Todo lo bueno viene en… ¿cuatro? Por qué debería apoyarse el nuevo proyecto de ley electoral europea

9 mins read
Todo lo bueno viene en... ¿cuatro?  Por qué debería apoyarse el nuevo proyecto de ley electoral europea

La próxima semana, el Parlamento Europeo (PE) votará una nueva Ley Electoral Europea. Es probable que sea una votación histórica, ya que, a diferencia de los tres intentos anteriores (1998, 2011 y 2018), esta vez el PE podría decidirse a favor de la introducción de listas transnacionales y una ley electoral europea más armonizada.

Kalojan Hoffmeister es miembro de los Jóvenes Federalistas Europeos y preside la Comisión Política sobre Instituciones y Gobernanza de JEF Europa. Ha publicado anteriormente sobre el tema de las listas transnacionales en revistas académicas y ha sido seleccionado dos veces por el Parlamento Europeo como aportador de ideas europeas tras los Eventos Europeos de la Juventud de 2018 y 2021.

Tras las demandas del Panel de Ciudadanos Europeos durante la Conferencia sobre el futuro de Europa (CoFoE), el borrador ya cuenta con el apoyo de la Comisión de Asuntos Constitucionales (AFCO) y pasa ahora al pleno. Mi llamado es: ¡Votemos por una ley electoral moderna ya!

Tres innovaciones importantes

Tres elementos importantes llaman la atención: 1. la introducción de listas transnacionales, 2. más armonización y 3. mayor uso del simbolismo.

  1. Listas transnacionales

Primero, el borrador quiere introducir listas transnacionales. ¡Esta es, en principio, una noticia maravillosa! Pero el diablo podría estar en los detalles: el proyecto de ley solo prevé 28 escaños para candidatos transnacionales. ¿De dónde viene el número 28? Uno podría recordar que inicialmente se habló de asignar los 73 escaños que dejó vacantes el Brexit a listas transnacionales. Tras la redistribución del 1 de febrero de 2020, los 73 escaños se redujeron a solo 46, pero aún así. En un momento, los conservadores europeos no querían escaños transnacionales en absoluto, luego solo 7 o 27. Finalmente, el comité AFCO acordó 28. El número 28 no sigue ninguna lógica. No es ni 27 (número de estados miembros) + 1 (Spitzenkandidat), ni representa el 5% del total de escaños del Parlamento (el 5% de 751 serían 38 escaños). Una lástima, realmente, porque si se hubiera comenzado con el 5 %, habría sido bastante concebible en el futuro (si las listas transnacionales hubieran tenido éxito) aumentar gradualmente el número hasta el 10 % o el 15 % y más. No obstante, la introducción de listas transnacionales sería un hito. Los votantes podrían apoyar a candidatos conocidos en toda Europa que hacen campaña sobre temas europeos. Los “Spitzenkandidaten” que lideran su lista transnacional tendrían un mandato más fuerte para convertirse en jefes de la Comisión. En cualquier caso, sólo cabe esperar que, a pesar del número relativamente pequeño de escaños, este progreso democrático surta efecto. De lo contrario, los críticos despertarían y volverían a cuestionar las listas transnacionales en su conjunto.

  1. Mayor armonización de las normas

El borrador también establece estándares mínimos comunes.

A partir de 2024, el voto por correo será posible en todos los estados miembros. Hasta ahora, este no ha sido el caso en 13 de los 27 estados miembros. Adicionalmente, se prevén otras formas de voto en forma de voto físico anticipado, voto por delegación y voto electrónico. Aquí se puede ver el enfoque de “mejores prácticas” en el borrador. De cada Estado miembro, se seleccionan los elementos que parecen funcionar bien y se hacen posibles para todos. Al hacerlo, podemos esperar una mayor participación electoral.

El proyecto también establece que todo ciudadano de la Unión tendrá derecho a votar a partir de los 16 años, pero “sin perjuicio de las disposiciones constitucionales vigentes que establecen una edad mínima para votar de 18 o 17 años”. En este sentido, este es un paso en la dirección correcta para permitir que la juventud europea participe democráticamente, pero debido a la excepción prevista, no cambiará mucho en la realidad.

Además, el proyecto introduce un umbral del 3,5 % para las circunscripciones nacionales con más de 60 escaños. En términos prácticos, esta disposición solo afecta a Alemania, porque además de Alemania, solo Francia e Italia también tienen más de 60 escaños en el PE. Sin embargo, ambos ya tienen un umbral. Se podría pensar que esta disposición sería aceptada sin ningún problema. Sin embargo, contiene un enorme potencial de conflicto en Alemania. En su forma actual, el umbral del 3,5 % entra en conflicto con sentencias anteriores del Tribunal Constitucional Federal alemán, que se ha opuesto sistemáticamente a un umbral porcentual en las elecciones europeas en Alemania. Es cierto que se trataba de un umbral nacional. Queda por ver si el Tribunal Constitucional cambiará ahora de opinión si este umbral se incluye en la Ley Electoral y se ratifica en Alemania.

  1. Más simbolismo

El borrador también pretende reforzar la dimensión simbólica de las elecciones europeas. Entre otras cosas, prescribe un inicio de campaña común (8 semanas antes del día de las elecciones). Los logotipos de las familias europeas de partidos se utilizarán más intensamente y las papeletas de voto deberán tener un diseño uniforme en todos los estados miembros. Para colmo, ¡AFCO propone el 9 de mayo (Día de Europa) como el único día de elecciones! Los estados miembros pueden incluso establecer este día como día festivo. Esta dimensión simbólica debe ser bienvenida, porque por fin las elecciones europeas se ven como un todo único y se presentan a los ciudadanos como tal.

Conclusión

En mi opinión, el borrador es en general un éxito. Representa un paso histórico hacia una democracia en toda la Unión. Si se adoptan, las listas transnacionales, un sistema de Spitzenkandidaten reforzado y una legislación electoral armonizada fortalecerían la legitimidad del Parlamento y conducirían a un auténtico discurso europeo. Este último es indispensable para nuestra democracia europea.

Esperemos que el Parlamento sienta lo mismo cuando vote la semana que viene y, por lo tanto, cumpla con las demandas de los Paneles de Ciudadanos Europeos. Luego viene el Consejo Europeo, donde algunos se muestran escépticos. Pero si el PPE ahora apoya el borrador en el Parlamento por primera vez, ¡los gobiernos encabezados por demócratas cristianos también podrían reconocer la ventana de oportunidad histórica! En cualquier caso, la conferencia sobre el futuro de Europa demuestra que los ciudadanos europeos quieren una democracia transnacional. Según Gorbachov, la historia castiga a los que llegan demasiado tarde. La democracia europea no debería ser una de ellas.



Fuente

Latest from Blog