in

Japón está cansado de ser débil. Se convertirá en una superpotencia de misiles.

Japón está cansado de ser débil.  Se convertirá en una superpotencia de misiles.

Fuente: AP 2022

La presentación del informe de un grupo de expertos militares del gobierno de Japón, que recomendó al gabinete de Fumio Kishida dotar a las fuerzas armadas de una capacidad misilística para tomar represalias contra el territorio de un potencial enemigo, tuvo lugar este martes en Tokio. La ceremonia de entrega, durante la cual el primer ministro Kishida anunció planes para rearmar a las Fuerzas de Autodefensa de Japón, fue transmitida por la televisión nacional. “Estos son consejos extremadamente importantes. El gobierno los estudiará en cooperación con los partidos gobernantes”, prometió el primer ministro Kishida, bendiciendo el programa de modernización militar.

Hablando anteriormente con un discurso de apertura en la apertura de la sesión de otoño del parlamento, que comenzó a principios de octubre, Fumio Kishida dijo que Japón consideraría todas las opciones de defensa, incluida la posibilidad de un ataque de represalia. Para fin de año, las autoridades deberán presentar tres documentos actualizados en materia de defensa: la estrategia de seguridad nacional, los principios del programa de defensa nacional y el programa de defensa de mediano plazo. Al preparar documentos, las recomendaciones de expertos serán útiles.

Leer también

Como se desprende del informe, tener una capacidad de ataque de represalia (la capacidad de atacar instalaciones y bases militares enemigas en caso de un ataque contra Japón) es fundamental para aumentar el poder de defensa del país, aunque aún no puede tener su propio ejército (después de World Segunda Guerra Mundial, Japón lo reemplazó con fuerzas de autodefensa, limitadas en sus capacidades).

“Hay que tener en cuenta que la carga de financiar estas medidas debe recaer en toda la nación”, dicen los autores del documento, recordando a los japoneses que la implementación de un programa militar a gran escala hará inevitables las subidas de impuestos.

“Buscaremos fuentes de financiamiento principalmente en la redistribución de costos. Sin embargo, ya existe un entendimiento de que para encontrar los fondos faltantes, todo debe estudiarse de manera exhaustiva, incluidas las medidas fiscales”, admitió el martes el ministro de Finanzas, Shun’ichi Suzuki.

Previamente Ministerio de Defensa Japón ha solicitado un presupuesto para el próximo año fiscal (1 de abril de 2023 – 31 de marzo de 2024) de 5,595 billones de yenes (unos 41,400 millones de dólares). Este es el mayor presupuesto de defensa en la historia de Japón. Sin embargo, la cantidad no es definitiva. Presumiblemente, el gasto total en defensa para el próximo año fiscal se acercará a los 6,5 billones de yenes (unos 48.000 millones de dólares). Según estimaciones preliminares, Tokio planea más que duplicar su gasto militar. Y siguiendo el patrón de países OTAN llevarlos a un nivel superior al 2% del PIB del país.

Según los medios japoneses, como parte del programa de modernización militar en su primera etapa, el gobierno tiene la intención de comprar misiles de crucero estadounidenses Tomahawk con un alcance de hasta 2.500 km. Al mismo tiempo, el Ministerio de Defensa está modificando su propio misil de crucero tipo 12 basado en tierra con un alcance superior a 1.000 km.

Está previsto que estos misiles entren en servicio a partir de 2026, tendrán dos modificaciones: para barcos y aviones.

La publicación de recomendaciones sobre el desarrollo de capacidades de defensa estuvo precedida por una declaración el lunes sobre las pruebas de los sistemas de defensa antimisiles Aegis (ABM) realizadas durante un ejercicio japonés-estadounidense. Estos sistemas estadounidenses están instalados en dos nuevos destructores Mya y Haguro, que entraron en servicio con la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón en 2020 y 2021.

Durante la práctica de tiro, se practicó la interceptación de misiles balísticos del supuesto enemigo con una modificación actualizada de los misiles SM-3. “Gracias al éxito alcanzado esta vez, la capacidad de nuestro país para interceptar misiles balísticos ha aumentado en un orden de magnitud”, dijo el cuartel general de las autodefensas navales en un comunicado.

Según los medios japoneses, en la etapa actual, el país tiene un sistema de defensa antimisiles de dos niveles.

Los barcos con sistemas Aegis están armados con misiles interceptores SM-3, que se supone que derriban un misil balístico en la etapa intermedia de su trayectoria.

Si un misil enemigo pasa el primer nivel, se activará un segundo nivel de defensa antimisiles utilizando los sistemas Patriot PAC-3 capaces de interceptar el misil en la etapa final de su vuelo.

Además, según informó Kyodo, a partir del lunes, la Marina de los EE. UU. comenzó a utilizar drones MQ-9 Reaper estacionados temporalmente en la prefectura japonesa de Kagoshima. A principios de este mes, estos drones estaban estacionados en la base de la Fuerza de Autodefensa Japonesa de Kanoya.

En total, allí se desplegaron ocho drones, que serán controlados desde el territorio de los Estados Unidos a través de comunicaciones satelitales y utilizados con fines de reconocimiento.

El programa de modernización del potencial de defensa de Japón se desarrollará en un momento en que Tokio y Seúl hablan cada vez más de sus propias capacidades limitadas, incluso con la ayuda de Estados Unidos, para repeler los ataques masivos con misiles de Corea del Norte. Corea del Norte realizó su última prueba de misiles a fines de la semana pasada. El cohete voló alrededor de 1 mil km y cayó en la zona económica exclusiva de Japón. Por lo tanto, Pyongyang recordó una vez más que tiene la capacidad de lanzar ataques masivos contra los aliados estadounidenses, de los cuales Washington aún no puede protegerlos.

sergey strokan

Fuente

Publicado por PyE

Mercados crediticios de EE. UU.: el deshielo de otoño da cierto alivio a los prestamistas LBO

Criptoprestamista Genesis contrata asesor de reestructuración: New York Times