de trigo por valor de $ 5,5 mil millones, un 36 por ciento menos que los $ 8,6 mil millones de la temporada anterior.

Massa ha introducido controles a las importaciones para preservar los escasos dólares. El banco central no informa las reservas internacionales netas, pero las estimaciones privadas las ubican en alrededor de $ 5 mil millones.

Los economistas temen que si las condiciones de sequía se prolongan hasta el verano argentino, también podría afectar esas cosechas.

“Hay una larga temporada de cultivo por delante para la soja, pero el clima seco está retrasando la siembra y podría llevar a un área más pequeña”, dijo Paul Hughes, economista agrícola jefe de S&P Global Commodity Insights. “Una cosecha corta que reduce la cantidad de soja que debe procesar Argentina amenaza el comercio mundial de estos productos críticos”.

En Bragado, Malfatto arranca la cebada del suelo, la tierra seca se desliza de sus manos. Tiene listas 70 toneladas de semillas de soja. En los últimos días, algunas lluvias en la región han reavivado las esperanzas de que pronto se recupere el ritmo de siembra. “Creíamos que esta temporada iba a ser una oportunidad. Pero a pesar de todo, tengo más fe en el clima que en nuestros propios gobiernos”.

Fuente

Publicado por PyE

Nomura advierte que siete economías emergentes enfrentan peligro de crisis monetaria

En Canadá anunciaron aviones y submarinos rusos frente a las costas de América