¿Asia central servirá como puente de Europa a Afganistán?

9 mins read
¿Asia central servirá como puente de Europa a Afganistán?

A poco más de un mes de la caída de Kabul, Europa todavía busca respuestas a la pregunta de cómo entablar relaciones diplomáticas con un Afganistán controlado por los talibanes. Ignorando la presión de la comunidad internacional para formar una coalición gobernante pluralista a cambio de reconocimiento, el nuevo gobierno Anunciado la semana pasada va en contra de las propias promesas de inclusión de los talibanes. En cambio, el gabinete «interino» de Afganistán está dominado por líderes de larga data del movimiento militante de línea dura, casi todos ellos de etnia pastunes. Ni una sola mujer fue incluido en la lista, aunque la UE lista de sanciones financieras está representado de manera bastante prominente.

Incluso cuando los talibanes se burlan de los llamamientos occidentales a la moderación, los diplomáticos europeos ya han comenzado a admitir que no tendrán más remedio que negociar con los nuevos gobernantes de Afganistán. Al igual que en 2015, el rápido colapso del gobierno de Ashraf Ghani ha planteado la posibilidad de otra crisis humanitaria que podría radicalizar aún más la política europea, a pesar de que los gobiernos de la UE – para cita La comisionada del Consejo de Europa para los derechos humanos, Dunja Mijatovic, tiene «un imperativo moral y legal para tratar a los afganos que buscan protección en total consonancia con sus obligaciones en materia de derechos humanos». Como Heiko Mass aceptado en Doha a fines del mes pasado, «no hay absolutamente ninguna forma de evitar las conversaciones con los talibanes … no podemos permitirnos la inestabilidad en Afganistán».

El presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev.

Si bien el compromiso puede ser inevitable, la esencia de las conversaciones con los talibanes y los canales por los que se llevarán a cabo son de suma importancia. Europa puede haber perdido un socio constructivo, aunque defectuoso, en la república caída de Afganistán, pero sus relaciones con interlocutores de Asia central como Kazajstán podrían ofrecer a la Unión Europea y países como Alemania y Francia una vía importante para proteger los intereses europeos en la región.

Hasta ahora, Kazajstán se ha presentado como una base de respaldo para las organizaciones internacionales y el personal que se vio obligado a huir de Afganistán ante el avance de los talibanes. La Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA), que evacuó a su personal de Kabul en los caóticos primeros días del control de los talibanes sobre la capital afgana, ahora se ha trasladado a Kazajstán y ha establecido una base temporal en la capital económica del país, Almaty. En su discurso a los jefes de estado que asistieron a la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) de esta semana en Dushanbe, Tayikistán, el presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, propuso el establecimiento de un “Centro humanitario de OCS”En Almaty con el fin de llevar ayuda internacional a Afganistán.

Kazajstán ya era un socio de larga data de la UE y de las agencias de la ONU que operaban en el país antes de la caída del anterior gobierno de Afganistán. El país trabajó con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por ejemplo, para dar la bienvenida a estudiantes afganas a las universidades de Kazajstán, con financiación para la iniciativa educativa proporcionada por la Unión Europea.

A pesar de que la toma de posesión de los talibanes ahora presenta “ciertos riesgos«Para Kazajstán, el país posicionamiento diplomático dentro de Asia Central lo convierte en el socio más directo de Europa para hacer frente a las implicaciones regionales de la inestabilidad en Afganistán. A diferencia de países como Uzbekistán y Tayikistán, que tienen sus propios intereses con tintes étnicos En los asuntos de Afganistán, Kazajstán no comparte una frontera directa con el «emirato islámico» y está menos expuesta a las repercusiones de los acontecimientos dentro del país.

Eso le da a Nur-Sultan más libertad para comprometerse con sus socios occidentales que la vecina Tashkent, por ejemplo, cuyo manejo del personal militar afgano que busca refugio de los talibanes se vio obligado a atacar un delicado acto de equilibrio entre la presión diplomática de Washington por un lado y Kabul por el otro.

Afganistán tampoco representaría el primer conflicto en el que Kazajstán se ha presentado como mediador imparcial. El trilateral Proceso de paz sirio reuniendo a Rusia, Irán y Turquía, por ejemplo, eligió la capital de Kazajstán (entonces conocida como Astana) como el lugar para sus delicadas negociaciones, y la ciudad también sirvió como sede de una conferencia de la oposición siria en 2015. El más reciente La ronda de conversaciones en el marco del proceso de Astana tuvo lugar el pasado mes de julio.

Delegaciones de Rusia, Irán y Turquía celebraron una ronda de paz siria en enero de 2017 en la capital de Kazajstán, Nur Sultan (entonces conocida como Astana).

Basándose en este historial y prestando apoyo logístico y diplomático a los esfuerzos europeos en el antiguo Afganistán, Kazajstán podría dar un paso más en el desarrollo de una relación mutuamente beneficiosa con la UE. Al buscar vínculos más estrechos con Europa, el país ha ya emprendido una serie de reformas políticas y económicas, con áreas prioritarias que incluyen el manejo por parte del gobierno de las cuestiones de derechos humanos y las interacciones con organizaciones no gubernamentales.

Sin embargo, esas reformas aún no han aplacado a algunos de los críticos más ardientes de Kazajstán en la UE y otras instituciones europeas clave, incluida la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE). Varios representantes de PACE, como el diputado alemán del SPD Frank Schwabe, el senador italiano Roberto Rampi del Partido Demócrata del país o el diputado del Partido Pirata Islandés Thorhildur Sunna Ævarsdottir, han surgido como críticos acérrimos de Kazajstán. instando la UE en enero de 2020 para revisar la cooperación comercial con el país.

La crisis afgana, al obligar a la UE a dedicar más recursos diplomáticos y atención a sus socios de larga data en Asia Central, podría representar una bendición disfrazada para al menos algunos de los vecinos de Afganistán del norte al proporcionar a los gobiernos de estos países más incentivos para seguir adelante. reformas. Europa, por su parte, deberá convertir su manejo de los vecinos de Afganistán en una de las principales prioridades diplomáticas si espera evitar que se repita la crisis de refugiados de 2015.

Fuente

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Latest from Blog