La izquierda radical se niega a unirse al bloque de izquierda de Mélenchon por la postura de la UE

7 mins read
La mayoría de izquierda en las elecciones parlamentarias francesas es "muy improbable"

El Partido de la Izquierda Radical de Francia no participará en el nuevo grupo de ‘izquierda unida’ creado por La France Insoumise de Jean-Luc Mélenchon, dijo el presidente del partido, Guillaume Lacroix, citando preocupaciones sobre la postura de la alianza hacia la UE. EURACTIV Francia informa.

Los principales partidos de izquierda, incluidos La France Insoumise, el Partido Socialista tradicionalmente proeuropeo, el Partido Comunista y el Partido Verde, acordaron unirse en la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (NUPES) antes de las elecciones legislativas de junio.

La posición del partido Izquierda Radical fue confirmada por su presidente, Guillaume Lacroix, en una entrevista con el canal Public Sénat el lunes (16 de mayo).

En cambio, el partido respaldará su propia lista de 150 candidatos en la carrera electoral legislativa. Propondrá a 80 candidatos de su propio partido, y respaldará a otros, incluidos los socialistas, que han decidido competir contra los candidatos del sindicato de Mélenchon.

Izquierda francesa dividida por sindicato centrado en Mélenchon

Las negociaciones sobre la unión de la izquierda francesa antes de las elecciones legislativas de junio están en marcha, pero los altos funcionarios de los partidos involucrados están divididos sobre los llamamientos para apoyar al líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon. EURACTIV Francia informa.

Una unión ‘poco sincera’

Según Lacroix, el acuerdo entre las principales fuerzas de izquierda es poco más que una “falsa unidad”.

“Todo el mundo va a renunciar a 30 años de vida política y está dispuesto a someterse a la plataforma programática de la parte más izquierdista del espectro”, dijo.

Los socialistas y los verdes proeuropeos se han opuesto durante mucho tiempo al partido de Mélenchon en muchos temas.

“Un acuerdo no significa respaldar el proyecto de alguien”, explicó Lacroix en referencia al programa del sindicato de izquierda sobre Europa, que se inspira en gran medida en la política de la UE de La France Insoumise.

Los socialistas y los verdes, que han firmado el acuerdo multipartidista, ahora dicen que las reglas de la UE deben ser ‘desobedecidas’, y eligen nominar candidatos que «luchen contra la construcción europea y la república universalista y laica», dijo Lacroix. .

También criticó al partido de Mélenchon por contentarse con “ser la voz de la ira”.

“Esto ya no es la izquierda”, agregó.

Lacroix dijo que cree en una “izquierda capaz de escuchar la ira social y traducirla en reformas positivas” y no se opone en principio a una unión de partidos de izquierda. Sin embargo, calificó la alianza formada como “una oportunidad perdida de tener una unidad creíble”.

Sin apuntar personalmente a Mélenchon, Lacroix dijo que está más preocupado por las personas que lo rodean, algunas de las cuales describió como “ultras”.

Lacroix criticó implícitamente a ciertos líderes y candidatos de la Unión, entre ellos Aymeric Caron que planteó la idea de un “permiso de voto” y Sandrine Rousseau que dijo que le gustaría enviar “a la policía a las casas para ver si se respetan las tareas del hogar”.

El líder del partido también apuntó a Taha Bouhafs, quien dijo que hizo «comentarios escandalosos». Bouhafs acabó retirando su candidatura tras ser acusado de agresión sexual y después de que los medios destacaran unos polémicos comentarios que había hecho en el pasado.

El principal problema de Lacroix con el sindicato de izquierda tal como está hoy es su falta de “equilibrio y centralidad”, lo que llevó al dominio de La France Insoumise.

Mientras los Insoumi aseguran querer recrear el Frente Popular que llevó a la izquierda al poder entre 1936 y 1938, Lacroix recordó que esto lo hicieron “ante todo diputados radicales y centristas” y que se necesita algún tipo de moderación para acceder al poder.

Sin embargo, el Partido Socialista y los Verdes, que en el pasado han llevado un “proyecto republicano, laico, universalista”, ahora nominan “candidatos que luchan contra esta visión de la República”, agregó.

Una verdadera unión sería imposible de concretar en tan poco tiempo, “después de tantas guerras latentes o abiertas entre los partidos de izquierda”, dijo también.

¿Después de las elecciones legislativas?

Con Francia “en un momento de recomposición política”, la izquierda en el gobierno debe “adaptar sus fundamentos a la vida cotidiana del siglo XXI” sin negarlos, dijo, y agregó que el proyecto de Insoumis de Mélenchon no es capaz de lograrlo. .

Lacroix dijo que se acercaría a quienes se oponen a un acuerdo de izquierda con el partido de Mélenchon a la cabeza. Estos incluyen a la presidenta de Occitanie, Carole Delga, del Partido Socialista, el ex primer ministro de François Hollande, Bernard Cazeneuve, y “personas que abandonan la mayoría presidencial y quieren ser independientes”.

Lacroix espera que al menos 15 diputados sean elegidos para formar un grupo en la Asamblea.

[Edited by Nathalie Weatherald and Benjamin Fox]



Fuente

Latest from Blog